Empresas e instituciones adhieren a la iniciativa Argentina refuerza su compromiso para disminuir la perdida de alimentos


El próximo jueves 22 de septiembre, el Ministerio de Agroindustria de la Nación firmará las Cartas de adhesión al Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos con diferentes entidades, cámaras e instituciones.

La jornada contará con representantes del Ministerio de Ambiente, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

"Se trata en principio de un reconocimiento de los adherentes al valor social y cultural que poseen los alimentos, sumado a la firme convicción que reducir su desperdicio es un compromiso que todos debemos asumir como sociedad para colaborar con la seguridad alimentaria y el cuidado del ambiente", destacó la subsecretaria de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo.

Al acto, asistirán actores de los sectores público y privado, académicos y organismos internacionales, entre otros; con el propósito de lograr el compromiso institucional de dichas contrapartes con acciones que contribuyan con la reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos.

Por otra parte, especialistas del sector, expondrán información destacada sobre el tema, se presentará la metodología y los tres pilares de trabajo, se formalizará la conformación de la Red Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos.

Asimismo, se presentará el proyecto de Ley Nacional para declarar el 29 de septiembre de cada año como Día Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos.

La jornada se desarrollará en el Salón José Hernandez, de la sede de la cartera Agroindustrial, a partir de las 10.30 hs.

El Programa

El Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos fue creado mediante la Resolución Ministerial N° 392/2015. El objetivo central del mismo es coordinar, proponer e implementar políticas públicas, en consenso y con la participación de representantes del sector público y privado, sociedad civil y organismos internacionales, que atiendan las causas y los efectos de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Se encuentra estructurado en tres ejes: Gobernanza y Alianzas; Investigación, Tecnología y Conocimiento; e Información y Comunicación.