https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Región Centro: La tormenta que se les avecina a los K

 

La Región Centro dejó desnudo a Alberto Fernández y destruyó la reverencia presidencial al kirchnerismo. ¿Se viene una interna peronista?


La Región Centro fue la responsable principalde que, en el día de ayer, la reunión de Alberto Fernández con gobernadores peronistas para llevar a cabo el juicio político a miembros de la Corte Suprema sea un auténtico fiasco. El “faltazo” de varios gobernadores peronistas a la reunión y el posterior rechazo a las firmas estampadas en el documento que ingresará en Diputados reveló que, al presidente, ya no lo apoyan ni los gobernadores que antes estaban cerca.

Ahora bien, ¿Quién o quiénes son la Región Centro? Se trata de un bloque de integración territorial subnacional, conformado por las provincias de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, cuya finalidad es promover el desarrollo económico y social, el desarrollo humano, la salud, la educación, la ciencia, el conocimiento y la cultura.

En ese marco, y con una alianza institucionalizada, la Región Centro parece haber dado un primer gran paso como cuerpo propio e independiente. La misma está presidida pro tempore por el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti.

Hasta aquí, las funciones de la Región Centro se habían limitado a coordinaciones de gestión, con pocos tintes políticos a pesar de que los gobernadores de las tres provincias (Schiaretti, Gustavo Bordet y Omar Perotti) son del mismo color. Sin embargo, algo cambió con el correr de la crisis.

La Región Centro se cargó a Alberto Fernández.

La Región Centro se cargó a Alberto Fernández.

Si bien Gustavo Bordet y Omar Perotti siempre se mostraron abiertos a reunirse con Alberto Fernández, la convocatoria de ayer parece haber roto esas posiciones, acercándose más a la postura del cordobés Juan Schiaretti. Este último hace tiempo se declara abiertamente crítico del Gobierno nacional, especialmente sobre el ala kirchnerista.

En ese orden, el ‘Gringo’ está en busca de conformar un espacio alternativo al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio con vistas a las elecciones. Para ello está dispuesto a recibir dirigentes de todos los colores, a tal punto que en Córdoba se trabaja una fórmula conun radical integrado al candidato Martín Llaryora.

 

Claro, el cordobés no quiere cometer el error de 2019. En esa oportunidad, tuvo aspiraciones similares aunque cerró el centro exclusivamente para peronistas, que en su mayoría terminaron en el Frente de Todos, conformando la parte no K.

 

Para ese plan de desarrollo, la Región Centro parece ser una herramienta clave. Cabe recordar que Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos son las tres provincias más productivas del país por detrás de Buenos Aires, proporcionando una gran cantidad de dólares del agro año tras año.

 

Además, la Región Centro contiene un gran caudal de votos, generalmente fieles a sus gestiones provinciales. Tan solo en Córdoba, el modelo schiarettista lleva en pie unos 23 años.

 

Pero el triángulo de la Región Centro no termina allí, aunque en los papeles sí lo haga. A la sorpresa en la Rosada se sumó Sergio Uñac, gobernador de San Juan. El joven dirigente que va por su reelección en 2023 hace rato se muestra cerca de Juan Schiaretti y, ahora, dio una primera señal de corte con el apoyo a las medidas kirchneristas del Gobierno nacional.

Juan Schiaretti y Sergio Uñac. 

Juan Schiaretti y Sergio Uñac.

De esa manera, la fallida reunión de ayer (4/1) en Casa Rosada puede haber sido el puntapié inicial a un despegue de esos gobernadores y otros tantos de la figura de Alberto Fernández y, por decantación, de Cristina Kirchner. Si bien el resto de los ausentes no pueden ser relacionados con la Región Centro, hay que tener en cuenta que en la política se teje más por debajo que por encima de la mesa.

 

Para el kirchnerismo,el crecimiento de los síntomas comunes entre los gobernadores mencionados debe representar una seria preocupación. Con la repartija de la coparticipación en disputa, las provincias parecen ir encontrando más afecciones que beneficios en común a partir del modelo K que, hasta aquí, supo dominar a la mayoría de los gobernadores.

 

De allí, pueden surgir sentimientos comunes que terminen dando impulso al sueño de un Juan Schiaretti que quiere ser protagonista nacional sobre el final de su carrera. Exportar el modelo Córdoba a todo el país es su anhelo, y el kirchnerismo no existe en esos planes.



urgente24