https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con el telón de fondo de las graves peleas judiciales, escala en todos los frentes el conflicto político

 Diputados cierra la semana con los ecos de una escandalosa pelea política que ni siquiera disimula el clima mundialista. El oficialismo fracasó dos veces en el intento de sesionar sin un mínimo de acuerdo con la oposición. Y el panorama es de virtual parálisis legislativa. El origen de la pelea tiene que ver con la jugada del frente de Todos que dio marcha atrás con la designación de los representantes de la Cámara baja en el Consejo de la Magistratura.

En el plano judicial, el otro punto central lo constituye la decisión que adopte el kirchnerismo cuando el martes próximo sea dictada la sentencia en el caso Vialidad, que involucra en primer lugar a Cristina Fernández de Kirchner.

Las sesiones de este jueves en Diputados habían sido convocadas para designar a las autoridades de la Cámara y tratar un temario con bastante consenso. Pero el día previo, creció la tensión al conocerse que la presidente del cuerpo, Cecilia Moreau, resolvió suspender la designación ya acordada de los cuatro legisladores para el Consejo de la Magistratura: dos oficialistas, un macrista y una radical.

Moreau se amparó en la resolución del juez Martín Cormick, que rechazó la designación de Roxana Reyes (UCR). Y ahora todo quedó en suspenso, mientras sigue judicializada una movida del Senado impulsada por CFK: el aval al kirchnerista Martín Doñate en lugar del opositor Luis Juez.

El oficialismo no consiguió reunir quórum para votar a las autoridades de la Cámara baja. Juntos por el Cambio ya había advertido que no daría número y luego todos los espacios opositores, con distintos argumentos, dejaron sin chances al Frente de Todos. A pesar del traspié, Moreau seguirá en la presidencia de Diputados, de acuerdo con lo que establece el reglamento.

Unas horas después, el oficialismo volvió a intentar sesionar. Logró un número luego de un arranque fallido, pero JxC sostuvo que todo estaba anulado por razones reglamentarias. La discusión en el recinto incluyó insultos y gestos agresivos y finalmente, sin número para avanzar, la sesión fue levantada.

En medio de este pico de tensión, las miradas se corren ahora hacia el martes que viene. Ese día, el Tribunal Oral Federal que tiene a su cargo el caso Vialidad pronunciará su sentencia.

Los sectores más duros del kirchnerismo amenazan con medidas de fuerza y movilizaciones si hay condena, algo considerado muy posible en medios políticos. Se espera ahora la definición de los espacios de mayor peso interno. Pero sin dudas, será el tema central de la semana próxima.