Quién es el magnate empresario que quiere que todo el mundo trabaje tres días a la semana


Se trata del mexicano Carlos Slim, el cuarto hombre más rico del mundo en 2016. En la nota, las razones del multimillonario para justificar su disruptiva propuesta.
Mucho se rumorea sobre el trabajo en multinacionales y sobre el carácter de sus líderes. Que Steve Jobs era ultra exigente, que Google sólo da beneficios a sus empleados para ejercer más presión en ellos a la hora de cumplir sus objetivos. Sin embargo, un reconocido empresario hizo pública, en una reciente entrevista a Bloomberg, una teoría que quiere romper con ese mito. Es que para Carlos Slim, presidente honorario de América Móvil –una de las telcos más grandes del mundo–, la solución al desempleo en el mundo es muy simple: se trata de trabajar menos.
“Las semanas más cortas son una solución a los cambios que enfrenta esta civilización. Históricamente, cuanto mayor es el avance de la tecnología y más progreso hay, menos trabajan las personas. Lo que está sucediendo ahora que es la gente vive más tiempo, con mejor salud, y sin la necesidad de hacer tanto esfuerzo físico. Esta civilización demanda más conocimiento, más experiencia, y menos esfuerzos físicos”, introduce Slim en su entrevista a la agencia de noticias, en la que agrega que “a pesar de la negativa de algunos economistas, la productividad ha crecido exponencialmente”.
Para el mexicano, es en esos cambios donde reside la explicación al desempleo en muchos países, principalmente los de Europa. Es en esa misma línea que sostiene que “es importante que las personas no se retiren a los 50, los 60 o los 65 años”. “Creo que la gente debería retirarse más tarde, porque así  tendrían más conocimiento y experiencia. Y también creo que todos deberían trabajar tres días a la semana, de manera que dejaran espacio para los demás”, propone el empresario.
A la hora de numerar los beneficios de reducir el tiempo empleado semanalmente en el trabajo, comienzo diciendo: “Habría menos necesidad de usar el transporte; las naciones no tendrían que afrontar retiros tempranos, financieramente desestabilizadores; la calidad de vida y el tener cuatro días libres a la semana alentaría la realización de muchas actividades económicas –habría más turismo, entretenimiento, deportes, cultura y educación; y por último, la gente podría tomar ventaja de esos días libres para seguir aprendiendo”.
Según Slim, si se siguieran sus consejos, la gente no ganaría menos. ”Las compañías que pueden hacerse cargo de esto son aquellas a las que su productividad las ha llevado a tener un exceso de personal. Es un gran negocio el tener menos días de trabajo por más años hasta el retiro. De hecho, nosotros lo hemos empezado a hacer en Telmex hace un par de años. Les estamos ofreciendo a las personas que tienen mucho conocimiento que se queden más tiempo pero trabajen menos días a la semana”, explica y revela el entrevistado, quien comenta a su vez que un 40 por ciento de las personas a las que se lo ha ofrecido su compañía ha dicho que sí.
Para el magnate de las telcos, “las industrias en las que este cambio mejor funcionaría son aquellas en las que hay demasiado personal, como en las dependencias de gobierno. En vez de recortar personal, podrían organizarse en base a un esquema como este, en el que podés tener más gente, quizás pagar más salarios, pero también acercarse a la posibilidad de evitar pagar a los trabajadores cuando se retiran tempranamente”. Al respecto, destaca: “Si yo hubiera sido un trabajador regular en Telmex, me habría retirado hace ya 22 años”.
En torno a su teoría, el cuarto hombre más rico del mundo en 2016 según Forbes hace una salvedad: “No podés tener un CEO tres días a la semana y a otro el resto, pero los gerentes generales cambian con frecuencia –no con la misma que lo hace un director técnico de fútbol, pero se entiende el concepto”. “Los ejecutivos pueden avanzar, y CEOs y presidentes puede retirarse relativamente temprano y darle su lugar a otras personas”, concluye.