Tras tope del 400% Aranguren admite que no "calculó" impacto sobre 25% de usuarios y que restan más subas

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, reconoció que en la implementación de la readecuación tarifaria el Gobierno "no calculó" el impacto tarifaria sobre el 25% de los usuarios y admitió que quedan más aumentos por delante.

"Hubo un 25% de gente con impactos tarifarios que no habíamos calculado", sostuvo el ex CEO de Shell. "La reforma de tarifas fue progresiva porque cuidamos a los más débiles", indicó Aranguren en cuanto a la implementación de las nuevas tarifas e insistió en que aún restan más aumentos al afirmar que"esta reforma no fue completa". De todas formas, tal como lo dijo ayer indicó que "no va a haber cambios tarifarios en lo que queda del año".

En cuanto a la situación actual del consumo, Aranguren dijo que "el incremento del consumo fue del 50% sobre el 2015".

"Estamos implementando un tope de no más del 400% del importe pagado en el mismo mes de 2015", explicó el ministro. Y agregó que con esta medida "estamos recuperando el 70% del costo".

"Intentamos cuidar a quienes tienen menor consumo", señaló y sostuvo que "la tarifa social alcanza a 1.550.000 persona que reciben gas por redes y 2.000.000 que reciben gas envasado". 

"El fallo judicial nos obliga a dar marcha atrás con la tarifa social", advirtió el ministro de Energía en cuanto a los efectos del fallo judicial que ordenó retrotraer las tarifas.