https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Mercados no descartan recesión y caída de beneficios, dicen los expertos

 Durante gran parte del año, los participantes del mercado han estado esperando el momento en que la Reserva Federal levante el pie del acelerador y señale el final del ciclo más agresivo de ajustes desde la década de 1980.

Según Morgan Stanley (NYSE:MS), las esperanzas de los inversores en un inminente cambio de rumbo del banco central más poderoso del mundo se vieron alentadas por última vez por el descenso de las tasas de inflación, tras lo cual el S&P 500 se recuperó más de un 14% en dos meses. Pero es probable que ahora los participantes del mercado dejen de centrarse en la política monetaria de la Reserva Federal y en los tipos de interés. En cambio, la atención se centrará cada vez más en el consumidor, que podría verse sometido a una presión cada vez mayor el año que viene, principalmente debido al agresivo ajuste de la Fed, advierte el banco estadounidense en una nota publicada el lunes.

"Es improbable que la economía estadounidense sienta realmente el impacto del ajuste monetario de este año hasta 2023", afirma Lisa Shalett, directora de inversiones de gestión de patrimonios de Morgan Stanley. "Esto se debe a que suele haber un desfase de seis a doce meses antes de que se note el impacto económico de los cambios en la política monetaria", añade.

Para 2023, Morgan Stanley prevé un débil crecimiento del PIB. Los volúmenes de ventas, el poder de fijación de precios y los resultados de las empresas se verán afectados. "Sin embargo, las actuales expectativas de beneficios y las valoraciones de las acciones no parecen reflejar aún esta perspectiva", advierte Shalett.

De cara al futuro, aconseja a los inversores que se centren más en el consumidor y menos en la senda de tipos de interés de la Fed. Según las actuales estimaciones del mercado, es probable que los tipos de interés alcancen máximos de entre el 5,0% y el 5,25% en julio del año que viene.

La economía estadounidense está fuertemente impulsada por el consumo. Como escribe Shalett, el consumo representa dos tercios de la actividad económica estadounidense, "lo que con toda probabilidad determinará el momento y alcance de la recesión económica".

Según el modelo de la Fed de Nueva York, la economía estadounidense tiene un 38% de probabilidades de caer en recesión en noviembre de 2023. Dada la precisión del modelo en el pasado, cuando indica un valor superior al 30%, la probabilidad se acerca probablemente al 100%.

Los consumidores estadounidenses "también influirán en la agenda de recortes de los tipos de interés, que históricamente han sido un indicador mucho más fiable del final de un mercado bajista", afirma Shalett.

No obstante, continúa, el consumidor está resistiendo bastante bien, como demuestran datos como el descenso del desempleo, el crecimiento salarial, el gasto personal y las ventas minoristas. Sin embargo, ya hay señales de advertencia de una ralentización del gasto de los consumidores. Por ejemplo, dice, la tasa de ahorro personal, inflada durante la era del coronavirus principalmente por los cheques del Gobierno, "cayó desde los máximos del 33,8% de abril de 2020 a sólo el 2,3% en octubre", su cota más baja desde 2005".

También dijo que la deuda renovable de las tarjetas de crédito había alcanzado ya máximos históricos y que el número de vacantes de empleo anunciadas estaba disminuyendo.

"Por todas estas razones, creemos que los datos sobre el mercado laboral y el gasto de los consumidores deben seguirse muy de cerca, ya que ayudarán a determinar lo que suceda a continuación con la economía estadounidense", afirma Shalett.

En cuanto al mercado de acciones, afirma que los mercados aún no han descartado una ralentización del crecimiento de las valoraciones actuales de las acciones y de las estimaciones de beneficios.

Dado que un "mercado bajista impulsado por la política económica" no suele terminar hasta que las estimaciones de beneficios tocan fondo y la Reserva Federal empieza realmente a recortar los tipos de interés, esto significa que "probablemente pasará bastante tiempo antes de que el mercado bajista termine realmente", resume.




investing