https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los emergentes en su mejor momento desde 2016

 

El Índice de Mercados Emergentes subió un 12% en el mes

Los principales bancos de inversión anticiparon que el dólar ya alcanzó su pico y empezará a debilitarse

Las acciones que cotizan en Bolsa, las divisas y los bonos de los países en desarrollo se encaminan a cerrar noviembre con las mayores alzas registradas desde marzo de 2016. Impulsados por los commodities y por las perspectivas a futuro tras los recientes movimientos de la Reserva Federal estadounidense (FED), los activos de los mercados emergentes superaron, en promedio, al índice S&P 500 en el mayor rango desde la crisis financiera global de 2008, según consignó la agencia Bloomberg.

En la mayor parte de los últimos catorce años, los activos en los países de menos ingresos marcaron rendimientos más bajos que sus contrapartes estadounidenses debido a que, junto con la fortaleza del dólar, los estímulos monetarios de la Fed fluyeron, en gran medida, a los mercados de Wall Street. Esta narrativa, sin embargo, comenzó a cambiar este mes.

Los principales bancos de inversión, incluidos Morgan Stanley y JP Morgan, anticiparon que el dólar alcanzó su pico y que comenzará a debilitarse durante el año próximo, beneficiando a los mercados emergentes en el proceso y brindando aire para la recuperación de monedas como el yen y el euro.

Dólar debitado

Del mismo modo, un dólar más débil ayudará a reducir la inflación, aliviará el costo de la importación de alimentos en los países de menores ingresos y reducirá los problemas de deuda en los países con tenencias en dicha moneda.

«Vemos espacio para una recuperación en los mercados emergentes», afirmaron desde Morgan Stanley en un documento de perspectivas de estrategia para 2023 y agregaron: «Primero esperamos ver un debilitamiento en las condiciones del dólar, lo cual siempre es un punto de partida que ayuda».

Crecimiento global Asimismo, Morgan Stanley proyectó que «el crecimiento global se recuperará desde su punto más bajo en el primer trimestre hasta fin de año y será liderado por las economías emergentes».

El Índice de Mercados Emergentes MSCI, que sigue la evolución de veinticuatro países emergentes con 1.386 componentes, subió un 12% en el mes, representando el mayor avance desde marzo de 2016, lo cual duplica el ritmo de crecimiento en su contraparte europea y quintuplica las ganancias del S&P 500. En tanto que la relación entre los activos emergentes y los estadounidenses saltó al 9,5% durante este mes, el rango más alto desde mayo de 2009.

Nuevos liderazgos

«Los nuevos ciclos traen nuevos liderazgos y, luego del mayor período bajista para el mercado emergente, observamos una fuerte recuperación en los precios para 2023», proyectaron desde la entidad. Del mismo modo, las divisas emergentes se valorizaron un 3,1%, mostrando su mejor desempeño desde marzo de 2016.

Otro motivo de las alzas es la política monetaria impulsada por los bancos centrales de esos países.

Diversos naciones emergentes, como Brasil y Hungría, subieron sus tasas de interés de forma proactiva (antes que en los países centrales), provocando que los intereses reales retornen porcentajes superiores a los de los países desarrollados, si se los mide de forma acumulativa, favoreciendo así las actividades del llamado «carry trade» en estos mercados.

Por último, los bonos emergentes también tuvieron en noviembre un mejor rendimiento que los estadounidenses, con subas que no se registraban desde 2016 y revirtiendo un año que perfilaba grandes pérdidas para los bonos denominados en dólares y en moneda local.

Un dólar más débil reducirá los problemas de deuda en los países con tenencias en esa moneda

Fuente: BAE