EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

50º COLOQUIO ANUAL DE IDEA / Viernes 24 de octubre de 2014 Mons. Jorge Lozano

La Iglesia le pide a empresarios “trabajo” para adictos recuperados y cuestiona la idea del “consumo recreativo” de drogas

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, pidió a los empresarios en el 50 Coloquio Anual de IDEA brindar empleos a quienes logran superar el problema de la droga y cuestionó la defensa del “consumo recreativo” realizada por algunos sectores políticos y sociales.

“Como parte de la sociedad tenemos una responsabilidad para cumplir. Uno de los problemas en las comunidades terapéuticas es que nos cuesta muchísimo que los tomen en un trabajo, no a través de un plan social o una ayuda para no hacer nada”, advirtió Lozano, quien advirtió que “hay una pérdida de la cultura del trabajo, que tiene vinculación con querer lograrlo todo rápido”.

Recordó que “hace 20 ó 30 años lo común era que los jóvenes terminaran la secundaria y surgía la pregunta si vas a estudiar o trabajar. Hoy muchos adolescentes no se pueden plantear esto, porque no pueden seguir estudiando ni de empleo”.

Lozano sostuvo que “el índice de desocupación entre los jóvenes suele ser el doble del promedio general, y tienen acceso a empleos de baja calidad, con malos salarios”, por lo que uno de los desafíos son los llamados jóvenes “ni-ni”, que algunos ya estiman en más de un millón.

Hizo notar que en la Ciudad de Buenos Aires es “preocupante la cantidad de personas que eligen vivir solas” y también los “momentos de fragmentación, de quienes en la vida pública son de una manera, y en la privada de otra”.

“Entre los adolescentes hay muchos casos donde para poder participar de un encuentro de grupo un fin de semana deben pasar por la experiencia de consumir alcohol y enajenarse con conductas supuestamente divertidas”, graficó.

Lozano dijo que “a veces se habla de consumo recreativo, que son el inicio de muchos consumos problemáticos que derivan en dependencia química: se estima que un 25% de los que consumen drogas actualmente lo hace en forma recreativo, pero otro 75% no”. “Un 50 por ciento son consumidores habituales y otro 25% tienen una dependencia muy fuerte”, explicó Lozano.

“Ese 75 % que ya no tiene consumo recreativo empezó teniéndolo, es muchas veces la puerta de entrada a un consumo más problemático”, advirtió.

Lozano alertó sobre la idea de pasar del “pienso luego existo, a eres lo que consumes, porque así los pobres dejan de tener identidad”.

“Corremos el riesgo de vivir en una sociedad que nos deja deseos insatisfechos mientras que para una parte que tienen deseos satisfechos no implica felicidad, la cual no pasa por tener en exceso. Marcada por el exitismo, tener todo rápido, sin esfuerzo y de manera fácil”, señaló.

Sostuvo que la “adicción a los juegos de azar está promocionada por el golpe de suerte, porque es una sociedad que quiere tener todo y que no se tolere el fracaso. Para algunos adolescentes y jóvenes que les vaya mal en un examen es un drama, pero fracasar en la vida es algo normal”.

Lozano señaló que “otro problema es el individualismo, porque muchas veces se justifica el consumo en que cada uno haga lo que quiera. Pero me pregunto: ¿Que alguien ande mal, no es un perjuicio para la familia, para los vecinos, los amigos?” y alertó que la sociedad está “enferma de autoreferencialidad, nos miramos cada uno asimismo”.

“La gran enfermedad de este tiempo es el aburrimiento, la falta de sentido y de propósito. Los docentes dicen que lo que más les preocupa es que los chicos se aburran. A veces uno les pregunta a los jóvenes: estudiar para qué, trabajar para qué, por cuanto dinero, es una pérdida también de la cultura del trabajo y del esfuerzo”, señaló.