https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reclamo a Mayra Mendoza: “¿Cuándo vas a devolver la plata que te fugaste a Miami?”

 Los vecinos de Quilmes no le perdonan a la dirigente de La Cámpora el escándalo que estalló meses atrás, cuando se supo que casi todas las cooperativas contratadas por el municipio pertenecían a los mismos dos funcionarios, que fugaron el dinero a dos offshore.


Un vecino de Quilmes se cruzó con la intendente Mayra Mendoza en la calle, y aprovechó la oportunidad para recordarle el inconcluso caso judicial de la fuga de dinero del municipio de la dirigente kirchnerista a Miami, a través de numerosas cooperativas.

El caso explotó en los últimos días de abril de este año, cuando se conoció un aceitado circuito de flujo de dinero que, a través de cooperativas que pertenecen a funcionarios municipales, viajaba sin escalas de Quilmes a Miami.

Ante el cruce con el vecino, Mendoza apeló a una vieja estratagema kirchnerista: culpar a Clarín. En efecto, la jefa comunal de Quilmes aseguró que todo el dinero fugado es, en realidad, sólo una teoría del medio de comunicación de Héctor Magnetto. “Estás lleno de odio e influenciado por Clarín”, aseguró.

Para los vecinos de la localidad del sur bonaerense, las heridas aún continúan abiertas, y reclaman una investigación exhaustiva a la Justicia. Tanto el subsecretario de Hábitat de Quilmes, Sebastián Raspa, como su amigo Martín Bordalejo, fueron señalados como los protagonistas de una serie de extraños movimientos financieros.

Ambos, son presidente y secretario respectivamente de la Federación de Cooperativas de Trabajo 1ro. de Mayo Limitada. Raspa construyó un lujoso complejo de cabañas en la provincia de Córdoba, mientras que Bordalejo creó, en lo Estados Unidos, dos empresas bautizadas como “Raspa Investments” y “Borda Investments”.

Ambos ex funcionarios, junto a la intendente Mayra Mendoza, se vieron involucrados en la contratación de varias cooperativas locales por numerosos millones de pesos. En todos los casos, se trata de organizaciones pertenecientes a Raspa y a Bordalejo, afiliadas a la Federación 1ro. de Mayo. En efecto, la enorme mayoría de las cooperativas contratadas tienen el mismo correo electrónico, el mismo teléfono y las mismas direcciones.

Siempre, el mismo oscuro mecanismo: el municipio de Quilmes, con Mendoza a la cabeza, contratando, las cooperativas de Raspa y Bordalejo resultando adjudicadas, el estado pagando, y los fondos repartiéndose entre las cabañas en Córdoba y las empresas offshore. 




(www.REALPOLITIK.com.ar)