https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Importaciones: El freno a las compras externas es la receta elegida

 

Comercio exterior

Se desplomaron un 13% en enero. Crece el stock de autorizaciones de venta de divisas que no han sido concretadas.

En el último mes de 2022, el torniquete se ajustó aún más sobre las importaciones que habrían sumado solo US$ 5.380 millones, 13% menos que en el mismo mes de 2021. El freno a las compras externas es la receta elegida por el gobierno para amortiguar la salida de divisas. Pese a que las exportaciones del año pasado fueron récord, los dólares siguen sin alcanzar para atender los múltiples frentes de la economía local.

El registro oficial sobre el comercio exterior de diciembre saldrá el 19 de enero. En base a datos de la recaudación impositiva el IERAL calcula que las importaciones de ese mes alcanzarían a US$ 5.380 millones, una caída de 13,4% interanual.

Se trata del mayor ajuste sobre el sector en el año. A mediados del 2022, las importaciones crecían al 45% anual. «Hubo un cambio de ritmo de 58,4 puntos porcentuales en apenas un semestre», destaca el IERAL. En noviembre las compras externas habían anotado US$ 5.750 millones, con una caída del 0,3% a nivel interanual.

Pico en junio

El pico mensual se había dado en junio con US$ 8.664 millones. En el año la tasa de crecimiento fue del 34%.

Se estima que en 2022 las exportaciones rozaron los US$ 90.000 millones y marcaron así un récord histórico.

Pese a esto y debido a que el país no tiene prácticamente otra fuente de divisas, las restricciones cambiarias no dejan de multiplicarse.

El torniquete sobre las importaciones implica que la mayor parte de los pedidos de autorización para importar a través de las SIRA -la operatoria establecida por el Gobierno- están trabados. Y en los casos en los que se consigue el aval, hay una demora de hasta 180 días en el plazo en el que el Banco Central les vende los dólares para poder concretar la operación.

Esto hace que la deuda que acumula el Central con los importadores ya alcance los US$ 9.000 millones.

Un informe de la consultora Abeceb precisa que en los bienes finales se detectan trabas en la importación de juguetes, neumáticos, piezas de reposición del sector automotriz y bienes de lujo.

Sector químico

«Dentro de la industria lo que está peor es el sector químico, que registra demoras en la aprobación de las SIRA y también tiene mucha mercadería parada en el puerto», indica Abeceb.

«Los que están un poco mejor son las empresas que entraron en Precios Justos, ya que ahí se estaría cumpliendo el compromiso acordado de liberar divisas», señalan. En el caso de las automotrices, «hay algunas empresas con problemas, aunque la situación es heterogénea y se va solucionando sobre la marcha».

La situación también es crítica en los servicios. «En noviembre y diciembre casi no se aprobó nada. Recién ahora se están logrando aceitar algunos mecanismos. Pero de continuar así se auguran más conflictos en el corto plazo por exportadores que están perdiendo negocios». Según Abeceb, esto afecta pagos de ingenieros, servicios profesionales, software y empresas de procesos continuos, entre otros.

Desde la Federación de Asociaciones y Cámaras de Ascensores de la República Argentina advierten que «las severas restricciones en la importación, debido a las continuas trabas ejercidas en conjunto entre el BCRA, la AFIP y la Secretaría de Comercio, provocarán paulatinamente y sin pausa la detención de los ascensores por la falta de repuestos».

Poco stock

«El poco stock de repuestos hoy no tiene precio pues los proveedores no saben a qué precio podrán reponerlo dada la incertidumbre en el mecanismo de importación», detallan.

También desde la Comisión Directiva de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (CIMCC) mostraron «su preocupación por la continuidad de los problemas que afrontan los industriales argentinos para seguir produciendo, a pesar de haber buscado y gestionado canales de comunicación con las autoridades pertinentes en pos de encontrar soluciones factibles, en el marco de la crisis actual».

Allí detallan que hasta la semana pasada, «el índice de aprobación de SIRA fue de menos del 30% lo que plantea un panorama preocupante.

Las demoras en los plazos y las aprobaciones de los permisos generan paradas de líneas de producción». Y reclaman una audiencia con el ministro Massa para solucionar «los inconvenientes propios de esta crisis».

Demoras. Hay empresas que ya tienen el visto bueno para comprar dólares al tipo de cambio oficial, pero pueden llegar a esperar 180 días.

Fuente: Clarín