https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

FEDERACIÓN DE INDUSTRIAS DE PRODUCTOS ALIMENTICIOS Y AFINES (FIPAA)

La Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines (F.I.P.A.A.) es la entidad que nuclea a la industria de la alimentación de productos procesados de todo el país.

En función de dicha representatividad lleva adelante las negociaciones salariales con su contraparte sindical, representada por la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación en un marco de diálogo franco y de buena.

Ante la postura asumida por los representantes sindicales, hecha pública en el día de hoy, nos vemos en la obligación de informar a la opinión pública lo siguiente:

1) El sector sindical reclama un 40 % de incremento en el salario básico y en todas las categorías convencionales que es lo que implica en los hechos llevar el básico de convenio a $ 4000.
2) En 2010 la industria de alimentos otorgó un incremento salarial del 35,2% acumulando un 112 % en los últimos tres años, superando ampliamente cualquier medición de evolución de precios. Ello representa una mejora real y ostensible del poder de compra de sus trabajadores.
3) F.I.P.A.A. aceptó anticipar la negociación en un clima de Paz Social en busca de un acuerdo. La contraparte sindical, tras la primera reunión paritaria declaró el “Estado de Alerta y Movilización” llamando a una movilización nacional para el día 04 de mayo de 2011 bajo la amenaza de profundizar “las medidas de fuerza necesarias” para obtener los resultados esperados. Es decir el 40% de aumento.
4) Se debe tener en cuenta que nuestra industria agrega valor a la cadena agrícola alimentaria y por ende también ha venido padeciendo el sostenido incremento del precio de las commodities que son su materia prima. Como contrapartida, desde 2005 colabora con el sostenimiento del modelo económico, manteniendo sus precios en el marco de los acuerdos con la Secretaría de Comercio Interior.
5) El sector empresario está dispuesto a llegar a un acuerdo que preserve el poder adquisitivo de sus trabajadores, continuando con los notorios esfuerzos iniciados en el año 2003 para mejorar las condiciones de trabajo y salariales del personal de la actividad.
F.I.P.A.A. alerta sobre las graves consecuencias para las empresas y el empleo si no se comprende el impacto cierto y concreto de pérdida de competitividad que implicaría el aumento del 40% sobre su mano de obra.
Durante 2010 más de 60 empresas PYMES de todo el país han cerrado definitivamente y otras muchas se encuentran atravesando serias dificultades económicas y financieras.
Los industriales de la alimentación hacemos un llamado a la responsabilidad apostando al diálogo sereno y sin amenazas a fin de llegar a un acuerdo satisfactorio que pueda ser cumplido por todas las partes.