¿Está caro o barato?: el precio del dólar en Argentina, bajo la lupa de la competitividad cambiaria y tras el Brexit

 En varios países, el movimiento diario del dólar no forma parte de la agenda central de temas. Salvo casos puntuales como el reciente derrumbe de la libra esterlinafrente al billete verde, a raíz del Brexit.
Esto, claramente, no es lo que sucede en la Argentina, donde la cotización es seguida muy de cerca por ahorristas empresas, que toman sus decisiones financieras en base al recorrido de la divisa estadounidense.  
Su importancia es tal que tanto la cotización vigente como los pronósticos sobre la evolución suelen enfrentar a analistas, funcionarios y directivos de compañías. 
En la Argentina, el devenir del bilete verde influye en una gran cantidad de variables, como también en el nivel de expectativas y en el comportamiento del público en general. 
Es decir, impacta en aquellos que deben decidir si les conviene comprar un puñado de dólares como entre quienes tienen en mente realizar inversiones por varios millones.
Su precio también es un claro condicionante para la evolución de la actividad interna y del sector externo.
Concretamente, un tipo de cambio bajo puede traer aparejado una reducción del saldo comercial ya que incentiva las importaciones al tiempo que atenta contra lasexportaciones.
En sentido inverso, un tipo de cambio elevado beneficia a las empresas que colocan suproducción en el exterior aunque, en economías como la argentina, también tiende afogonear las expectativas inflacionarias.
Un dólar, diferentes termómetrosEs en este marco en el que conviene analizar en qué situación está el billete verde en laactualidad
La pregunta central es ¿qué billete verde? ¿En cuál de todos los indicadores debe ponerse la lupa?
Es que las opciones que los analistas toman como referencia son varias: 
1. Tipo de cambio real: en este caso, para indagar sobre el precio y la evolución del dólar suele tomarse como punto de partida diciembre 2001, cuando se ubicaba 1 a 1 con el peso.
Para el cálculo se considera el avance en la cotización de la moneda estadounidense a la que se le “descuenta” la inflación doméstica y la de Estados Unidos.
2. Tipo de cambio de convertibilidad: este indicador ha sido seguido muy de cerca en épocas del kirchnerismo, cuando el mercado entendía que el valor oficial distaba mucho del real, reflejado en el blue. 
Para su cálculo, se compara la base monetaria (en pesos) con las reservas del Banco Central(en dólares).
3. Tipo de cambio bilateral: mide la evolución de la moneda de un determinado país frente a la local, también libre del efecto inflacionario.
4. Tipo de cambio real multilateral: se elabora en base a la misma metodología que el anterior (bilateral), si bien en este caso no se considera una divisa sino varias, en función del “share” de cada nación en el comercio total argentino.     
Dime el indicador y te diré si está barato
Según la referencia que se elija, las percepciones que se tengan sobre si el precio actual del dólar es o no el correcto serán diferentes. No es para menos: 
1. El tipo de cambio real ya se encuentra nuevamente en el nivel de diciembre de 2001, mes que precedió a la explosión del uno a uno.
2. El de convertibilidad (circulante/reservas) escala a los $20. Es decir, muy por encima de lasexpectativas del mercado y bastante por arriba del valor actual
En lo que respecta a la relación del peso con los signos monetarios de los principales socios comerciales, se observa que: 
3. El tipo de cambio real multilateral (TCRM) se encuentra apenas 20% por encima del promedio de 2015 (año de máxima apreciación real desde 2001). 
Esta leve mejora tiene que ver con lo sucedido con la divisa brasileña, que viene mostrando una recuperación del 30% frente al dólar. 
Ahora bien, si se compara el TCRM con el de 2011 (que es cuando se registraron los niveles más altos desde 2001, previo al cepo) entonces este indicador que mide la competitividad cambiaria luce un 20% más deteirorado.  
Finalmente, si se considera todo el período, al tipo de cambio multilateral le falta algo de “gas”, ya que debería recuperan un 6%.
Por lo pronto, el escenario actual dista notablemente del de fines de mayo, cuando el dólar había tocado los $14 y el indicador -en términos reales- se ubicó en uno de los puntos más bajos post-devaluación.  
Por lo pronto, el panorama cambiario se alteró abruptamente en las últimas semanas y se observaron tres períodos muy diferenciados:
-Primero se pasó de una cotización que se derrumbaba diario (y que obligaba al BCRA a comprar divisas) a la situación inversa.
Es decir, la entidad tuvo que intervenir para evitar un repunte del dólar por encima de lasexpectativas. Finalmente, se vio obligada a virar en su estrategia para volver a una situación similar a la primera. 
Los factores que incidieron para que se produjeran estos cambios de escenario han tenido sus raíces en el contexto externo e interno.
-Por el lado del plano externo, el llamado Brexit dio lugar a un fortalecimiento del dólarfrente a las otras monedas
En cuanto a lo sucedido con el principal socio comercial de Argentina, la asunción de Michel Temer como presidente interino produjo un fortalecimiento del real brasileño.
-En el orden interno, la variable predominante fue la tasa de interés, que el BCRA comenzó a hacerla bajar a partir de las licitaciones semanales de sus títulos Lebac. 
Otra medida relevante fue la flexibilización concedida a los bancos locales para que puedanincrementar su tenencia de dólares
“En el plano doméstico aparece la baja de tasas, mientras que la votación a favor del Brexit -y su efecto en el fortalecimiento del dólar a nivel global- impactó en la cotización del peso”, afirma Luciano Cohan, director de Elypsis.
A raíz de estos factores, el tipo de cambio real multilateral se recuperó un 10% desde fines de mayo, si bien sigue un 6,5% por debajo de cuando se liberó el tipo de cambio. 
El economista Gabriel Zelpo explica que “el resultado surge de comparar nuestro tipo de cambio nominal y la inflación frente a los de nuestros 57 principales socios comerciales, considerando la importancia relativa de cada uno”.
Al mismo tiempo que el peso empezó a depreciarse frente a la divisa estadounidense, Brasil se vio favorecido con una cierta mejora en las perspectivas sobre su economía y un fuerte rebote del precio de sus activos.
Tomando en cuenta lo sucedido desde diciembre:
-El peso argentino se devaluó poco más de un 50%
-El real se fortaleció 15% frente al dólar 
-El peso chileno escaló un 7% 
-El guaraní repuntó un 4%. 
-El peso uruguayo avanzó un 3%
Hacia dónde se vaAhora bien, a la luz de estas variables, el valor actual del dólar en términos nominales, ¿esventajoso para la industria
Según Dante Sica, director de la consultora Abeceb, “un billete verde en torno a los $15 generapreocupación en varios sectores productivos”.
Esto se debe a que las ramas de actividad, principalmente las exportadoras, habían conseguido una mejora en materia de competitividad con la devaluación de diciembre pero, a raíz de la suba de costos, vieron reducir la mejora”. 
Para indagar sobre cuál debería ser la cotización "ideal", Sica indica que “un análisis preciso requiere tener en cuenta la realidad de cada sector”. 
En su opinión, en el caso del sector agropecuario -beneficiado además por la reducción de las retenciones y la liberalización de las exportaciones- el valor actual de “su” tipo de cambio real es sustancialmente mayor (casi 70% en el caso de los exportadores de trigo y del 40% para la soja). 
Para las economías regionales la situación es muy diferente, ya que los beneficios del alza de la divisa estadounidense se han visto atenuados por los incrementos de costos, como así también por el contexto internacional que no ayuda. 
En igual sentido, desde Econviews sostienen que “el tipo de cambio real multilateral se apreció desde la unificación cambiaria, dando lugar a la pérdida de competitividad por parte de laseconomías regionales”.
“En concreto, hoy estamos entre un 20% y un 30% por debajo del promedio de los últimos años", apunta Sica. 
Respecto de las expectativas para el dólar en términos nominales, desde Portfolio Personal, la economista Sabrina Corujo afirma que “salvo un nuevo empuje externo, entendemos que tendrá un techo de corto plazo en un rango que va de los $15,50 a los $16”. 
“El BCRA tendrá que cuidarse de no volver a alimentar las expectativas de inflación. Además, parece estar determinado a mantener el recorte de las tasas”, agrega Corujo. 
En este contexto, el escenario actual para la Argentina viene signado por la afluencia dedólares y no por la escasez
Ramiro Castiñeira, de Econométrica, sostiene que muchas veces cuando la Argentina se abre a los mercados lo hace con un tipo de cambio relativamente bajo, lo que “genera estrés sobre la industria”.
Recuerda que “el dólar de equilibrio depende de todo el programa económico”.
“Este modelo cierra con ingreso de capitales”, señalan desde Analytica, al tiempo que destacan que se está trazando un nuevo mapa de ganadores perdedores
“Las Pymes y la industria en general están más complicadas mientras que, por otro lado, ganan el agro, el sistema financiero, el sector energético y el de los servicios públicos”, apuntan. 
Una de las principales fuentes de fondos podría provenir del blanqueo de capitales, recientemente aprobado por el Poder Legislativo.
Las estimaciones preliminares dan cuenta de un aporte a la recaudación cercano a losu$s13.000 millones. 
También habrá ingreso de moneda estadounidense para inversiones en bonosprincipalmente y, en menor medida, en acciones de empresas.
Esto, favorecido por un escenario global que ofrece rendimientos muy bajos, lo que hace que la Argentina se a vista nuevamente como una oportunidad
Obviamente que estos mayores ingresos de dólares implicarán nuevas presiones bajistassobre el tipo de cambio, lo que incrementará el nivel de incomodidad de las empresas que pelean por un lugar en las góndolas del mundo. 

iprofesional