Dejemos de llamar realidad virtual a los videos 360

No cabe duda de que muchos estamos emocionados debido a que la era de la realidad virtual por fin llegó y entre más personas experimenten el poder inversivo de esta tecnología, más rápido todos podremos tener un (accesible) visor VR en nuestros hogares para adentrarnos en un sinnúmero de mundos y experiencias fantásticas. Mientras tanto, podríamos decir que ver videos en 360° en una Google Cardboard es el canapé, pues nos da una diminuta probadita de lo que será la verdadera realidad virtual.
Aunque esta tecnología es sin duda emocionante, la verdad es que el futuro de la realidad virtual pende de un frágil hilo y es que todo depende de la aceptación de la gente y es aquí donde tenemos que tener cuidado de no confundir los canapés con el platillo principal. La realidad virtual necesita ciertas reglas para ser exitoso, de lo contrario la mayoría de las personas pensarán que esta tecnología no vale la pena y hasta podrían experimentar nauseas hasta el punto de vomitar.

La regla de oro de la realidad virtual

En el nivel más bajo, la realidad virtual utiliza un arreglo se de sensores que necesitan rastrear el movimiento de tu cabeza con precisión. La computadora deberá mapear tu cabeza dentro de un mundo virtual. Si giras tu cabeza a la izquierda o a la derecha en el mundo real, la computadora imitará tu movimiento en el mundo renderizado. Cuando esto es ejecutado a la perfección, la realidad virtual engaña a tu cerebro y lo hace creer que lo que ve es real, en un nivel consciente e inconsciente.
Suena simple, pero perfeccionar dicha ejecución no lo es. La mayoría de las personas son muy sensibles a la menor disonancia entre el movimiento detectado por el oído interno y la moción que ven con sus ojos. Si tu juego o aplicación VR muestra por unos milisegundos menos cuadros de los que debería, muchas personas —yo incluido— sufrirán efectos nocivos.
La buena noticia es que los visores de gama alta (Oculus Rift, HTC Vive) han solucionado el problema de la cinetosis (marero por movimiento o motion sickness) para la mayoría de las personas. Por desgracia, los visores basados en teléfonos como el Samsung Gear o el Google Cardboard carecen de dichos requerimientos, al menos por ahora. Como sabes, estos sólo pueden rastrear la orientación de tu cabeza y no su posición. Si alguna vez te sentiste mal usando uno de estos, ahora conoces la razón.
No importa si tienes el mejor hardware del mundo, si rompes la regla de oro, preárate a sentir los estragos de la cinetosis en su máxima expresión.

El problema con los videos 360

Como antes mencioné, este tipo de contenido es sólo una probadita para aquellos que ya no pueden esperar a probar la realidad virtual y no cabe duda de que es muy interesante, sobre todo al momento de ver paisajes, eventos o lo que sea desde distintas perspectivas. Pero la verdad es que con los videos 360 nunca vas a poder pararte y caminar, pues las cámaras no pueden capturar los datos necesarios para permitir eso.
Aunque esta tecnología reconoce algunos de tus movimientos, muchas personas pueden sentirse mal si pasan mucho tiempo con el visor. Algo que debes saber, es que, aunque te sientas sólo un poco incómodo al principio, ten por seguro que puedes terminar vomitando. No es algo a lo que te puedas acostumbrar y las náuseas no se irán hasta que te quites el visor.
¿Cuánto tiempo es el adecuado para ver un video 360? En mi experiencia, yo diría que de 10 a 20 minutos, pero te recomiendo abandonar el video en cuanto empieces a sentirte mal, pues podría tomarte varios minutos regresar a la normalidad.
Con esto no quiero decir que los videos en 360° son basura y que deberíamos erradicarlos, pues la verdad es muy interesante verlos incluso en tu computadora o smartphone sin un visor, ya que puedes controlar la cámara con 1 sólo dedo. Los creadores de contenido 360 se han vuelto muy creativos y ya hasta podemos ver publicidad que busca llamar la atención con esta tecnología.
Así que ya lo sabes y difunde la palabra, pues es importante que la reputación de la realidad aumentada se mantenga limpia, de lo contrario, puedes irte olvidando de vivir una experiencia inmersiva y al alcance de todos en el futuro, gracias a todos los que dicen que el VR son los videos 360 que les provocan vómito.

qore.com