https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ilegal e inaceptable», críticas a peaje que cobra Argentina en la hidrovía

 La puesta en práctica del gobierno argentino del cobro de un peaje a la navegación internacional en un tramo de la hidrovía generó fuertes críticas en Paraguay y Uruguay.

Los armadores marítimos sostienen que la medida es «Ilegal e inaceptable», e implica un costo extra de US$ 40 millones al año. El cobro del peaje afecta a la carga de Paraguay que llega en tránsito hasta el puerto de Montevideo y Nueva Palmira.

El Ministerio de Transporte argentino decidió mediante una resolución de fines de noviembre aplicar el cobro de un peaje de US$ 1,47 por tonelada de registro neto, para el transporte internacional fluvial que transita por un tramo de la hidrovía. También cobrará A$ 1,47 para el transporte de cabotaje de su país.

El tramo elegido va del kilómetro 538 y el kilómetro 1.240 del Río Paraná, entre el puerto de Santa Fe y la confluencia del Río Paraguay con el Paraná.

Todas las barcazas que naveguen por esa zona deberán pagar el peaje a las autoridades argentinas.

Uno de los mayores perjudicados es Paraguay. Los exportadores de ese país utilizan la modalidad de tránsito portuario: cargan la mercadería en la hidrovía y descargan en puertos argentinos, Nueva Palmira o Montevideo.

Allí se realiza un transbordo a buques de ultramar que la transporta hacia el destino final de la exportación. Actualmente, el 98% de la mercadería paraguaya en contenedores sale por el puerto de Montevideo.

Parte de la carga a granel (granos y mineral de hierro) recala en Nueva Palmira.

El presidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos de Paraguay (Cafym), Esteban Dos Santos, fue crítico con la medida adoptada por Argentina.

“No afecta solamente a la carga paraguaya; sino a toda la que transita en ese tramo de navegación. Los afectados son Paraguay, Brasil, Bolivia, Uruguay y Argentina”, dijo en diálogo con diario uruguayo El Observador.

Aproximadamente, a través de la hidrovía Paraguay – Paraná se mueven 22 millones de toneladas de carga. De ese total, 14 millones de toneladas son de mercadería paraguaya, 6 millones de Brasil y 2 millones de carga boliviana.

“La mercadería en tránsito de Paraguay que llega a Nueva Palmira y al puerto de Montevideo se va a haber afectada al tener un costo adicional para cubrir el cobro del peaje que está implementando Argentina”, expresó.

Según los cálculos de Cafym generará un aumento en el precio de los fletes de 7%, lo que representará un costo adicional de US$ 40 millones al año para los exportadores e importadores paraguayos.

El peaje se cobrará sobre la tonelada de registro neto de la embarcación que es una unidad de medida que surge de un cálculo de peso volumétrico del barco y sus dimensiones. Se debe pagar independientemente si el barco transporta carga o no.

“Un convoy de remolcador y barcaza con granos que va a Nueva Palmira hace la exportación y generalmente retorna vacío. Cuando retorna igualmente debe pagar”, explicó Dos Santos.

El presidente de Cafym recordó que la medida comenzó a gestarte en octubre del año pasado. Cuando los empresarios se enteraron de la noticia hubo contactos con la cancillería paraguaya.

Allí se coordinó una reunión bilateral con representantes argentinos que se efectuó en noviembre.

En ese encuentro se concordó establecer un período de 180 días para efectuar análisis técnicos sobre la implementación del cobro del peaje. “Eso no fue respetado por Argentina, ya que el 29 de diciembre emitieron la resolución”, comentó Dos Santos.

El empresario sostuvo que luego de esa reunión bilateral Uruguay debió pedir una reunión de la Comisión del Acuerdo de la Hidrovía Paraguay – Paraná, por tener la presidencia pro tempore.

El lunes 9 se reunirá la delegación uruguaya para analizar la reciente medida tomada por el gobierno argentino, informó a El Observador Felipe De Haedo, representante ante la Comisión. Ese encuentro de autoridades nacionales se realizará a solicitud de las autoridades paraguayas, añadió.

Argentina anunció que la recaudación del peaje se utilizará para futuras obras de dragado.

“Eso es absolutamente inaceptable porque en el acuerdo de la hidrovía está claramente establecido que ningún país, de manera unilateral y sin previo consenso con los demás países, puede establecer ninguna tasa, gravamen o arancel al solo efecto de la navegación”, afirmó.

“Como no hay contraprestación de ningún servicio (el cobro del peaje) es absolutamente ilegal”, concluyó Dos Santos.

El peaje está vigente desde el 1º de enero y por tanto los armadores marítimos paraguayos son conscientes que en cualquier momento comenzarán a recibir las facturas para abonarlo. Allí, deberán trasladar ese costo a la carga que a su vez se traspasará al exportador o al cliente final.