https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

50º COLOQUIO ANUAL DE IDEA / Viernes 24 de octubre de 2014 Orlando Ferreres

Ferreres: “Si en la Argentina no hubiese un promedio de inflación de 76% anual desde 1944, tendríamos ocho millones menos de pobres”

El economista Orlando Ferreres advirtió que si la Argentina no hubiese tenido un promedio de 76% de inflación anual en las últimas siete décadas, el país tendría ocho millones menos de pobres.

El análisis de Ferreres se basó en la dinámica de la fuga de dinero del país, producto de administraciones que no supieron frenar la inflación desde 1944, y recordó que si ese capital se hubiera quedado en la Argentina tendríamos la misma “pobreza que en países desarrollados”.

“Si el 70% de este dinero, que se fugó del circuito económico del país, se hubiera reinvertido, alcanzaría para que a la pobreza, que según un informe de la UCA es del 27,6% y representa a 11.604.000 de personas se reduciría a 3.600.000 de pobres, igual que los niveles de Canadá.

Ferreres criticó la falta de reacción de los gobierno desde 1944 la falta de políticas “responsables” para frenar la inflación y que permitiese sostener en el tiempo y reconoció que ese alto porcentaje esmerila cualquier tipo de crecimiento.

“Nosotros somos responsables y debemos hacernos cargo. Como sociedad hemos avalado, con golpes de Estado en varias oportunidades, y cuando estos gobiernos de facto repetían los errores, reclamábamos elecciones. Llevamos un buen tiempo de Democracia y bienvenido sea, pero tenemos que comprometernos más con el rol de estabilidad y políticas coherentes para cambiar nuestra realidad”, evaluó Ferreres.

El economista realizó este análisis en el marco del Panel valor de los derechos: cumplir y hacer cumplir, en la tercera jornada del 59º Coloquio de IDEA.

En otro tramo de su exposición, Ferreres remarcó como una empresa nacional pierde valor comparada con la de otros países de la región producto de la inseguridad jurídica.

En Brasil, una empresa similar a una nacional con la misma estructura y rubro, vale el doble que en la Argentina y según estableció “un empresario brasileño vende su empresa en ese país y comprar dos en Argentina”.

La precariedad de derechos fue también uno de los escenarios que uso Ferreres para hacer explicar las causas de una economía que logra establecer una continuidad con previsibilidad y no provoca un crecimiento sustentable.

“No cumplir con los contrato, no cumplir con los acuerdos, ni con la palabra firmada, no lleva a calificaciones internacionales que nos ayudan, y más allá de los cuestionamiento de estas calificadoras, negarse a escucharlas sistemáticamente demuestra un alto grado de inestabilidad de nuestra economía”, afirmó.

“Tenemos que cambiar el paradigma –reflexionó—de no respetar las normas y de la anomia de buscar siempre no respetar la ley internacional que siempre nos ubica en situaciones complejas y de perdidas”.

Ferreres, quien aportó mucho datos para explicar como la Argentina pasó de ser un “país confiable” por su economía hace un siglo a uno de default en 2014, centralizó la importancia de la caída del capital intangible de la Argentina, comparado con otros países de la región.

“El capital intangible es uno de los más importantes y se evalúa por el respeto de las leyes, el cumplimiento de los compromisos y el nivel de nuestra instituciones y allí estamos en deuda. Estamos obligados a aumentarlo”, disparó Ferreres.

Luego regresó a la idea del dinero que los argentinos tienen fuera del país: “mucho de nuestro capital está en otro lado, estamos hablando de 350 mil millones de dólares. Imaginemos que podríamos hacer con ese capital dentro de nuestra economía”, indicó.