Según Ecolatina, las inversiones se concretarán cuando deje de caer la demanda

El secreto está en la demanda. Según Ecolatina, la consultora que tiene al ex ministro Roberto Lavagna como principal expositor, la contracara de la oferta es una variable económica clave a la hora de deducir cuán cerca está el país de recibir inversiones extranjeras.
En este sentido, sus expertos sostienen que "el cambio de paradigma no es sencillo". "La transición de un modelo cuyo pilar era el consumo a uno basado en la inversión no se realiza instantáneamente" dice su último informe publicado, el cual agrega que "si se apura este proceso, una caída profunda en la demanda tendrá efectos nocivos sobre la variable que se quiere dinamizar".
Motivo de su advertencia es el análisis que la consultora hace del nivel de ingreso de inversiones durante los primeros ocho meses del nuevo gobierno. Es que, según los expertos, tanto la inversión pública como privada mostraron contracciones en lo que va del año. "Por caso, los gastos de capital del Estado nacional, impulsados fundamentalmente por el recorte en la obra pública, cayeron casi 30 por ciento interanualmente en términos reales durante el primer semestre de 2016", indica el informe, que añade que "el crédito bancario a empresas cayó en términos reales 10 por ciento interanual en el primer semestre".
Sobre las inversiones extranjeras directas, otra variable importante a tener en cuenta, Ecolatina señala que aunque mostró algunas mejoras durante los últimos dos trimestres, estas no son muy significativas, ya que se comparan con niveles mínimos del gobierno saliente.
Además, la consultora recuerda en su informe que en épocas del cepo las empresas se veían forzadas a reinvertir utilidades, por lo tanto, si una vez levantadas las restricciones, estas optaron por mantenerlas en el país, estaríamos ante un buen indicio de que las unidades de negocios multinacionales, que ya están operando en el país, apuestan a incrementar su actividad.
Al respecto, Ecolatina indica que en el segundo trimestre de 2016, cuando las restricciones se flexibilizaron, la sangría de divisas por utilidades y dividendos casi duplicó a la registrada entre mediados de 2014 y fines de 2015, superando los US$ 1.000 millones. Tras varios años de imposibilidad, muchas firmas multinacionales insertas en Argentina optaron por remitir ganancias a las casas matrices.
Pero a pesar de que la cifra parece alta, los miembros del equipo de consultores de Lavagna opinaron que el salto podría haber sido mucho más amplio, y que si este comportamiento no responde a impedimentos del BCRA, las cifras son alentadoras.
Por su parte, el informe asegura que el flujo de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED), relacionada en mayor medida con la inversión reproductiva, ascendió hasta US$ 1.290 millones en el primer semestre de 2016, trepando 81 por ciento respecto de los desembolsos efectuados en la primera mitad del año pasado (US$ 712 millones). "Sin embargo, dicho número continúa siendo pequeño como para motorizar el desarrollo de nuestra economía: representa menos de un 0,3 por ciento del PBI alcanzado en la primera parte del año", detalla el análisis.
Como conclusión, Ecolatina recuerda que "la inversión no está determinada sólo por la seguridad jurídica, sino que también desempeñan un papel clave las ganancias esperadas, que dependen de la evolución de la demanda". Del mismo modo, agrega que "las altas de interés observadas en los primeros meses (necesarias para unificar el mercado cambiario sin sufrir mayores sobresaltos) provocaron que, en muchos casos, la inversión financiera fuera más atractiva que la real/reproductiva", y que "si la caída de la demanda no se frena difícilmente se logre concretar inversiones en el país".


apertura