https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Frente al acuerdo con Estados Unidos, las "cuevas" dejaron de mandar dólares al exterior

 

Hay temor entre los "operadores" del circuito marginal sobre el alcance de los anuncios hechos por Sergio Massa y Marc Stanley.


Desde hace varios días las “cuevas”, donde hacen escala los dólares blue antes de partir hacia alguna desconocida cuenta en el exterior, están notando una fuerte caída de la actividad. Según pudo confirmar Ámbito, ante la expectativa del acuerdo de intercambio de información fiscal con Estados Unidos, muchos de los “operadores” habituales dejaron de fugar capitales.

Fuentes del mercado indicaron que los anuncios del Gobierno sobre el acceso a información de cuentas no declaradas de argentinos en el exterior generaron “intranquilidad” entre aquellos que habitualmente enviaban divisas al exterior. Se trata de todo un entramado de economía subterránea y de las conocidas “cuevas” que prestan esta clase de servicios. Los dólares blue se entregan en Buenos Aires y terminan depositados en una cuenta bancaria en el exterior, sobre todo en Delaware, Estados Unidos.

El temor de algunos “operadores” era que el acuerdo que firmaron hoy Sergio Massa y el embajador Marc Stanley en el CCK incluya a dicho estado norteamericano, que tiene un régimen bastante laxo para recibir fondos y poco dispuesto a dar datos sobre sus dueños.

Por las dudas, desde hace unos días, cuando se supo que el tema iba a avanzar, decidieron ponerse en stand by hasta que se conocieran los detalles finos del entendimiento. De hecho, la mayoría de los tributaristas también considera necesario que el Gobierno dé a conocer los detalles.

Las dudas que hay tienen que ver con el alcance. Algunos suponen que la información que brindará Estados Unidos solo alcanza a titulares de cuentas, y otros creen que puede incluir a beneficiarios finales.

Lo que se tiene en claro es que, si el gobierno de Joe Biden envía la información de 2022 recién en septiembre de 2023, como anunció Massa, el uso práctico de ello para generar nueva recaudación en función de ajustes de declaraciones y pago de penalidades, quedará para el próximo mandato presidencial. La AFIP no tendría tiempo para procesar todos los datos.

Es por ello que el acuerdo lleva “adosado” el proyecto de blanqueo, ya que el mismo temor que tuvieron los que mandaban dólares afuera por el circuito marginal operaría para ingresar a la exteriorización de capitales. Hernán Letcher, titular del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), consideró que “probablemente el Gobierno tenga éxito con la exteriorización”, porque todos los que aparezcan en los datos que pasen las autoridades fiscales norteamericanas “van a ir automáticamente” al blanqueo.



ambito