Los inversores en búsqueda de catalizadores Las bolsas europeas cierran con ligeras caídas

Moderadas caídas en las bolsas europeas, en una jornada de más a menos y con cierres cerca de mínimos intradía. De cualquier forma, la sesión ha sido muy tranquila, sin referencias macro y microeconómicas de importancia, y con la necesidad entre los inversores de algún catalizador que les indique el próximo movimiento en tendencia de los mercados. 

El día comenzaba con cierre mixto en las bolsas asiáticas, con caídas en la bolsa de Tokio y la de Shanghai de medio punto porcentual, y alzas en Hong Kong y en Sidney de parecidos porcentajes. Malos datos de producción en Japón en el mes de julio, con caídas inesperadas en términos mensuales.

En Europa, y antes de la apertura de los mercados, se publicaba el IPC de Francia del mes de agosto que se situaba en línea con las previsiones. 

La apertura de las bolsas europeas fue alcista, más por un rebote debido a los altos niveles de sobreventa alcanzados, que por verdadero interés comprador. Eso se vio claramente tras los primeros minutos de contratación, cuando la presión vendedora volvió a incrementarse y los índices de valores perdieron todas las alzas de la apertura. 

Un hecho que impedía que los inversores tomaran posiciones con más fuerza, a parte de un sector energético debilitado por las previsiones de la AIE, era el miedo a un posible segundo rescate de Portugal. El débil crecimiento del país, el inestable panorama de su sector financiero, y sus constantes déficit presupuestarios, hacen temer que el país necesite un segundo rescate de la Unión Europea si su posición de liquidez se debilita de aquí a final de año. Veremos.
A las 10:30 conocíamos los datos de empleo del Reino Unido. El desempleo se incrementó en agosto en 2.400 personas frente 1.800 esperadas. La tasa de desempleo se mantuvo en el 4,9%. No se ven señales de efectos negativos tras el Brexit, incumpliendo todas las previsiones que se habían hecho al respecto. 

Poco después se publicaba la producción industrial de la eurozona en julio. Caía un 1,1% mensual frente -0,9% esperado. No tuvo impacto en los mercados de valores del viejo continente, que mantenían un comportamiento plano. 

Antes de la apertura de Wall Street se publicaban los precios a la importación/exportación de EE.UU., claramente por debajo de las previsiones, y que llevaba a las bolsas europeas a terreno negativo. Wall Street por su parte abría ligeramente al alza, aunque con un bajo volumen de negociación.

A las 16:30 se publicaban los datos de inventarios semanales de energía, que mostraban una caída inesperada de los de petróleo frente a una subida esperada de más de 3 millones de barriles. A pesar de estos buenos datos, el petróleo mantuvo sus pérdidas mayores del punto porcentual, cotizando en mínimos de las últimas ocho sesiones.

De ahí al cierre poco más que añadir. Jornada por tanto de transición, con los inversores en busca de nuevos catalizadores que les indiquen que posición tomar en este complicado panorama que se les presenta en los próximos meses.