https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las 3 reglas de un profesor de Harvard para mantenerse feliz ante la recesión que se avecina

 No se puede negar que las recesiones afectan el estado de ánimo nacional, admite. Pero eso no significa que las personas no puedan tomar medidas efectivas para tratar de aislarse de al menos parte de la oscuridad.

"La infelicidad que acompaña a la recesión es real, y no eres irracional si la sientes. Tus instintos pueden indicarte que luches contra estos malos sentimientos enfocándote en el problema con atención y manejando tus asuntos meticulosamente. Pero en realidad esa no es la mejor manera de aliviar tu sufrimiento", escribe.

Si revisar obsesivamente el saldo bancario no es la respuesta correcta, ¿cuál es? Brooks ofrece tres reglas para brindarte la mejor oportunidad de superar la crisis económica actual con tu felicidad intacta.1. Deja de comprobar todo.

Hay momentos de crisis en la que los empresarios y trabajadores necesitarán vigilar sus finanzas casi minuto a minuto. Sí, pero estas deberían ser una rara excepción a la regla general de configurar sistemas sensibles y ponerlos en piloto automático.

"Haga un conjunto prudente de reglas básicas sobre sus gastos, ahorros e inversiones. Por ejemplo, asegúrese de ahorrar automáticamente el 15 por ciento de sus ingresos todos los meses si puede, y si es posible, tenga una regla contra endeudarse demasiado. Invierta sus ahorros de una manera que tenga sentido a largo plazo. Luego, no controle sus finanzas a diario o incluso semanalmente. Establezca la regla de mirar una vez al mes (o una vez al trimestre) como máximo", aconseja Brooks.2. Apaga las noticias.

Brooks está lejos de ser el único experto que argumenta que no es necesario estar pegado a las noticias o actualizar el sitio de noticias de su elección cada 10 minutos para ser un ciudadano decentemente informado en una democracia. Una gran cantidad de estudios de investigación demuestra que el consumo excesivo de noticias reduce la tranquilidad.

"Atrapar información es una forma tentadora de tratar de eliminar los sentimientos de incertidumbre que podría inspirar nuestro momento económico actual. Pero consumir noticias y comentarios sobre la economía puede volverse compulsivo y no ayudará. Puedo asegurarles que los expertos tampoco saben que es lo que va a pasar", insiste antes de dictar la ley: "Reduzca su consumo de noticias a 45 minutos o menos, una vez al día. No haga trampas".3. Recuerda que no estás solo.

Es fácil sentir como un fracaso personal la caída de sus ahorros o el valor de su casa. Pero es muy probable que sus problemas financieros estén determinados por fuerzas más grandes que escapan a su control y que son generalizados. Brooks insta a aquellos que están estresados por la caída de sus ahorros a recordar que están lejos de estar solos.

"En una recesión, en general todos estamos juntos. Usted (probablemente) no tomó una decisión de inversión excepcionalmente estúpida en contra del buen juicio de todos los demás; simplemente quedó atrapado en una recesión del mercado", escribe. "Recuerde a todas las personas que pierden dinero como usted, pero que se encuentran en circunstancias más difíciles, tal vez estén a unos meses de jubilarse o cuenten con sus ahorros para comprar una casa este otoño. Sienta algo de simpatía".

La economía de EE.UU. se contrajo durante los últimos dos trimestres, lo que llevó a muchos a especular que es posible que ya estemos en una recesión. En España, y en Europa en general, se espera que entremos en recesión en los próximos trimestres. Pero una cosa es segura. Ya se está disparando la ansiedad personal ante el panorama económico sombrío. Un análisis realizado por el mercado de desarrolladores Lemon.io encontró que las búsquedas en Google de 'perderé mi trabajo en una recesión' aumentaron un 9.900 por ciento. Las búsquedas de 'qué hacer cuando te despiden' aumentaron un 336 por ciento. Los empresarios no tienen exactamente las mismas preocupaciones que los empleados, pero sin duda muchos sienten la misma sensación de intranquilidad.

¿Una economía en contracción tiene que reducir su felicidad? ¿Significa eso que vamos a ser infelices en los próximos meses? ¿Una economía en contracción siempre significa una contracción de la felicidad? Sí y no, dice el profesor de Harvard Arthur Brooks.



capitalbolsa