https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto Fernández ganó el debate sobre las PASO y se mira en el espejo de la oposición: ¿qué estrategia tiene para 2023?

 El Presidente quiere repetir en el Frente de Todos el esquema de Juntos por el Cambio. Wado empieza a practicar. Massa y la CGT atienden su juego


Con el año ya terminado el presidente Alberto Fernández puede dar por ganado el debate sobre la suspensión de las elección primarias (PASO) de 2023 que impulsó parte del oficialismo y ahora apunta a que esa herramienta le otorgue al Frente de Todos una chance de ganar volumen para las presidenciales.

Fernández defendió durante meses la realización de las PASO contra el reclamo de los gobernadores peronistas y parte del kirchnerismo. Los votos en el Congreso nunca alcanzaron y, con la finalización de las sesiones ordinarias este viernes, el tema quedó clausurado debido a la regla no escrita de que las normas electorales no se cambian en años electorales.

En ese marco, el Presidente volvió a destacar en una reciente entrevista la utilidad de las PASO y lanzó: "El que quiera competir, que compita". La frase sobresale por su coincidencia con la idea que, en la otra punta del arco político, sostienen Horacio Rodríguez Larreta, Mauricio Macri y los popes de la UCR para resolver la interna de Juntos por el Cambio.

Cerca de Fernández hay quienes prestan atención hace tiempo a la dinámica de la alianza opositora, según supo iProfesional. Observan que Juntos por el Cambio nació y se consolidó como frente opositor al peronismo/kirchnerismo gracias a las PASO.

Al respecto, evalúan que la competencia en las PASO concentra la atención de los medios y lleva a los votantes a resolver pujas internas sin que se rompan las alianzas, al tiempo que fortalece las expectativas electorales sobre un determinado espacio político.

Alberto Fernández, las PASO y el espejo de la oposición

En el albertismo piensan algo similar a lo que sostienen mayoritariamente en Juntos por el Cambio: las PASO le permiten a un espacio político variopinto mantenerse bajo el mismo paraguas y ganar volumen electoral de cara a los comicios generales, precisamente por la atención que concita la competencia interna abierta.

Alberto Fernández apuesta a las PASO para que el oficialismo gane volumen en 2023 de cara a las presidenciales  

En 2015, el PRO, la UCR y la Coalición Cívica terminaron de sellar su alianza gracias a la PASO en la que se enfrentaron Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió. También permitió la incorporación de Martín Lousteau a la alianza opositora a través de la competencia contra Horacio Rodríguez Larreta por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, a la que el referente del PRO llegó fortalecido por su victoria.

Sin que las diferencias entre los distintos sectores dejaran de existir, Juntos por el Cambio usó esta herramienta en numerosas provincias para las legislativas de 2017 y también en 2019, cuando se evitó ir a las PASO por la candidatura presidencial para no debilitar más el proyecto de reelección de Macri. Ahora se encamina a repetir esa estrategia en 2023.

Para el caso del Frente de Todos, las primarias permitirían además algo que hace tiempo le interesa a Alberto Fernández: poner al sector liderado por la vicepresidenta Cristina Kirchner a la par del resto y compensar, al menos en parte, su poder de fuego electoral. Todos saben que nadie podría hoy ganarle una primaria a la vicepresidenta o a un elegido suyo.

Una PASO oficialista: ¿límite para Cristina Kirchner?

"El Frente de Todos tiene que darse un sistema armónico de convivencia y resolución de diferencias. Me voy a poner al frente de ese trabajo y voy a consensuar con todos", afirmó el Presidente el pasado jueves por la noche en una entrevista con la señal C5N, con lo que cristalizó esa idea.

El mandatario subrayó que su defensa de las PASO tiene que ver con que "nadie se vaya y deje los pies adentro del plato" y, en lo que pareció un tiro por elevación a Cristina Kirchner, agregó: "Lo mejor es saber que todos tenemos lugar porque si uno es el dueño de la decisión, entonces el que no es amigo del dueño de la decisión se queda afuera".

Fuentes de la Casa Rosada ratificaron a iProfesional que Fernández no se bajará antes de tiempo de su reelección para evitar el llamado efecto del "pato rengo" que implica un vacío de poder y que su defensa de las PASO no tiene que ver con la posibilidad de ser candidato sino con "garantizar la unidad" del Frente de Todos y tratar de dar la pelea con el kirchhnerismoLa relación con ese sector está totalmente rota.

La alianza oficialista necesita ordenar su interna frente al envión que tiene Juntos por el Cambio para los comicios

"El que se quiera presentar que se presente, el que quiera competir que compita. Y que sea nuestro candidato el que tenga más posibilidades de ganar la elección", agregó el mandatario.

Si bien en el oficialismo no abundan los candidatos, el mantenimento de las PASO para el año próximo y las constantes diferencias internas en el Frente de Todos imponen de a poco una danza de nombres y ponen a los distintos sectores del peronismo (el kirchnerismo, el albertismo, el massismo, la CGT y los gobernadores) a iniciar los preparativos.

Danza de nombres: De Pedro calienta en La Matanza y Massa sigue en espera

Tras haber dicho que no será "candidata a nada", Cristina Kirchner relativizó días atrás ese paso al costado al afirmar que, en realidad, lo que pesa sobre ella es una "proscripción" por la condena en la causa "Vialidad". No obstante, desde hace tiempo se menciona al ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, como su posible alfil para las presidenciales.

De Pedro viene levantando el perfil con entrevistas y actos de gestión que aprovecha para instalarse, y este jueves tiene la que podría ser su primera práctica fuerte como candidato durante una cena en el PJ de La Matanza donde se prevé que tome la palabra y pronuncie una arenga para 2023.

Su aparición ante la dirigencia peronista del distrito más más poblado del conurbano bonaerense le servirá para dar otro paso en su instalación como presidenciable en la previa del año electoral.

En tanto, algunos gobernadores, intendentes y sindicalistas agrupados en la CGT siguen esperando por una decisión del ministro de Economía, Sergio Massa, a quien apuestan como un posible candidato de "unidad" con el que se podría evitar una interna y, además, contener un eventual avance del kirchnerismo. Esa relación no pasa por el mejor momento.

Wado de Pedro ya calienta motores para una posible candidatura con un acto del PJ en La Matanza

Sin embargo, cerca del ministro insisten en que no tiene previsto ser candidato en 2023 y que su obsesión es domar la economía, especialmente tras la fuerte suba del dólar blue que empezó a amenazar su plan. Aun así, la expectativa de que logre bajar la inflación al 3% mensual para abril lo mantiene en carrera a los ojos de diversos sectores del oficialismo.

El juego de la CGT, las alternativas de Alberto y el inoxidable Scioli

La CGT apoyaría a Massa si llegara a ser candidato. No habrá por ahora un operativo clamor. Los popes sindicales esperan por el ministro y, mientras tanto, tratan de armar un espacio propio para meterse en las listas del año próximo y desafiar al kirchnerismo. Salvo el camionero Pablo Moyano, entre los popes cegetistas hay hartazgo respecto de La Cámpora y su líder, Máximo Kirchner, que también preside el PJ bonaerense

Como casi todos en el oficialismo, la CGT ve pocas chances de que Fernnández pueda aspirar a su reelección y buscan a quien apoyar. Aquí entra nuevamente en juego el nombre de Daniel Scioli, el ex candidato presidencial y actual embajador en Brasil al que los más moderados del Frente de Todos no descartan para 2023.

Alberto Fernández habla muy seguido con Scioli, según supo iProfesional. En privado elogia su "lealtad" y su compromiso con cuanta tarea política se le encomienda. Si Massa decidiera no jugar, Scioli (que nunca tuvo buena relación con el ministro de Economía) se convertiría en una opción tanto para el Presidente como para la CGT en su deseo de competir con el kirchnerismo.

"Daniel siempre está ahí por su nivel de conocimiento y su trabajo. Puede llegar a ser candidato, porque todos lo conocen y han trabajado con él, ya lo fue una vez, pero hoy no está pensando en eso", deslizó a iProfesional una fuente cercana al embajador algunas semanas atrás.

Entre los gobernadores, el chaqueño Jorge Capitanich aparece dispuesto a presentarse como candidato a presidente o a vice, según filtran en el oficialismo, y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, contempla la posibilidad de usar como plataforma para un eventual lanzamiento nacional las elecciones de Tucumán previstas para el 14 de mayo.



iprofesional