https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los sentimientos de los pacientes con cáncer durante las fiestas

 

Diciembre y las fiestas de fin de año son motivo de celebración para muchos, sin embargo, para otros implica atravesar emociones negativas, basadas en las pérdidas, en objetivos no alcanzados y desmoralización. Y ante estas dos posturas, ¿qué pasa si además de todo estamos frente a un diagnóstico de cáncer?

 

 

Por la Lic. Mariana Godoy

Psicóloga de la Asociación Civil Linfomas de Argentina (ACLA)

M.N. 63.094

 

 

Diciembre suele ser un mes que trae mucha intensidad, por donde se lo mire, las expectativas suelen ser muchas: reunirse a despedir el año con amigos y compañeros, pasar Navidad con toda la familia, pedir deseos para el año entrante, agradecer todo lo bueno de este año que se va; pero si además de todo eso en la familia hay alguien con un diagnóstico con cáncer la intensidad puede aumentar.

 

El paciente puede sentir la presión de tener que cumplir con las expectativas de los demás y, a veces, también las propias, por ejemplo, no perderse de disfrutar cada momento porque si para algo vino esta enfermedad es para reorganizar prioridades y tener una valoración distinta de la vida y de los vínculos. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo y, a causa de los tratamientos y el cansancio, ir a las reuniones puede resultar difícil si uno no se siente bien, o no tiene ganas que le pregunten sobre el tema, o la famosa “tiranía de la positividad” se vuelve una presión que también hay que afrontar.

 

Sucede que quienes acompañan no siempre saben exactamente qué hacer; quieren estar al lado del paciente, pero no saben cómo se siente, suponen qué es lo que necesita, intentan adivinar qué es lo mejor para él, porque para éste suele ser difícil transmitir específicamente sus emociones. ¿Cómo acercarse? Simplemente preguntándole y escuchándolo, respetando sus espacios y sus tiempos de elaboración.

 

¿Qué emociones predominan en los pacientes?

Ante el diagnóstico de cáncer el impacto emocional tanto en el paciente como en su familia y allegados suele ser muy fuerte, ya que aún hoy la palabra “cáncer” está directamente relacionada con la muerte, y el afrontamiento de la enfermedad dependerá de qué experiencia previa tenga esa persona con la enfermedad y de los recursos con los que cuente para llevar adelante el proceso.

 

Además del impacto de la noticia, puede aparecer la negación, especialmente al principio (“esto no está pasándome a mí”), el enojo, la tristeza, la ansiedad, la incertidumbre, la desmoralización (“¿para qué? si total me voy a morir”) y, sobre todo, la aparición de nuevos duelos de los que tienen que hacerse cargo: por el estilo de vida, por la posible pérdida de autonomía, por la imagen de sí mismo, por la pérdida de salud y por sobre todo, por la pérdida del “control”: queda muy expuesto que hay cosas que no pueden controlarse y no dependen del paciente, sino de muchos factores. En este caso, siempre hay que tener presente sobre qué cosas sí tenemos el control y, sobre todo, apoyarse en lo concreto. Lo mental es clave para afrontar la enfermedad de la mejor manera posible, tratar de ir día a día para no agotarse antes de tiempo y ahorrar energía.

 

Hay pacientes que ante las fiestas de fin de año disfrutan de las reuniones familiares, y de repente recuerdan que tienen cáncer y se sienten mal por estar disfrutando del momento. “No sé de qué me río si tengo cáncer”. ¿Y por qué no te vas a reír? Tratar de hacer la vida lo más normal posible, promoviendo recursos de afrontamiento positivos (como apoyarse en los vínculos, hablar sobre lo que nos pasa, planificar, ser responsable, tener los cuidados necesarios, encontrar con el tiempo una valoración positiva, etcétera) pueden cambiar muchísimo cómo se sobrelleva el proceso.

 

Actualmente la detección temprana de la enfermedad puede salvar vidas y existe una nueva población: los pacientes que se curan y dejan al cáncer como una anécdota más. Una de esas que se puede contar en la mesa navideña y por la cual brindar cada año.

 

ACLA es una asociación sin fines de lucro que trabaja dando a conocer información, creando espacios de encuentro y ofreciendo orientación a pacientes con linfoma, síndromes mielodisplásicos y mielofibrosis, de modo de ayudar al conocimiento de la enfermedad, brindando contención y contribuyendo así a mejorar la calidad de vida de las personas que conviven con estas enfermedades. Desde 2017 la Lic. Mariana Godoy brinda talleres de apoyo emocional y otro tipo de actividades orientadas a contener a los pacientes y acompañarlos en el proceso de su enfermedad. A todos los interesados en sumarse a alguna de estas acciones, los invitamos a estar en contacto a través de nuestras redes sociales y otros canales de contacto para enterarse de las fechas de los próximos encuentros.