https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Putin no ha creado la crisis energética, de hecho ha ayudado a mejorarla, según este analista.

 La crisis energética que afecta a Europa tiene poco que ver con Vladimir Putin y se podría argumentar que las acciones del líder ruso han ayudado a mejorar la situación, según Per Lekander, socio gerente de Clean Energy Transition LLP.

Durante una amplia entrevista con “Squawk Box Europe” de CNBC la semana pasada, Lekander, anteriormente administrador de fondos en Lansdowne Partners, habló sobre cómo ha evolucionado la situación que enfrentan los mercados energéticos en los últimos meses.

“Este verano, después de que Rusia cortó el gas … pensé que el invierno sería enormemente terrible”, dijo. “Realmente pensé que podría provocar una gran parte del cierre de la industria alemana... recortes generalizados... y ha resultado, hasta ahora, mucho, mucho mejor”.

Haciendo referencia a las adiciones en la capacidad de energía solar y las terminales de gas natural licuado, Lekander continuó insistiendo en la importancia de reducir la demanda.

“Yo diría que la demanda de energía ha bajado un 10%, la demanda de gas ha bajado alrededor de un 20%, un poco más en la industria, un poco menos en los hogares, un poco más en el norte, un poco menos en el sur, pero… eso es más o menos”, dijo.

“Entonces, diría que, en el lado del gas, lo peor ya pasó de una situación de seguridad del suministro”.

Luego se le dijo que, si bien muchos expertos sentían que lo peor había pasado por ahora, lo peor estaba por venir el próximo año.

“Eso está mal”, respondió Lekander. “Y... suponiendo que estos ahorros de gas se mantengan, porque podemos verlo ahora, tenemos un clima muy, muy frío, todavía estamos consumiendo menos de lo típico de la temporada”.

“La clave es que nos aferremos al ahorro de la demanda”, dijo. “Si hacemos eso, y siempre que tengamos acceso a GNL, lo que diría que parece muy creíble... veremos precios altos durante otros dos años, pero no diría que en el lado del gas es un problema de seguridad de suministro”.

Sin embargo, dijo que la situación con la anergía era “un poco diferente”. “La razón por la que tenemos una crisis de energía en Europa tiene muy poco que ver con Putin”, dijo. “Casi diría que Putin realmente mejoró la situación”, agregó.

Ampliando su punto, Lekander explicó que, en su opinión, la situación actual se debe a una serie de factores.

“Esta es la consecuencia de las inversiones a largo plazo en las energías renovables convencionales, burocráticas a largo plazo y luego estos cierres políticos de la energía nuclear, el carbón, el lignito, etcétera”, dijo.

“Ya se podía ver en 2018 y se empezó a materializar”, agregó. “Lo que digo, que [es] mejor ahora, es porque… algunos de esos cierres se revirtieron… [en] Alemania, por ejemplo. En segundo lugar, tienes esta reducción del 10% en la demanda”.

Los comentarios de Lekander se producen en un momento de gran perturbación en los mercados energéticos mundiales tras la invasión rusa de Ucrania en febrero.

El Kremlin fue el mayor proveedor de gas natural y petróleo de la UE en 2021, según Eurostat, pero las exportaciones de gas de Rusia a la Unión Europea han disminuido este año.

Las principales economías europeas también han estado tratando de reducir su propio consumo y apuntalar los suministros de fuentes alternativas para los meses más fríos que se avecinan, y más allá.

Al mismo tiempo, grandes actores industriales como Alemania han decidido volver a poner en funcionamiento una serie de centrales eléctricas de carbón para compensar la falta de gas ruso.

En lo que respecta al uso, a fines de septiembre, el Consejo Europeo anunció que los ministros de energía de la UE habían llegado a un acuerdo sobre “medidas de emergencia para reducir los precios de la energía”.

“El Consejo acordó un objetivo de reducción general voluntario del 10% del consumo bruto de electricidad y un objetivo de reducción obligatorio del 5% del consumo de electricidad en las horas pico”, agregó.

La seguridad del suministro es un tema candente en este momento, y el miércoles se anunció que el Reino Unido y los EE. UU. estaban formando una nueva asociación energética centrada en impulsar la seguridad energética y reducir los precios.

La Asociación de Asequibilidad y Seguridad Energética Reino Unido-Estados Unidos, como se la conoce, estará dirigida por un Grupo de Acción Conjunta Reino Unido-Estados Unidos encabezado por funcionarios de la Casa Blanca y del gobierno del Reino Unido.

Entre otras cosas, el grupo emprenderá esfuerzos para asegurarse de que el mercado aumente el suministro de gas natural licuado de EE.UU. al Reino Unido.

CNBC.