https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Massa se mete a cerrar personalmente la última licitación de deuda del año

 El desafío es doble porque además de renovar vencimientos tiene que cubrir el deficit de diciembre, el mas alto del año.


Sergio Massa se tomó como un desafío personal asegurar la última gran renovación de deuda en pesos del año, que acumula más de 405.000 millones de pesos que vencen este miércoles. El ministro de Economía va de acá para allá con la lista de los tenedores de deuda y repasa renglón por renglón todos los que acumulan vencimientos por arriba de los 1.000 millones, para pedirles que renueven.


Los telefonazos de Massa sorprendieron a más de uno en Qatar, siguiendo a la Selección. En la lista aparecen bancos, grandes empresas, financieras.


La tensión es importante porque en la última licitación el gobierno no logró cubrir todos los vencimientos de títulos. Ahora, el Tesoro tiene un doble desafío, porque además de tener que renovar vencimientos por más de 400.000 millones de pesos debería conseguir el financiamiento necesario para cubrir el déficit de diciembre, que por cuestiones estacionales suele ser el más elevado del año. Y tal como se autoimpuso Massa y se acordó con el FMI, como no se puede emitir, se trata del único canal habilitado para cubrir el gasto público.


Massa negocia una Moncloa de la deuda para que la economía esquive la guerra política


Es por eso que Massa activó intensas negociaciones con distintos actores con espalda financiera para sostener la curva de la deuda y poder cerrar el año, cumpliendo la meta de reservas y déficit que acordó con el Fondo. De hecho fue tema clave del encuentro que tuvo lugar el pasado lunes en un asado reservado de Massa con empresarios. 


El anfitrión fue Eduardo Eurnekian y cuando llegó Massa, a eso de las 21.15, el resto de los invitados ya estaban presentes. Jorge Brito por los bancos, Gustavo Weiss de Cámara Argentina de la Construcción, Adelmo Gabbi de la Bolsa de Comercio, Daniel Funes de Rioja de la UIA, Mario Grinman de la Cámara Argentina de Comercio y Marcos Pereda, vicepresidente de la Sociedad Rural.


Massa ya logró el respaldo de los gobernadores del norte y los principales municipios del Conurbano, que además colaborando con la compra de bonos, le ponen una ficha a su candidatura presidencial. Pero la cifra a cubrir sigue quedando muy por arriba de la capacidad financiera de esos actores. 


En el Palacio de Hacienda hay tensión, pero no se los nota desesperados y algunos sospechan que Massa se aseguró algún "canuto" para esta instancia. "La licitación viene bien", agregó a LPO una fuente del mercado. 


Ante esta certeza formulada casi a modo de acertijo, LPO profundizó sobre la verosimilitud de la afirmación, en diálogo con distintos consultores del sector financiero. "Pueden ser que también aporten bancos públicos, como empresas de participación mayoritaria estatal que cuenten con liquidez como YPF y Enarsa", agregó a LPO un reconocido economista. Es posible que colabora la petrolera estatal, no tanto Enarsa, que de hecho le está pidiendo fondo a Economía.


En el Palacio de Hacienda hay tensión, pero no se los nota desesperados y algunos sospechan que Massa se aseguró algún "canuto" para esta instancia.


Otro analista del mercado sugirió la posibilidad de una fuerte intervención del Credicoop, banco que conduce el diputado nacional oficialista Carlos Heller.


Mientras tanto, es el Banco Central y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que administra las acciones que el Estado tiene en grandes empresas a partir de la estatización de las AFJP, mantienen capacidad de mantener la calma.


Ante la lenta pero constante salida de grandes inversores de títulos en pesos, que se movieron a papeles de deuda en dólares, movimiento que explica en parte las oscilaciones de los tipos de cambio financieros como el contado con liquidación, el Central y el FGS, vienen trabajando en "sostener la curva" de la deuda.


La consultora 1816 estima que desde el 12 de octubre, Pesce tuvo que emitir 286.000 millones de pesos con los que atajó los bonos en moneda local que abandonaban inversores. Esa inyección surge moderada, comparara con más de1.300.000 millones que debió emitir en junio y julio para el mismo fin, en una situación que fue mucho más extrema que la actual. 


Como sea, Massa este miércoles enfrentará la prueba más difícil que le queda transitar para cerrar un año, en el que acaso una baja de la inflación como la que estiman en el Palacio de Hacienda, le permita afrontar las fiestas con algo más de aire. 


Copyright La Politica Online SA 2022.