https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Pablo Moyano pone en jaque al gobierno

 El gremialista se reunió este lunes por la tarde con la ministra de Trabajo, Kelly Olmos. En el encuentro, realizó reclamos gremiales y exigió que se concrete de una vez el anuncio prometido por el gobierno para paliar la situación de los trabajadores, que parece haber sido borrado de la agenda oficial.


"Ojalá tengamos un anuncio para los trabajadores que la están pasando mal", insistió Moyano, quien le exigió a la ministra la aprobación de un bono o suma fija para todos los trabajadores y que el medio aguinaldo quede exceptuado de pagar el Impuesto a las Ganancias.

"Muchos gremios conseguimos un bono, pero muchos no llegan a la canasta básica”, aceptó el sindicalista.

En la reunión, comunicó, “se habló de exceptuar Ganancias del aguinaldo a fin de año y también aumentar asignaciones familiares. Se lo habíamos dicho al compañero Massa, para que más trabajadores reciban el beneficio por hijo".

También anotició a la salida que sus pedidos: "Están en estudio.” Y agregó que “la decisión final la tiene el presidente de la Nación".

Moyano comunicó también que en el encuentro “no se habló de una cifra para el bono o suma fija” que solicitó, y que es rechazado por el presidente Alberto Fernández y los otros miembros de la conducción de la CGT.

E inmediatamente impugnó el argumento sostenido por el resto de la conducción de la central obrera. "Las paritarias son libres, nada tiene que ver la suma fija con las paritarias", de modo tal que no habría razón para sostener que la suma fija "entorpece" el desarrollo de la discusión paritaria.

Respecto de su relación con los otros triunviros de la CGT, aseguró que: "Hay matices, pero estamos juntos en defensa del Gobierno nacional y tratando de conseguir objetivos para los trabajadores, hay buena predisposición del gobierno”.

Pero, aunque se esforzó en minimizar las diferencias en la CGT, la situación de virtual fractura entre el Frente Sindical para el modelo Nacional (FRESIMONA) –del que participa Moyano- y la conducción que encarnan los "gordos" e “independientes" resulta indisimulable.

Tan es así que la ministra de Trabajo no consiguió sentarlos a todos a la misma mesa. En la reunión de este lunes estuvieron presentes Moyano y otros gremialistas de su espacio, como Daniel Ricci (docentes universitarios de FEDUN), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Omar Plaini (Canillitas) y Cristian Jerónimo (Vidrio). Una semana atrás, Kelly Olmos había mantenido un encuentro con el resto de la cúpula de la CGT -Héctor Daer y Carlos Acuña-, quienes le acercaron una propuesta antagónica con la del moyanismo, que desechó el anuncio del “bono o suma fija”, privilegiando "las discusiones paritarias en cada actividad". También plantearon la necesidad de corregir los "desequilibrios entre los trabajadores en relación de dependencia; los informales y aquellos que están afuera de estos dos grupos sindicales".

Ahora Alberto deberá arbitrar y tomar una decisión. Sea cual fuere, buena parte de la CGT quedará disconforme. Por no mencionar a Cristina y al cristinismo, que no aceptan alternativas a la posición que Pablo Moyano sostuvo ante la ministra de Trabajo. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)