https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Link Securities - Los inversores han decidido ver el vaso medio lleno...¿hasta cuándo?

 Los principales índices bursátiles europeos cerraron ayer, última sesión de noviembre, al alza, apuntalando de este modo las ganancias acumuladas en el mes, mes que ha sido especialmente positivo tanto para la renta variable como para la renta fija.

Detrás de este positivo comportamiento de los mercados, factor que también entró AYER en juego, están las expectativas de los inversores de que los bancos centrales comiencen en breve a ralentizar el ritmo de sus alzas de tipos y, probablemente, para evitar una fuerte recesión, se vean forzados a comenzar a bajarlos a finales de 2023. Todo este planteamiento se sustenta en la premisa de que la inflación comenzará a remitir en los próximos meses.

En este sentido, la publicación AYER de la lectura preliminar del IPC de la Eurozona del mes de noviembre, variable cuya tasa de crecimiento interanual disminuyó por primera vez desde junio de 2021, permitió a las bolsas de la región cerrar la jornada al alza. No obstante, no está nada claro que la inflación, concretamente la subyacente, vaya a comportarse como esperan los inversores, lo que puede forzar a los bancos centrales a elevar sus tasas oficiales más de lo previsto. En esta ocasión, y como hemos señalado anteriormente, no estamos convencidos de que, a diferencia de lo que ha venido ocurriendo en los últimos 15 años, los bancos centrales “vayan a venir al rescate” de los mercados a pesar de que siga habiendo muchos inversores que apuesten claramente por ello.

Algo de esto es lo que ocurrió AYER en Wall Street, mercado en el que sus principales índices cerraron con fuertes ganancias tras la intervención del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, ante un foro económico -el Dow Jones entró en mercado alcista tras haberse revalorizado más del 20% desde su reciente mínimo, alcanzado el 30 de septiembre-. En resumen, Powell vino a decir que las tasas de interés oficiales seguirán aumentando, aunque a un ritmo más lento, y que deberán permanecer elevadas durante algún tiempo para reducir la inflación.

Más suben Ibex 35
Enagas17,23€0,774,47%
Fluidra14,30€0,352,45%
Grifols-A10,16€0,201,92%
Indra-A9,80€0,191,89%
Telefónica3,59€0,071,81%
Más bajan Ibex 35
ACS27,06€-0,56-2,07%
Aena123,30€-1,80-1,46%
Inditex24,86€-0,36-1,45%
PharmaMar68,64€-0,84-1,22%
Iberdrola10,78€-0,13-1,21%

Además, Powell señaló que el mercado laboral estadounidense continúa mostrando gran solidez y que el crecimiento económico deberá permanecer por debajo de la tendencia durante "un período sostenido", mientras que la inflación es factible que se mantenga obstinadamente alta durante un tiempo. Este discurso realmente no aporta nada nuevo; nada que ya no supieran los inversores. De hecho, antes de la intervención de Powell el mercado daba una probabilidad cercana al 75% de que en la reunión del diciembre la Fed subirá sus tasas en 50 puntos básicos frente a los 75 puntos básicos a las que las ha incrementado en las cuatro reuniones anteriores, probabilidad que se mantuvo a ese nivel tras la intervención del presidente de la Fed.

No obstante, de lo dicho por el presidente de la Fed los inversores se quedaron sólo con la confirmación de que el banco central estadounidense comenzará a ralentizar el ritmo de sus alzas de tipos tan pronto como en su reunión de diciembre, obviando todo lo demás.

Sin embargo, y en nuestra opinión, “todo lo demás” es muy relevante, ya que implica que la Fed puede subir sus tasas más de lo esperado -la tasa terminal se estima que se situará cerca del 5% frente a las estimaciones más optimistas de muchos inversores, que la sitúan en el 4,6%- y que está dispuesta a mantenerlos a ese nivel el tiempo que sea necesario dada la resistencia que viene mostrando la economía y el mercado laboral estadounidense y las expectativas de que la inflación continúe muy por encima de su objetivo del 2%. Por tanto, y en nuestra opinión, la reacción de la bolsa estadounidense AYER no está del todo justificada si nos atenemos a lo dicho por Powell. Fue más bien un rally de alivio por el temor de los inversores a que el presidente de la Fed se mostrara reticente a confirmar que en diciembre el banco central moderará el ritmo de sus alzas de tipos.


HOY esperamos que la fuerte revalorización experimentada AYER por la bolsa estadounidense facilite una apertura claramente alcista de las principales plazas bursátiles europeas, en una sesión que presenta una agenda macroeconómica muy intensa. En ella destaca la publicación en Europa y EEUU de las lecturas de noviembres de los índices adelantados de actividad del sector de las manufacturas, los PMIs manufactureros y el ISM manufacturas estadounidense, índices que se espera confirmen que la actividad en el sector sigue contrayéndose en términos mensuales.

Además, y en EEUU, esta tarde se publicarán los gastos e ingresos personales de octubre, cifras que siempre van acompañadas del índice de precios del consumo personal, el PCE, que es la variable de precios más seguida por la Fed y que, en principio, se espera que, tanto el índice general como su subyacente, se mantengan a los niveles de septiembre. Entendemos que un mejor comportamiento del PCE del esperado por los analistas podría revitalizar el rally de AYER en la bolsa estadounidense, lo que arrastraría también al alza a las bolsas europeas. Por tanto, habrá que estar muy pendientes esta tarde a la publicación del mencionado PCE de octubre en EEUU ya que creemos que será la variable que determine la tendencia de cierre de las bolsas en la primera sesión del mes de diciembre.

Analista: Juan J. Fdez-Figares