https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las internas siguen en el centro de la política: fuertes capítulos del oficialismo y agenda intensa de la oposición

 El fin de semana estuvo marcado por nuevos y fuertes capítulos en la disputa del oficialismo. Y los próximos días incluyen reuniones de urgencia en Juntos por el Cambio para tratar de aquietar sus propias aguas. Las internas se mantienen así en el centro de la política, como principal muestra de la aceleración de los tiempos electorales.

Por ahora, el Frente de Todos sigue sin unificar posiciones sobre un tema que fue instalado públicamente desde sus filas, aunque con pocas chances en Diputados: el intento de anular las PASO. Alberto Fernández rechaza la idea como parte de la pulseada con el kirchnerismo, aunque el mayor impulso a esta movida fue dado por gobernadores e intendentes del peronismo, muchos de los cuales eran considerados como principales aliados por el Presidente y su círculo.

Cristina Fernández de Kirchner dio aval a la jugada, pero no se ha comprometido abiertamente. Hizo sí un gesto significativo para mantenerse en el centro de decisiones del oficialismo. Alberto Fernández dice formalmente que el tema no está en la órbita del Ejecutivo sino del Congreso. Y busca instalar allí otro debate. Pidió que se tratado sin más demoras el proyecto de impuesto a la “renta inesperada”.

CFK reapareció en un acto a dos meses del ataque que sufrió en Recoleta. El encuentro, organizado por la UOM y con clara presencia bonaerense, dejó como principal mensaje su decisión de resolver personalmente la estrategia para el 2023, como lo hizo en el 2019, pero sin definir si será o no candidata.

“Voy a hacer lo que tenga que hacer para que el pueblo recupere la alegría”, dijo. La frase expresó además una nueva toma de distancia respecto de la gestión presidencial. Fue medida en el respaldo a Sergio Massa. Lo apoyó en el intento de administrar una etapa de crisis, pero reivindicó su modelo de “redistribución” y reclamó que se formalice un bono para atender el deterioro de ingresos que produce la inflación.

Más directo en el mensaje fue un día después, el sábado, Máximo Kirchner. Encabezó en Mar del Plata un acto del PJ bonaerense y desde allí criticó con dureza al Presidente por intentar una “aventura personal” después de llegar al gobierno sobre la base del armado del Frente de Todos.

Alberto Fernández le respondió el domingo en una entrevista radial. “Cuando un compañero critica a otro compañero deja de ser peronista”, afirmó. Volvió a señalar al Congreso como ámbito para discutir las PASO. Y reabrió la pelea con el kirchnerismo, algo que la Vicepresidente había evitado para marcar distancia y mantenerlo en lugar secundario, al punto de no mencionarlo en su discurso.

La nueva escalada de tensión en el oficialismo corrió del centro de atención a las duras disputas en JxC. Sin embargo, sigue la tensión y esta semana el principal espacio de oposición realizaría al menos dos encuentros para tratar de serenar los ánimos.

El PRO se reuniría mañana para buscar descomprimir la situación creada por el enfrentamiento entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, que alcanzó un punto máximo con la filtración del video que muestra un muy fuerte cruce de la titular partidaria con Felipe Miguel, funcionario clave del jefe de gobierno porteño.

El encuentro es promovido por Mauricio Macri, pero ninguno de los posibles candidatos quiere quedar relegado por el liderazgo del ex presidente. Al contrario, parecen dispuestos a darle batalla si finalmente compite por la candidatura del 2023.

También está encaminada una reunión de la mesa nacional de JxC, después de más de dos meses. Todo indica que sería virtual y no presencial, debido a los “compromisos” de sus principales integrantes en el interior. Participarán Bullrich (PRO), Gerardo Morales (UCR), Maximiliano Ferraro (CC) y Miguel Angel Pichetto (Republicano Federal), además de jefes de bloque y posiblemente, Macri.