La gran idea que no va a resolver los problemas de los bancos de Europa Carlos Montero

Los bancos europeos han tenido un año difícil: los precios de sus acciones han caído tanto que algunos se preguntan si son viables en su estado actual. Sin embargo, la solución más comúnmente propuesta - una verdadera unión bancaria - también está profundamente viciada.

El sistema bancario de la zona euro se enfrenta a numerosas dificultades. Estas incluyen un crecimiento económico lento, una moneda común que castiga a los países de baja productividad, tasas de interés bajas o negativas que están socavando la rentabilidad y las nuevas reglas de rescate que imponen pérdidas a los acreedores, precisamente cuando la economía es más vulnerable.

El malestar ha dado lugar a nuevas recomendaciones para completar el proyecto de la zona del euro que se inició en 2012: una unión bancaria, en la cual los Estados miembros asuman la responsabilidad conjunta de la supervisión de las instituciones financieras, salvando las no saludables y asegurando los depósitos. La idea es que al compartir los riesgos, los Estados miembros podrían proteger a las economías más débiles de las crisis financieras que tienden a perjudicar a todos.

El proyecto, sin embargo, no ha avanzado mucho - y no debido a la falta de previsión. Una unión bancaria tiende a evolucionar hacia alguna forma de unión fiscal, en el que los contribuyentes de un país pueden tener que ayudar a otros. Eso es impopular, y prácticamente imposible de vender a los ciudadanos de los países más ricos de la eurozona.

Un gobierno con problemas financieros, por ejemplo, podría presionar a los bancos a que compraran sus valores - confiando en que la red de seguridad común apoye su cuestionable comportamiento fiscal. Si el gobierno tiene que pagar en última instancia, los contribuyentes de otros países serían responsables de todos los depósitos - no es lo mismo que una unión fiscal, pero bastante cerca.

La experiencia sugiere que esto es totalmente posible. En la época de la crisis de la deuda soberana de 2011, los bancos europeos estaban fuertemente cargados de títulos públicos, en parte porque los gobiernos de los países fiscalmente débiles lo habían alentado. Algunos analistas compararon esto a dos borrachos inclinados uno contra el otro, sin ninguna farola en el horizonte. Los incentivos para una dependencia tan peligrosa serían más fuertes todavía si los depósitos bancarios estuvieran garantizados a nivel de toda la zona del euro.

Los gobiernos también podrían beneficiarse del seguro de depósitos más directamente, a través de bancos de propiedad estatal. Supongamos lo siguiente: Portugal expande las operaciones del banco estatal Caixa Geral de Depósitos, el banco más grande del país, captando depósitos e invirtiendo el dinero en infraestructuras y otros proyectos estatales. Al asegurar los depósitos, la autoridad de la UE estaría esencialmente garantizando una emisión de bonos del gobierno portugués, a pesar de que los fondos se canalizan a través de un banco. Esta no sería una garantía fiscal de todo el presupuesto del gobierno portugués, pero podría apuntalar el gasto.

El voto Brexit, sin embargo, mostró a donde nos puede llevar tal pensamiento. Entre los puntos más populares de la campaña "Salir" fue la afirmación de que Gran Bretaña estaba pagando 350 millones de libras a la UE cada semana - y eso ni siquiera era cierto. Imaginad el posible escándalo si los votantes se enteran que las grandes transferencias fueron en realidad institucionalizadas a través del sistema bancario.

Así que si una unión bancaria no cuaja, ¿qué pasará? Los distintos gobiernos probablemente tendrán que asumir la carga de apuntalar a los bancos, con repercusiones para las finanzas del Estado. Italia, que parece tener los mayores problemas bancarios, aún puede pedir dinero prestado a tasas de interés nominales negativas. Por lo tanto, puede emitir bonos del gobierno para rescatar a las instituciones financieras - un resultado que probablemente sería más aceptable para los contribuyentes y votantes alemanes.

Sea cual sea la normativa comunitaria que pueda violar, esta se puede retorcer casi con toda seguridad: Cuando España y Portugal corrieron recientemente sobre sus objetivos de déficit asignados, incurrieron en una multa simbólica de cero euros. Eso también es una especie de transferencia fiscal, que implica orgullo en lugar de dinero.

Es de esperar que Europa siga tragándose su orgullo, mientras los déficits públicos crecen y la solución final se posterga con parches.

Carlos Montero
Lacartadelabolsa