https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Esto es lo que debería pasar que las acciones suban un 20% el próximo año

 Solo quedan dos semanas para que finalice 2022 y el estado de ánimo en el mercado de acciones sigue sombrío. El último estallido de optimismo, ante la evidencia adicional de que la inflación de EE.UU. continúa evaporándose.

Los inversores en acciones temen que las señales de contracción económica en Estados Unidos, como el débil número de ventas minoristas del jueves, no impidan que la Reserva Federal aumente las tasas de interés durante más tiempo. El banco central estadounidense se negó obstinadamente a dejar de inyectar liquidez, y ahora está decidido a dar marcha atrás de una forma apresurada.

Evidentemente, es poco probable que este escenario sea bueno para el crecimiento global y las ganancias de las empresas. Y, en consecuencia, nos enfrentamos a la vista relativamente rara de los analistas, generalmente un grupo positivo, en promedio pronosticando una ganancia relativamente pequeña para el S&P 500 en 2023.

Sin embargo, en una nota publicada antes de que se acelerara la caída del jueves, Nicholas Colas, cofundador de DataTrek Research, discutió cómo el S&P 500, el índice director de las bolsas mundiales, podría subir un 20% el próximo año, a alrededor de 4800, aunque enfatiza: “Esta no es nuestra visión del el camino más probable para las acciones estadounidenses, pero es una perspectiva fuera de consenso y, por lo tanto, vale la pena explorarla”.

Comienza con las matemáticas. “Suponiendo un múltiplo de 17x - 18x en los beneficios empresariales futuros, los inversores tendrían que creer que el S&P 500 es capaz de ganar entre $267 y $282 por acción en 2024 para que el índice llegue a 4800 en algún momento del próximo año. El punto medio de esas estimaciones es de $275 por acción”, dice Colas.

Las empresas del S&P 5000 están ganando $223 por acción ahora, según las ganancias reales del tercer trimestre de 2022 de $55,65. Entonces, para llegar a $275 en dos años, las ganancias deben crecer un 23% durante ese período, aunque no tiene que ser un 11% cada año, afirma Colas. El crecimiento de las ganancias empresariales podría ser del 5% en 2023, siempre que los inversores crean que podría ser del 17% en 2024.

“Recuerde: no son las ganancias corporativas per se las que impulsan los precios de las acciones, sino la confianza del mercado en las ganancias empresariales futuras. Por eso empezamos 2022 en 4.800. Los mercados tenían un alto grado de confianza en que las empresas del S&P podría ganar $225/$245 por acción en 2022/2023 (las estimaciones en enero de 2022) y colocar un múltiplo de 21x/20x en esos beneficios empresariales. Esa fue una mala decisión, obviamente, pero explica cuán poderosas pueden ser las expectativas en el proceso de fijación de precios del mercado de capitales”, dice Colas.

La forma más fácil de justificar un precio objetivo de 4.800 a 1 año en el S&P 500 es asumir una "recesión de crecimiento" en 2023 y una recuperación posterior de las ganancias empresariales en 2024, agrega Colas.

Y así es como podría funcionar. En primer lugar, debemos suponer que una contracción económica mundial y de EE.UU. el próximo año no es una sorpresa para las empresas del S&P 500 y que, por lo tanto, pueden ajustar los costos para mantener, o incluso mejorar ligeramente, la rentabilidad. Así veríamos un crecimiento de las ganancias del 5% para 2023.

Luego, a medida que la recesión ayude a reducir la inflación notablemente en 2023, los bancos centrales comenzarán a reducir las tasas de interés, lo que estimulará una expansión económica en 2024. En ese momento, las empresas, ahora mucho más magras, verán cómo se aceleran las ganancias y el mercado lo anticipará. Así llegaríamos a un crecimiento de las ganancias empresariales del 17% para 2024.

Colas tiene una advertencia. “Curiosamente, es más difícil defender el S&P 4.800 si no vemos una recesión estadounidense/global el próximo año. Si, por ejemplo, conseguimos evitar una contracción económica el próximo año, habrá poco impulso para que las empresas ajusten correctamente sus estructuras de costes. Esto, a su vez, limitará el apalancamiento de las ganancias en 2024. Si los mercados no pueden contar una historia decente sobre el crecimiento de las ganancias en el último año, será menos probable que coloquen un múltiplo sólido en las ganancias futuras en 2023".

En resumen, tal escenario dependerá de qué tan grave sea la contracción económica y cómo las empresas la manejen, en particular, cómo reduzcan los costos de manera eficiente. “Aunque no creemos que el S&P 500 pueda llegar a 4.800 el próximo año, entender ese caso súper alcista es útil en términos de manejar los escenarios más probables”, concluye Colas.




capitalbolsa