EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Deutsche Bank calcula el monto total de la QE del BCE

Los analistas de Deutsche Bank han hecho una primera estimación del montante al que puede ascender el total de inyección monetaria del BCE: cerca de 1,3 bn.€ brutos entre mar-15 y sep-16. Esta cifra es el resultado de sumar: 

i) unas compras totales de cédulas y títulos ABS de 224.000 mn.€ (unos 12.000 mn.€ al mes),

ii) una aportación neta de las subastas TLTRO de 100.000 mn.€ (las dos primeras ascendieron a 210.000 mn.€ y defraudaron, y las seis siguientes pueden ser algo mejores, por la rebaja en el coste de 10 pb. decidida por el BCE el jueves, pero no espectaculares),

iii) un total 106.000 mn.€ en compras de bonos de agencias supranacionales y

iv) unos 780.000 mn.€ de compras de bonos públicos.

Teniendo en cuenta vencimientos de cédulas hipotecarias y bonos compradas en los programas anteriores, la expansión neta del balance del BCE se situaría entre 1,1 y 1,2 bn.€, o incluso más si el BCE no consigue en septiembre haber alcanzado sus objetivos y tiene que extender estas compras.

Según los analistas de Deutsche Bank, el impulso monetario adicional aprobado por el BCE la semana pasada debería ser suficiente para llevar la inflación europea hacia el 2% en 2017, cumpliendo los objetivos del BCE. Y ello gracias a sus efectos negativos sobre la cotización del euro.

En general, si miramos lo ocurrido durante la crisis financiera, un incremento del balance del BCE del 1% del PIB europeo (unos 100.000 mn.€) implicaría una caída del tipo de cambio del euro frente a sus principales socios comerciales del 1%.

Por tanto, una expansión de entre 1,1 y 1,2 bn.€ implicaría un potencial de caída del euro superior al 10% (desde septiembre la cotización del euro en términos ponderados se ha reducido un 8%, al haberse descontado ya que habría compras de deuda, aunque inferiores a las anunciadas por Draghi el jueves).

Frente al dólar, esta expansión llevaría la cotización a cierre de 2015 a los 1,10 dólares/euro, y a 1,0 a finales de 2016. Esta debilidad adicional del euro supondría un potencial alcista de la inflación de 0,8 p.porcentuales, acercando la misma, a juicio de los analistas DB, a niveles muy cercanos al 2% anual en 2017.