https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La legalización de la prostitución en Argentina: el mundo de las zonas rojas

 Las zonas rojas se han vuelto todo un problema en Argentina, como consecuencia de sus ubicaciones poco favorables, sean para las familias, o bien para los trabajadores mismos.

Los casos son similares en cualquier rincón del país, con vecinos pidiendo que no haya contaminación por parte de los colectivos trans. O bien los mismos estiman que deberían trabajar con "libertad". ¿Quién tiene razón?

Plaza Constitución, capital nacional de la prostitución a cielo abierto

Plaza Constitución es un punto estratégico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Miles de trabajadores por día llegan a dicho centro de trasbordo en tren o en colectivo desde el sur del Conurbano bonaerense para ir a sus empleos en Capital.

Cientos de vendedores ambulantes ofrecen desde café, facturas y tortas fritas hasta camisetas de fútbol, zapatillas y cargadores para el celular.

Bajo el cielo de Constitución (CABA), hay lugar para los que viven de la mendicidad, para los que viven de lo ajeno (se imponen el robo modalidad piraña y los arrebatos en las paradas de colectivos).

En la zona se registra un elevado número número de marginales consumiendo pasta base a toda hora (en Constitución se consigue muy fácilmente) que comparten la calle con las prostitutas y travestidos que paran en la puerta de los albergues transitorios.

Pese a todo, Constitución es un barrio porteño como cualquier otro. Según estimaciones oficiales, viven allí unas 40 mil personas, que intentan hacer una vida normal, pero deben convivir con la marginalidad.

El sórdido lumpenaje (patrón del barrio) se mueve bajo la "atenta" mirada de la Policía de la Ciudad. NOVA caminó por esos arrabales para conocerlos en detalle.

Salta, Constitución, Santiago del Estero y Pavón

Esta manzana es el "triángulo de las Bermudas" del barrio. A pocos pasos de Plaza Constitución (CABA), buena parte del trabajo sexual se concentra en ese espacio, sobre todo en la esquina de Pavón y Salta.

Allí funciona un albergue transitorio porteño (Salta al 1400, cuya playa de estacionamiento funcionaría para servicios rápidos).

Doblando por Constitución hasta Solís (CABA) se observan al menos dos mujeres por cuadra, esperando clientes.

En Luis Sáenz Peña al 1400 hay otro albergue transitorio poteño que recibe a las improvisadas parejas formadas por los clientes y las trabajadoras sexuales. Aquí se observan argentinas y paraguayas prestando servicio.

Mirando por Cochabamba 1243 (CABA) la postal distintiva del barrio: prostitutas en la puerta del albergue transitorio, a la espera de clientes.

La escena tiene lugar a escasos metros del acceso de proveedores de Canal 13.

En esta calle predominan las mujeres de nacionalidad dominicana, que al igual que sus colegas argentinas, trabajan las 24 horas.

Calle Pavón

Su nombre remite a una importante batalla de la historia argentina. Hoy la calle Pavón (CABA) es escenario de otras batallas, sin brillo y sin épica.

Hoy la pelea es entre dos travestidos que pugnan por la mejor ubicación de cara al hotel de Pavón al 1500, CABA.

Una cuadra más atrás (Pavón al 1700 en CABA) está el hotel Origen, a metros de la Subsecretaría de Fortalecimiento Familiar y Cominitario, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Al 1500 de Pavón (CABA) está la Plaza Juan de Garay, que en horas de la noche es escenario para encuentros amatorios a bordo de los vehículos de los clientes.

Al 1300 de Pavón (CABA) está la cabecera de la Empresa San Vicente, que explota las líneas de colectivos 51 y 74, entre otras. En esta cuadra no se registra oferta de sexo.

Calle Santiago del Estero

Santiago del Estero entre Cochabamba y Brasil (CABA) es un recorrido de 300 metros en los que la oferta de sexo no tiene nada que envidiarle a la calle Pavón.

En Santiago del Estero al 1400 (CABA) está el hotel Biarritz, frecuentado por prostitutas y travestis que paran en las inmediaciones.

En la misma cuadra funciona un lugar de encuentro para dominicanos. De tanto en tanto se produce alguna reyerta entre parroquianos del lugar.

Al llegar a Santiago del Estero al 1600 (CABA) doblamos a la izquierda, para recorrer el pasaje Ciudadela.

Lo atravesamos rápidamente, advertidos por gente del barrio sobre los hechos de inseguridad que suelen ocurrir en ese lugar.

Saliendo de Ciudadela llegamos a Salta al 1600 (CABA), donde encontramos la fugurita repetida: un telo y la señorita (que no es Penélope ni está tejiendo) esperando a su galán de ocasión.

Yendo por Salta al sur, cruzamos avenida Brasil y seguimos hasta la esquina de O'Brien (CABA).

Esta calle supo ser recorrida por kiosqueros porteños en busca de mercadería, o por los clientes de los bodegones económicos que todavía están abiertos. Ahí también hay un pequeño hotel alojamiento y la infaltable trabajadora sexual en la puerta.

En honor a la verdad hay que señalar un detalle: a media cuadra está el famoso boliche porteño bailable Radio Studio Dance, muy concurrido por la comunidad paraguaya residente en Buenos Aires. Los fines de semana algunas parejas (o algún "levante" de ocasión) eligen terminar la noche de farra en este albergue transitorio.

Juan de Garay

Esta importante arteria del barrio de Constitución (CABA) es un punto caliente.

Dado que es una avenida de doble mano, es transitada a diario por gente que va o vuelve de Plaza Constitución (CABA), lo cuál la convierte en objetivo para motochorros al acecho de más de un transeúnte desprevenido.

Por otra parte, los baños de la estación de servicio de Santiago del Estero y Garay (CABA) es usado por los indigentes del barrio para higienizarse.

Pero lo que es menester de este informe está concentrado en el tramo de Garay que va desde Santiago del Estero hasta Salta (CABA).

En la cuadra hay prostitución callejera, pero sin dudas la vedette es el cine porno de Garay 1272, Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes anónimas contaron a NOVA que en al lugar concurren trans y crossdresser que ejercerían la prostitución.

El caso de "La viuda negra" en San Isidro

Tienen las imágenes de las cámaras de seguridad donde se la ve llegar y huir, el perfil de Tinder con el que captó a la víctima y las charlas de WhatsApp donde se pactó el encuentro.

Sin embargo, el hallazgo de los audios de "La viuda negra", que atacó a un hombre de 63 años en su casa de San Isidro (Buenos Aires) junto a dos cómplices para golpearlo con brutalidad y robarle, son un material que atesoran los investigadores abocados a la captura de la ladrona que se hace llamar "Valentina".

Se trata de los mensajes de voz que la viuda negra le mandó a Pablo, su víctima, mientras pactaban el encuentro del 9 de septiembre pasado que terminaría siendo una trampa para el hombre.

Tras el match en Tinder, pasaron a WhatsApp donde ambos coincidieron en juntarse para compartir unas bebidas, comer algo y mirar una película.

"Yo acá tuve que salir a hacer unas compras, a comprar unas cosas para la oficina, así que nada, tranqui. Yo un día también medio agotadito, pero son días, ¿viste? Y hay que trabajar, otra no queda. Así que, cuando puedas hablame y nos organizamos mejor para mañana: quedamos la hora, quedamos todo y ya arreglamos mejor. Un beso, qué andes bien", le decía la mujer que se había vendido de 21 años, como estudiante universitaria de Contablidad en la UBA, que vivía en Palermo (CABA) y trabajaba para sus padres.

Eso fue un día antes del encuentro. No sería el único audio. "Y, a mí me encanta que me cocinen. La verdad, me encantan las comidas caseras, esas cosas: las pastas, las carnes, me encantan. Si tenés ganas de cocinarme, la verdad me encantaría y sería un placer", lo engatusaba la mujer que lo que menos pensaba era en comer en la casa de Pablo.

Así que el viernes 9 de septiembre pasado, "La viuda negra" llegó al departamento de Pablo y sostuvo la fachada hasta que la víctima cayó profundamente dormido.

Pero no se despertó al día siguiente, como suele suceder en este tipo de relatos.

Recobró la conciencia algunos minutos después con dos hombres que lo golpeaban ferozmente pidiéndole dólares.

Recién ahí descubrió que no había una chica de 21 años interesada en él, que "Valentina" no era ella y que estaba siendo víctima de un robo.

Pablo fue encontrado al día siguiente por su hijo e internado en el Hospital Central de San Isidro por los golpes que recibió.

Así comenzó una causa que está en plena investigación y tiene como objetivo determinar quién es realmente la misteriosa mujer de Tinder, quiénes son sus cómplices y cómo actúa lo que, para la Justicia, es una organización criminal.

También quieren saber si las fotos son realmente de ella o si fueron robadas a una mujer sin relación con el hecho. Es que la víctima, por la cantidad de droga que le dieron, no recuerda si es la misma mujer que recibió en el departamento.

El expediente que se formó recayó en el fiscal Gastón Garbus que solicitó cámaras de seguridad de la zona, testimonios de distintas personas y un relevamiento del perfil de Tinder y WhatsApp de "Valentina".

Con las imágenes de las cámaras de la zona, a las que accedió la prensa y que tienen sus horarios desfasados, el fiscal descubrió cómo llegaron los dos cómplices al edificio donde estaban Pablo y Valentina, luego de (lo que sospechan) haber recibido la señal por parte de "La viuda negra": la víctima estaba drogada.

Adentro del departamento, todo fue violencia. Los ladrones revolvieron la casa y, como no encontraron dólares, decidieron despertar a la víctima a los golpes.

"Recuerdo que me pegaban y veía que la chica estaba en el palier con la puerta entreabierta como haciendo de campana", completó Pablo.

En las siguientes imágenes, ya luego de haber golpeado y robado a Pablo, se ve tanto a la viuda negra como a sus cómplices escapando.

Lo hacen con dos mochilas cargadas con lo que se robaron. Ella llevaba una rosa, y uno de los hombres, otra azul. Los están buscando.

La nueva Zona Roja de "La Feliz"

Entró en vigencia una nueva Ordenanza Municipal en Mar del Plata que establece que todos las trabajadores sexuales deben dejar las zonas en donde venían trabajando para trasladarse a 10 kilómetros del centro de la ciudad, en caso de no cumplirla, podría haber multas de entre 100 mil y 900 mil pesos y arrestos de entre 5 a 30 días.

"La nueva zona roja" es un tramo de 200 metros de la avenida 10 de Febrero, al sudoeste de la ciudad balnearia. Entre dos cementerios, el Parque y Colinas de Paz.

Según la Ordenanza, el horario estipulado para el trabajo sexual es de 22 a 6: "Nadie va a ir. Ahora, a las 16 del sábado estaban limpiando con tractores, sacando la mugre porque hasta hoy eso era un basurero. Los taxis no llegan hasta ahí, y si llegan te cobran 2 mil pesos ida y 2 mil pesos de vuelta. Los colectivos funcionan hasta las 21. Es imposible que las trabajadoras sexuales de Mar del Plata vayan a trabajar ahí", afirmó Preta Naomi Trigoso, trans, migrante y peruana.

Hace 20 años que vive en Mar del Plata y que ejerce el trabajo sexual: "Cuando no había leyes ni nada, yo las pasé todas, vine en una época muy dura y no puedo creer lo que puede significar este retroceso para nosotras. Se ha peleado mucho para que las calles sean libres".

Preta trabaja en Luro (Mar del Plata), una de las 4 zonas rojas que tiene la ciudad, las otras son: Ruta 88, la Vieja Terminal y La Perla.

También es parte de la Red Transmigrante de Trabajadoras Sexuales, asegura que donde ella va a trabajar todas las noches, hay aproximadamente 40 trabajadoras migrantes: "El viernes a la noche salieron todas a trabajar como locas porque no se sabía qué iba a pasar el sábado", señaló Preta a horas de caminar hacia la esquina en donde trabaja todas las noches.

El centro de la Ordenanza marplatense

El decreto reglamentario dice que "la decisión de que la oferta y demanda de sexo en la vía pública sólo podrá llevarse a cabo en los lugares y horarios específicamente habilitados por el Departamento Ejecutivo Municipal, complementada por el presente decreto, constituye una reparación histórica para miles de vecinos que sufren las consecuencias del ejercicio de la oferta y demanda de sexo frente a sus viviendas familiares".

"Después del DNU de Mauricio Macri que dice que las personas que tienen causas no pueden hacerse el DNI, muchas trabajadoras sexuales se quedaron sin acceso a las ayudas sociales, sobre todo durante la pandemia. Los primeros días nadie salió, pero después el hambre te hace que salgas", expresó Preta que recuerda la pandemia como uno de los momentos más duros que tuvieron que vivir.

"Y ahora que volvimos a la normalidad, tenemos que enfrentar esto", resaltó.

Aunque las contravenciones están derogadas desde 2007, la relación entre la policía y las trabajadoras sexuales sigue siendo ríspida: "Ahora mismo, en las zonas donde trabajamos está lleno de patrulleros que no nos dejan trabajar, la violencia institucional siempre está. A las trabajadoras sexuales las siguen deteniendo arbitrariamente de manera sistemática".

Explica Preta que trabaja todos los días de 10 de la noche a 5 de la mañana y es referente en la zona marplatense de Luro, habla con la policía y no duda en plantarse cuando ve algo raro.

"O que le están pidiendo coimas a una compañera o que la levantan injustamente. Tal vez la llevan a la comisaría a las 22 y la sueltan a las 5, esa compañera esa noche se quedó sin trabajar y seguramente no tenga la posibilidad de llevar un plato de comida a su casa", expresó.

Ante todo lo referido, es propicio dejar en claro que la prostitución, ya sea en CABA o Mar del Plata, las realidades son símiles.

Investigación:

Gustavo Zandonadi

Ulises Catriel Cuenca



agencia nova