https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Días clave para las reservas: pagarán deuda por la mitad de lo que se ganó con dólar soja 2

 

Las reservas sufrirán un fuerte desplome en las próximas horas. Se espera una caída de u$s 2300 millones por pagos a bonistas privados y al FMI. Al Fondo le pagará con DEG y a los bonistas, con dólares físicos. Se irá el equivalente a la mitad de lo que sumó en diciembre.


Las reservas del BCRA se preparan para sufrir una gran caída. Esto se debe a que el Gobierno deberá hacer frente a pagos de intereses con acreedores privados.

El mercado destaca que la noticia ya está incorporada en los precios y no espera mayores tensiones cambiarias.

La expectativa es que el BCRA mantenga el ritmo actual de devaluación y los mayores riesgos cambiarios viene por la sequía y el una merma en los dólares de exportaciones.

HACIA UNA CAÍDA EN LAS RESERVAS

Luego del canje de deuda del ex ministro de Economía Martín Guzmán, el perfil de vencimientos de deuda en dólares muestra que a partir de este mes, los cupones de deuda del Gobierno comenzarán a incrementarse.

El lunes 9 de enero, el Gobierno deberá afrontar un pago de cupón de intereses por u$s 982 millones para bonos en dólares y u$s 39 millones para los bonos en euros, por lo que se espera que esos dólares salgan de las arcas del BCRA, totalizando u$s 1021 millones.

Hacia 2024, los pagos de deuda se incrementarán aún más, siendo un tema clave para el próximo Gobierno.

Es decir, durante la próxima gestión presidencial, el Estado Nacional deberá hacer frente a u$s 25.154 millones entre 2024 y 2027, saltando a u$s 37.189 millones entre 2028 y 2031 y por u$s 34.260 millones entre 2032 y 2035.

Además de los pagos con bonistas la semana que viene, el BCRA deberá girarle dólares al FMI en concepto de pagos de capitales. El lunes que viene se deberán pagar u$s 1282 millones.

Por lo tanto, el lunes el BCRA perderá u$s 2300 millones, es decir, todos los dólares que supo acumular durante el dólar soja 2.0.

Una vez pagado, el BCRA deberá seguir girándole dólares al FMI por u$s 640 millones el lunes siguiente y luego otros u$s 674 millones el 30 de enero.

Si bien el BCRA deberá pagarle al FMI, estos no se pagarán con dólares, sino con DEGs que la misma entidad giró a fines del año pasado. 

Por lo tanto, los dólares que sí perderá son los correspondientes al pago con acreedores privados. 

Sin embargo, los desembolsos que deberá realizar el BCRA para pagarle al FMI están calzados con giros que recibirá por parte del organismo internacional.

Pocos días antes que termine el 2022, el FMI giro giró un total de u$s 5900 millones, por lo que el Gobierno tiene ya "calzados" los pagos necesarios hasta que tenga lugar la siguiente instancia de revisión de metas y desembolso en marzo.

Las reservas finalizaron en niveles cercanos a los u$s7600 millones gracias al aporte que hizo el dólar soja 2.0.

¿IMPACTO EN EL DÓLAR?

La pérdida de dólares en un contexto de mayor emisión monetaria, debería dejar un mercado con mayor desequilibrio.

Es decir, habrá menos dólares y más pesos. Por lo tanto, a priori, se podría especular con que el mercado va a ajustar por precio tal diferencial, elevando la presión cambiaria sobre los distintos tipos de cambio.

Tanto el dólar como los bonos estuvieron operando con mayor volatilidad en los últimos días del 2022. Sin embargo, en los primeros días del año las variables financieras se calmaron y no se percibe aun un contexto de mayor presión cambiaria o de crisis.

En los primeros días del año, el dólar MEP sube 2,1%, mientras que el contado con liquidación cae 1,3%.

Los bonos en dólares habían operado a la baja los últimos días de 2022, pero en 2023 suben 5% en promedio y se ubican en su valor más alto desde mayo.

Además de que los bonos festejaron el buen resultado del canje de deuda en pesos, la explicación de esto es que el cronograma de pagos del Gobierno a los bonistas y al FMI es de público conocimiento.

Por lo tanto, se sobreentiende que los inversores están más que notificados de la situación.

Esto no es menor ya que permite descartar que el mercado tenga incorporado en el precio de los activos la merma que se espera para las reservas.

Los analistas del mercado coinciden en que las presiones cambiarias no vendrán por el lado de perdida de reservas a causa de los pagos de cupones.

Juan Manuel Franco, economista jefe Grupo SBS, también considera que el pago de los cupones ya está priceado en el mercado.

"El 9 de enero se pagan intereses por los bonos en dólares emitidos por el canje 2020. Los avisos de pago ya fueron difundidos, tal como se esperaba. Al ser un pago programado, el mercado ya descontaba su realización, por lo que no se espera un impacto puntual por el pago de estos intereses. De hecho, en todo 2023 los pagos por intereses de deuda de mercado en dólares por parte del soberano no son exigentes", afirmó Franco.

Por su parte, Emiliano Anselmi, Economista Jefe de Portfolio Personal Inversiones, considera que el mercado ya tiene incorporado el pago de cupones por u$s 1.000 millones, por lo que no espera que el pago de cupones pueda tener impacto desde el lado cambiario.

En cambio, los riesgos cambiarios que advierte Anselmi vienen por el lado comercial.

"Lo que sí podría tener impacto sería que no llueva en enero y de alguna manera comience a confirmarse la sequía (léase, una muy mala producción agro, tal vez similar a la de 2008/2009) que reste entre u$s 10.000 y u$s 15.000 millones de oferta en el MULC de 2023", afirmó.

EVOLUCIÓN DEL DÓLAR OFICIAL

Más allá de cómo reaccionen los dólares financieros, las presiones cambiarias también podrían trasladarse hacia el tipo de cambio oficial.

Estas presiones podrían verse incrementadas aún más si es que el dólar MEP y el contado con liquidación se despiertan.

Sin embargo, aun sabiendo que el BCRA perderá reservas, la entidad monetaria ha disminuido el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial, mientras que los analistas esperan que tal dinámica se sostenga.

En lo que va del mes, el ritmo de devaluación se movió a una TNA promedio de 64,5% o 5,5% mensual

Juan José Vázquez, head of research de Cohen, no espera un impacto real sobre la actual dinámica del tipo de cambio oficial a partir de la merma en las reservas.

"Si bien tendrás una caída en el nivel de reservas, eso no va a generar un cambio en las políticas monetarias que implementa el gobierno. El BCRA venía devaluando al 5,65% mensual, con una inflación de octubre y diciembre está por debajo de eso. Por lo tanto, no vemos que haya un incremento en el ritmo devaluatorio, más allá que sería lo conveniente si el gobierno aspira a achicar la brecha", detalló.

Con una misma visión, pese a estos riesgos de menores divisas, Anselmi también espera que las expectativas devaluatorias se mantengan contenidas en los próximos meses.

"Si bien una importante caída de la oferta de divisas podría incrementar la probabilidad de una devaluación bajo cualquier esquema cambiario, el mercado no asume este escenario como el base, ya que espera que el BCRA siga respondiendo con más Cepo a una eventual menor oferta. En otras palabras, ya está "tirando la toalla" con la apuesta al salto discreto previo a las PASO. De hecho, así lo confirman las tasas implícitas de futuros, que se hunden a mínimos desde julio", afirmó.



cronista