https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Rusia se arriesga a provocar una fuga de trabajadores informáticos en el nuevo año con ley de trabajo remoto

 El sector ruso de las tecnologías de la información corre el riesgo de perder a más trabajadores en el nuevo año debido a una legislación prevista sobre el trabajo a distancia, ya que las autoridades tratan de atraer de vuelta a algunas de las decenas de miles de personas que se han ido al extranjero sin llevar a que corten sus lazos por completo.

Al tener empleos relativamente móviles, los informáticos ocuparon un lugar destacado entre los muchos rusos que huyeron después de que Moscú envió su ejército a Ucrania el 24 de febrero y los cientos de miles que le siguieron cuando inició una movilización militar en septiembre.

El gobierno calcula que 100.000 especialistas en TI trabajan actualmente para empresas rusas desde el extranjero.

Ahora se está debatiendo una ley para principios de este año que podría prohibir el trabajo a distancia en algunas profesiones.

Los legisladores de línea dura, temerosos de que un mayor número de informáticos rusos acabe trabajando en países de la OTAN y compartiendo inadvertidamente información sensible en materia de seguridad, han propuesto prohibir que algunos especialistas en tecnología de la información salgan de Rusia.

Pero el Ministerio de Asuntos Digitales dijo en diciembre que una prohibición total podría hacer que las empresas rusas de TI fueran menos eficaces y, por tanto, menos competitivas: "Al final, ganará quien pueda atraer al personal con más talento, incluido el extranjero".

"NEGOCIAR CON TERRORISTAS"

Aunque muchos jóvenes rusos desilusionados se han marchado a países como Letonia, Georgia o Armenia, donde se habla ampliamente el ruso, varios han dado un salto mayor: a Argentina.

Roman Tulnov, informático de 36 años, afirma que no piensa volver a Rusia bajo ningún concepto.

"Hacía tiempo que quería marcharme. El 24 de febrero todo se aclaró. Comprendí que ya no había vida en Rusia", comentó, atribuyendo especialmente a la movilización la oportunidad de trabajar a seis husos horarios de distancia y conservar su empleo.

"Antes de la movilización, nadie pensaba en dar el visto bueno para que la gente se trasladara a quién sabe dónde".

Viacheslav Volodin, el poderoso presidente de la Cámara Baja del Parlamento ruso o Duma Estatal, ha declarado que quiere que se aumenten los impuestos para los trabajadores que se han trasladado al extranjero.

La diseñadora de productos Yulia, de 26 años, calcula que una cuarta parte de su equipo preferiría dimitir antes que regresar a Rusia bajo coacción.

"Una opción tan poco alternativa es un poco como negociar con terroristas: 'Vuelve o haremos imposible tu trabajo, y el de tu empresa y empleados'", dijo.

A algunos rusos expatriados también puede disuadirles de pagar impuestos por completo. El impuesto sobre la renta del 13% se deduce automáticamente a los empleados residentes, pero los que trabajan para empresas rusas desde el extranjero son abandonados a su suerte.

El jugador profesional de póquer en línea Sasha, de 37 años, también residente en Argentina, declaró que había dejado de pagar impuestos rusos.

"Cuando pagas impuestos apoyas al Estado y su expansión militar", dijo. "Yo no pago y no pienso hacerlo".




reuters