https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con la brecha oficial por sobre el 90% el mercado prepara una semana con gran tensión financiera

 

Maquinita. Gracias al dólar soja 2 el Banco Central pudo comprar US$ 900 millones.

El viernes el blue cerró en un récord de $ 340 y la brecha con el dólar oficial volvió al 90%. Las empresas y particulares buscan dolarizarse, impulsadas por la crisis institucional. El Central apuesta a que la situación se calme esta semana con el dólar soja 2.

A cinco ruedas del cierre del año, en el Gobierno se entusiasman con la evolución del programa dólar soja 2, que pese a haber seguido una ruta más desigual que en su primera versión, se encaminaría US$ 3.000 millones de liquidación. Sin embargo, miran de reojo la reacción en el mercado paralelo donde el blue se disparó con fuerza el viernes y los dólares financieros le corren por detrás.

Al haber cerrado a $ 340 el viernes, una suba semanal de más de $ 16, el blue se convirtió en la cotización “libre” más cara y pone presión tanto al contado con liquidación y al dólar MEP, que durante la semana pasada subieron menos, contenidos según operadores por “intervenciones extravagantes” sobre el final de las rueda.

Exportaciones

Hasta ahora el sector exportador liquidó cerca de US$ 2.400 millones en el mercado oficial gracias al incentivo de un dólar más elevado. Los datos corresponden a CIARA CEC, que al filo del fin de semana informó que los ingresos del complejo cerealero-oleaginoso alcanzaron los US$ 3.654 millones.

De esta manera, la liquidación del dólar soja resulta un 60% menos que en la edición anterior. Para lograr los US$ 3.000 millones de ingresos exclusivamente por la exportación de soja, hace falta que en estas últimas cinco ruedas antes de fin de año, el agro liquide por lo menos un promedio de US$ 120 millones diarios. La dinámica del mercado paralelo puede servir como termómetro para ver si se logrará este objetivo.

Al Banco Central se le está haciendo más difícil capitalizar ese ingreso extra para sus reservas internacionales. La semana pasada la autoridad monetaria adquirió US$ 177 millones, cuando la semana anterior había podido comprar US$ 362 millones. De esta forma, acumula compras por US$ 900 millones en la segunda edición del Programa.

Ecolatina señaló:

“La dinámica permite entrever que se realizaron mayores ventas (netas) al resto de la demanda (“otra demanda privada”), que pasaron de poco más de US$ 110 millones la semana pasada a casi US$ 400 millones esta semana”. Al mismo tiempo advirtieron: “Desde el inicio del dólar “soja 2.0” el BCRA adquirió 51% del total liquidado, bien por debajo del 65% de la primera edición”.

A pesar de una mayor tensión en el paralelo y de la demanda persistente en el segmento oficial, el Central mantuvo su política de frenar el ritmo diario de devaluación, algo que había comenzado a evidenciarse desde que se conoció el dato de inflación de noviembre, que mostraba una desaceleración en los precios.

Cambio mayorista

Entre el lunes y el viernes pasado, el organismo dejó correr al tipo de cambio mayorista en un 5,3% de tasa efectiva mensual, para que cerrase el viernes en torno a los $ 174,80. La brecha podría ensancharse: el Gobierno no parece dispuesto a mover su piso, mientras los dólares financieros presionan por el techo. La distancia entre el mayorista y el blue ya supera nuevamente el 90% y en la City creen que será aún mayor durante lo que resta del verano.

Concretamente, en diciembre hay varios factores estacionales que impulsan el salto del dólar paralelo: la demanda de dolarizarse de ciertos ahorristas, sobre todo después del pago de los aguinaldos y la demanda por turismo, que se vio acentuada luego de la implementación del dólar Qatar. A estos se le suma el ruido político de la última semana.

Distintos operadores señalaron que fueron las renovadas y fuertes intervenciones oficiales en el mercado de bonos las que permitieron mantener el dólar bolsa, o MEP y al contado con liquidación “a raya”. Ambos suben en el mes por detrás de la actualización del mayorista y del blu

Fuente: Clarín