https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Templeton deja de apostar a la Argentina tras perder millones de dólares

 

La participación de Franklin Templeton, que alguna vez superó los u$s5 mil millones, se redujo a aproximadamente u$s250 millones, sin incluir las desinversiones en octubre o noviembre.


Franklin Templeton decidió dejar de apostar por la Argentina tras realizar una importante inversión seis años atrás. El reconocido inversor en mercados emergentes perdió millones en bonos argentinos y le puso fin al vínculo que lo mantiene con el país, de acuerdo a la información brindada por Bloomberg.

La firma vendió más de 25.000 millones de pesos ($156 millones) en bonos locales en el tercer trimestre, según muestran los datos de archivo. Continuó descargando deuda argentina desde entonces, según personas con conocimiento directo del asunto, que se negaron a proporcionar detalles sobre el tamaño de las ventas. Los participantes del mercado dicen que un aumento en el volumen de negociación el mes pasado, particularmente en los bonos vinculados a la inflación que se sabe que posee Franklin Templeton, insinúa un retroceso considerable.

El éxodo culmina seis años brutales de pérdidas, estimadas en miles de millones de dólares, y marca la partida de uno de los patrocinadores financieros más importantes de Argentina durante la última media década, un lapso en el que la nación luchó contra un incumplimiento de pago de u$s65.000 millones y un fallido intento de reformas favorables al mercado. En total, la participación de Franklin Templeton, que alguna vez superó los u$s5 mil millones, se redujo a aproximadamente u$s250 millones, sin incluir las desinversiones en octubre o noviembre, según datos compilados por Bloomberg.

“La apuesta fue horrenda y, por un lado, se puede culpar a Franklin Templeton por hacerla porque apuestas similares en Argentina siempre terminaron en lágrimas”, dijo Diego Ferro, fundador de M2M Capital en Nueva York. “Al mismo tiempo, la gente en el gobierno decía todas las cosas correctas, era creíble en ese momento e hizo muchas promesas”, y agregó que “por supuesto, la retrospectiva es 20/20”.

Hasenstab no respondió a múltiples solicitudes en busca de comentarios, mientras que Stacey Coleman, portavoz de Franklin Templeton, con sede en San Mateo, California, se negó a comentar sobre las participaciones argentinas de la empresa o una estrategia de inversión más amplia.

Una inversión que salió mal

Hasenstab saltó a la fama hace más de una década después de apuestas masivas y exitosas en países en dificultades, como Irlanda y Hungría, que obtuvieron miles de millones en ganancias para los inversores.

Pero esa misma estrategia resultaría desastrosa en Argentina.

Acumuló bonos del país al comienzo del ascenso al poder del expresidente Mauricio Macri, apostando a que el país estaba preparado para liderar un repunte por políticas favorables al mercado.

Inicialmente, Hasenstab se mostró tan optimista sobre el cambio de rumbo de Argentina que, a mediados de 2016, el administrador de fondos decidió comprar alrededor de u$s5 mil millones en bonos en pesos de tasa fija, convencido de que la inflación se reduciría rápidamente a la mitad, según una persona familiarizada con el asunto. La apuesta fue tan grande que las autoridades argentinas al principio no creyeron que los enviados de Hasenstab hablaran en serio sobre la compra, dijo la persona, que pidió no ser identificada debido a conversaciones privadas.

Cuando Franklin Templeton compró las notas a finales de 2016, las compró casi a la par. En los últimos meses, a medida que continúa saliendo de lo que queda de la posición, algunos han cotizado por debajo de los 30 centavos, según muestran los datos de Bloomberg, mientras que el peso se ha debilitado más del 90% en el lapso.

La apuesta de Hasentab

La apuesta de Hasenstab dio un giro a principios de 2018 cuando la inflación persistente, la sequía y la guerra comercial mundial mermaron la confianza de los inversores, lo que provocó meses de volatilidad en el tipo de cambio y liquidaciones en los mercados que obligaron a Macri a volver al Fondo Monetario Internacional para negociar un rescate récord de u$s56.000 millones.

Para ese octubre, Hasenstab decidió viajar personalmente a Argentina, furioso porque el país había hecho un trato con el FMI, que creía que había sido el principal responsable de llevar a Ucrania, otra de sus apuestas descomunales, a una crisis de deuda años antes.

Administrador estrella. Lo es Michael Hasenstab, del grupo de fondos Templeton. En 2016 comenzó a comprar papeles argentinos.

Administrador estrella. Lo es Michael Hasenstab, del grupo de fondos Templeton. En 2016 comenzó a comprar papeles argentinos.

Al año siguiente, la sorprendente derrota de Macri en las elecciones primarias provocó una venta masiva que eliminó casi u$s2 mil millones de la participación de Franklin Templeton en un solo día. Días después, dejó de pagar la deuda local de la nación y restauró los controles de capital. Eso, junto con la decisión del país de reestructurar en última instancia sus bonos internacionales, atraparía a la empresa y a otros grandes acreedores, incluso cuando el gobierno ofreció recompras y canjes por bonos locales para ayudar a aliviar el dolor.

Hasenstab ha estado recortando su posición en Argentina desde 2020, según muestran los documentos, cuando Argentina estaba saliendo de su noveno incumplimiento.

Los esfuerzos del Gobierno de Alberto Fernández para reducir la inflación están lejos de haber tenido un buen desempeño ya que el IPC se acerca a los tres dígitos, las reservas internacionales de la nación se desploman cerca de un mínimo de seis años y los controles de capital draconianos continúan limitando la inversión internacional.

Ya no hay más oportunidades

Hasenstab fue un jugador tan importante que la retirada de la empresa puede complicar la capacidad de Argentina para refinanciar grandes vencimientos de deuda que vencen el próximo año, exprimiendo el pequeño mercado local del país.

“Estamos viendo un mercado local más saturado, con menos entradas de bonos en pesos”, dijo Carolina Gialdi, directora de ventas y negociación de mercados internacionales de Max Capital en Buenos Aires.

Incluso cuando se espera que los argentinos regresen a un régimen más favorable al mercado cuando se dirijan a las urnas en menos de un año, Franklin Templeton ha mostrado pocas señales de que esté dispuesto a darle al país una segunda oportunidad.

El mes pasado, Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia de la nación en un escalón a CCC-, citando la disminución de la capacidad de pago de la deuda del país.

“Una vez más, el país se encuentra en un lugar de crecimiento estancado y alta inflación”, dijo Jared Lou, gerente de cartera de deuda de mercados emergentes en William Blair Investment Management. “Aunque muchos esperan un cambio de régimen en las elecciones del próximo año, no está claro cuántos dólares quedarán en el banco central cuando asuma un nuevo gobierno, lo que genera nuevas preocupaciones sobre la capacidad de Argentina para pagar sus deudas”.



ambito