https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Arranca un diciembre caliente, con la lupa puesta en el dólar y en el escenario social

 Massa deberá atender a varios frentes a la vez: un panorama financiero que se complica y una inflación que, en el último mes del año, volverá a empinarse


Alberto Fernández suele jactarse que durante su Gobierno hubo problemas mayúsculos -una pandemia una inflación galopante- pero que esas situaciones extremas, que plagan de vulnerabilidad a la economía, no implicaron disrupciones sociales, como sí se vieron en otros lugares. El Presidente, lo hizo también en público, está convencido de que este es un activo de su administración, y que la sociedad no suele ponderar: haber evitado males mayores gracias a medidas que se tomaron a tiempo, sobre todo durante la era pandémica.

El almanaque le pone un nuevo desafío al jefe de Estado, en un año que ya vino más complicado que lo esperado, con una inflación que se acercará al 100%.

Diciembre suele ser un mes complicado en la Argentina. Se suceden los reclamos y las tensiones que se acumularon durante el año parecen explotar.

En este contexto, este fin de año tiene una variable adicional: el acuerdo con el FMI, que el año pasado no estaba vigente, y que ahora le pone condiciones tanto al plano fiscal como a la acumulación de reservas del Banco Central.

El bono de fin de año, en debate

La cuestión es central para lo que viene: ¿Hay espacio para que el Gobierno anuncie bonos para compensar la inflación del 100%?

Fernández ya descartó la posibilidad de una ayuda a los trabajadores del sector privado, pero lo cierto es que analice algún tipo de compensación a los sectores más postergados de la sociedad.

El bono de fin de año generó otra interna en el Gobierno.
El bono de fin de año generó otra interna en el Gobierno.

Más allá del timing político del anuncio, el Presidente junto a Sergio Massa deben tomar la decisión en función de las cuentas fiscales y las metas con el Fondo. Y no solamente eso: el ministro cree, además, que un auxilio "generoso" podría tener un efecto búmeran. Que la mayor emisión y el salto en el gasto implique, más temprano que tarde, en mayores presiones sobre el tipo de cambio.

Massa está convencido de que cada movimiento debe ser quirúrgico para evitar señales confusas que terminen por empeorar un escenario económico y social demasiado incómodo.

Desde la política también se siente condicionado: Cristina Kirchner ya hizo pública su posición a favor de un bono para los trabajadores (ya descartado), y también que se tomen medidas duras contra las empresas que "se la llevan" aumentando precios por encima del promedio. Especialmente las compañías de la alimentación. 

Desafíos a la vista: dólar, deuda y precios

Como anticipó iProfesional, la inflación de noviembre cerró por debajo del 6%. El Gobierno podrá mostrar que retoma una tendencia hacia la desaceleración. Básicamente, por la puesta en marcha de sendos acuerdos con el sector de la alimentación -de mantener acotados los aumentos de precios a un máximo del 4% mensual- y al que se acaba de rubricar con las petroleras, en el mismo sentido.

Sin embargo, nada está dicho. El último mes del año arrancará con alzas de precios, que en su mayoría estarán por encima de aquel tope.

Incluso en algunos rubros regulados por el propio Estado. A menos que se dé marcha atrás a último momento, está pautado un ajuste del 40% en el costo del transporte público en todas sus modalidades. Tanto en el área metropolitana como en las provincias.

Tras un noviembre
Tras un noviembre "calmo", la inflación repuntará en diciembre.

También habrá un retoque de las tarifas de luz y gas para millones de usuarios que perderán los subsidios. En diciembre corresponde que el Estado quite el 40% de subsidios, que se suma al 20% del bimestre pasado. 

Ambas decisiones (tarifas y transporte) tendrán un inevitable impacto en los bolsillos de la clase media y baja. Aunque se trata de costos que venían retrasados, no cabe duda de que el poder de compra de los consumidores se resentirá por obra de una inflación del 100% que mutila los ingresos.

Ni hablar para aquellas personas que mantienen su medicina prepaga (tendrán un ajuste de 6,9%) y también mandan a sus hijos a los colegios privados, cuyas cuotas subirán 14,5%.

Lo dicho más arriba, los precios de los alimentos que se venden en los supermercados se encarecerán un 4% promedio.

Parece claro -y lógico- que la inflación de este último mes del año será más alta que la de noviembre. No hay rubros que puedan compensar -con alzas muy bajas- a aquellos que se ajustarán por encima incluso del 10% en un solo mes.

La clave del dólar

No es sólo la dinámica inflacionaria. La cotización del dólar oficial también suma lo suyo. Un "crawling peg" que corre al 7% mensual le pone un límite a cualquier pretensión de desaceleración en los aumentos de los precios.

Dólar: el BCRA aceleró el ritmo de las micro devaluaciones diarias.
Dólar: el BCRA aceleró el ritmo de las micro devaluaciones diarias.

Es el costo de evitar una devaluación abrupta.

Lo mismo sucede con la brecha cambiaria. La consolidación arriba del 80% o 90% le pone presión a los demás precios de la economía, por el simple hecho de que los importadores no saben si conseguirán los insumos y productos importados al dólar de $173.

El peso de la deuda en pesos

La refinanciación de la deuda en moneda local se convirtió en uno de los principales desafíos de la política económica, en medio de la incertidumbre sobre lo que vendrá.

Economía viene refinanciando sus pasivos por debajo del 100% de los vencimientos, cuando requeriría tener un resultado de, al menos, 130%.

Diciembre será otro mes bajo tensión. La próxima "parada" tendrá lugar el miércoles 14, cuando vencen $405.638 millones. La complicación, afirman fuentes del mercado, es que buena parte de ese total se encuentra en poder de inversores privados, los mismos que en las últimas licitaciones se mostraron reticentes a seguir financiando al Tesoro.

La apuesta de Massa es que la segunda parte del "dólar soja" le permita engrosar las reservas del Banco Central y, de esa manera, quitar presiones.

¿Será suficiente? Como viene sucediendo semana tras semana, se requerirá de una gestión a varias bandas para asegurar la estabilidad y la paz social.




iprofesional