https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

No hay 22 sin 23: Los planes de la Scaloneta para el nuevo año

 Amistosos, eliminatorias, la vuelta a Buenos Aires, partidos en el interior y la exótica propuesta del exterior que no se descarta.


Tanto esperamos por Qatar 2022... y ya se acabó. Las fiestas de fin de año remarcan esa doble condición de celebración y cierre entre la primera sidra del 24 y las copas vacías del 1º. Acabará un diciembre emocionalmente inolvidable y nos abismaremos a enero, el primer perfume de ese desconocido llamado 2023. 

Entre los brindis, también se piensa cómo será este nuevo año para la Scaloneta. Lo pensamos nosotros en una nueva cuenta regresiva que se impone desde las pantallas hogareñas: ver de vuelta la final hasta que Montiel mete el penal cuando el reloj justo marca las doce. Pero también lo piensan ellos, los que deberán definir los compromisos y el calendario.

Hasta el momento solo sabemos que habrá una doble fecha FIFA entre el 21 y el 28 de marzo. Faltan tres meses, una eternidad. Para ese entonces, la Conmebol ya tendrá resuelto el fixture de las próximas eliminatorias, que quizás comiencen en marzo, o incluso un poquito después. Si esto último no sucede, la Selección jugará en esa semana de marzo dos partidos amistosos, ambos en Argentina y uno en Buenos Aires. La idea, aseguran de la AFA, es jugar la mayor cantidad de partidos posibles del 2023 en suelo propio.

Si bien el Monumental es el estadio insigne de la Selección en condición de anfitrión, la intención es alternar las localías con el interior para llevar la réplica de la copa por todo el país. Naturalmente la demanda de entradas será mucho mayor a la oferta y habrá que ver cómo se ordena y dispone ello. 

Se supone que, a más tardar, para fines de febrero la Conmebol ya habrá armado el fixture de las eliminatorias para EEUU/México/Canadá 2026. Desde el Alemania 2006 que el último campeón mundial no clasifica automáticamente, de modo que Argentina deberá ser anfitriona y visitar a los otros nueve países de su confederación. Volverán las extenuaciones en Quito y La Paz, el clima del Centenario, Chile quizás apostando otra vez a la altura de Calama y Brasil anfitrionando en cancha definida casi al azar. 

La Commebol desea jugar tan solo en 2023 la mitad de las eliminatorias, teniendo en cuenta que el 2024 lo ocuparán también la próxima Copa América (con sede a confirmar, Ecuador aún en duda) y los Juegos Olímpicos de París. El Plan A es completar diez fechas, ordenadas de a pares en cinco mangas: marzo/abril, junio, y luego tres meses consecutivos, septiembre, octubre y noviembre, coincidentes el fuego del calendario electoral argentino.

Con un 2023 cargado de eliminatorias sudamericanas y el deseo de la AFA por jugar todo lo posible en Argentina, no asoma en el horizonte ningún pretexto para salir de la zona. Sin embargo, hay una propuesta que, aunque aún no se oficializó, su Canciller ya la hizo púbica: Bangladesh quiere invitar a la Selección a jugar en Daka, su capital. Es sabido el fanatismo de ese país por el equipo argentino desde el Mundial de México, aunque Qatar lo llevó a niveles de popularidad supremos. De la AFA responden que aún no recibieron la propuesta formal, aunque cuando ello suceda la analizarán seriamente. 



(www.REALPOLITIK.com.ar)