https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La relación entre el Pro y la UCR, con las elecciones en la mira

Tanto radicales como referentes del Pro han comenzado una rutina de “peinar la Costa” para instalar sus candidaturas. Aunque formen parte de la misma alianza, la tensión entre ambos grupos se siente. El reparto de cargos será duro y nadie está dispuesto a resignar un palmo.


Los únicos que han pautado actividades conjuntas han sido Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. Algunos suponen que ambos apuntan a componer finalmente una fórmula presidencial única, y que de allí para abajo la composición de las listas surja de las PASO.

Por el lado del radicalismo no caen nada bien las reuniones de cúpula del Pro plagadas de referentes del macrismo, que presentan a la coalición Juntos por el Cambio como una posesión de su partido.

"Ellos dicen se junta Juntos por el Cambio pero sólo se encuentran los del Pro. Eso confunde a propios y extraños”, dejó trascender un allegado muy cercano al gobernador jujeño. En las cercanías de Larreta y Diego Santilli comparten ese malestar y reconocen que "la verdad todos somos Juntos por el Cambio y nuestro rival directo y concreto es el kirchnerismo. Por eso evitamos hablar del Pro y del radicalismo”. Pero el control del partido, con Patricia Bullrich como presidenta y Mauricio Macri en el rol de fundador y de árbitro que se atribuyó, están en manos ajenas.

Si bien en el equipo de campaña del alcalde porteño afirman que el encuentro en Cumelén entre Larreta y Macri fue “bastante positivo”, se dejaron en claro las diferencias. El ex presidente no está conforme con tanta "buena onda" con los radicales. Pero el ex presidente desconfía de la proyección que pueda tener Patricia Bullrich en los próximos meses, sobre todo por la escasa solvencia que le reconoce a quienes forman  parte de su equipo.

Por esta razón no termina de definir si será candidato o no. Un veterano político que lo conoce desde hace mucho tiempo afirma con ironía que "al final Mauricio hace todos los análisis para dejar en claro que el único puro y con todas las cartas es él”. Pero la concreción de esa postulación resulta problemática, ya que tanto Morales como Facundo Manes y “Lilita” Carrió le dejaron en claro que no la aceptarían y que, en caso de producirse, la coalición Juntos por el Cambio podría terminan volando por los aires.

Del lado de Patricia Bullrich interpretan lo sucedido en Cumelén de una manera diferente, ya que creen que Larreta no se preocupó por presionar para que Macri se definiera sobre su postulación, ya que el tiempo juega a favor del alcalde porteño. “Si Mauricio sigue con vida, Patricia no puede desplegar su campaña contra Larreta. Cuando finalmente llegue esa decisión ya será tarde para combatir con éxito en la interna”.

De todos modos, las cartas comienzan a bajarse sobre la mesa. Este viernes por la noche cenarán en Mar del Plata dirigentes provinciales y nacionales del Pro, encuentro del que participarán Larreta y Santilli. Pero la frutilla del postre llegará recién al día siguiente, cuando se concrete en esa misma localidad una reunión conjunta entre MoralesLarreta y sus respectivos equipos técnicos. Para que no queden dudas, habrá foto –y tal vez recorrida- por Playa Grande.

El lunes siguiente, el radicalismo tendrá su revancha de la reunión a solas del Pro de este viernes, cuando se encuentren Morales, el presidente de la UCR bonaerense Maxi AbadFacundo y Gastón ManesMartín LousteauMario NegriAlfredo Cornejo y Gustavo Valdez, entre otros varios referentes de la UCR. 

Se hablará de diversos temas y, sobre todo, del mecanismo para definir las candidaturas partidarias. También se especula que se anunciará que el 20 de enero Abad lanzará su postulación a gobernador, quien probablemente sea el único candidato partidario, aunque Gustavo Posse todavía no se resigna a dar un paso al costado.

De todos modos, el encuentro del sábado entre Larreta y Morales resultará decisivo. Aunque no termine de definirse nada, allí estarán todos los flashes y las cámaras y las imágenes hablarán por sí solas. Y dispararán el proceso de definiciones, incluso entre los que preferirían tomarse más tiempo. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)