https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA CITY

 

La City


Ariel Cohen

Ariel Cohen

Editor de Finanzas y Mercados

LA CITY | Vermú con papas fritas, dólar, inflación, deuda y good show

LA CITY | Vermú con papas fritas, dólar, inflación, deuda y good show

Hola. Soy Ariel Cohen, editor de Finanzas y Mercados de El Cronista. Gracias por acompañarnos en La City #49, nuestro newsletter semanal.

Una combinación inoportuna toca a la puerta: con una inflación irredenta, resurge la interna oficialDistintos proyectos económicos en el oficialismo salen a la luz a la par con el repunte del dólar. Se vuelve el foco sobre las dificultades de financiamiento del Tesoro. El contexto global, se vuelve cada vez más determinante

Sobre estos temas te traemos algunas miradas esta semana, mientras se corre el telón del Mundial de Qatar. Una oportunidad -para bien o para mal- de distraernos un rato y atarnos a la pasión. Por la celeste y blanca, o por la que toque alentar. Nuestro consejo, tratar de disfrutarla, sin descuidar las cuentas ni distraerse de lo esencial. Como decía Tato Bores: Vermuth con papas fritas, y good show!! 

----------o----------

CONTEXTO

Una oportunidad económica en medio de la incertidumbre Política

Por Ariel Cohen

El dato de inflación de octubre de 6,3% revelado esta semana confirmó la instalación del régimen de alta inflación, un escalón preocupante, por la resistencia a bajar que parecen ofrecer los precios. 

Esta semana, Marina Dal Poggeto advirtió que la "estabilización" en un promedio de 6,5% en los últimos meses puso todas las variables de la economía a converger con esa cadencia, en modo no homogéneo: salarios, precios, dólar.

La estrategia del Gobierno de tapar agujeros del bote con medidas paliativas mostró un importante consenso de la política y de los actores económicos

La iniciativa y la capacidad dentro del Gobierno para ejecutarlas se celebra tras años en donde las dificultades internas de la coalición cerraron filas con un contexto global adverso y desafiante.

Pero surgen datos de que los efectos de la contundencia de las medidas de emergencia pueden haberse diluido ya. Se ve en las menguadas reservas, en el repunte del dólar, la persistencia inflacionaria. 

Afortunadamente, la luz en el túnel que los mercados internacionales creen ver en el aflojamiento de la inflación norteamericana y en un consecuente relax futuro de las tasas de la Fed, tuvieron eco en la recuperación de los bonos de esta semana. La menor chance de una fuerte recesión se expresa en mayores flujos a los emergentes. Algo hacia nuestro país.

El desconcierto en el propio Gobierno, como lo dejó traslucir hace unos días el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein -a propósito, hoy surgieron versiones de su renuncia, rápidamente desmentidas-, o los u$s 5000 millones del meneado swap de monedas con China como tabla de salvación para las reservas, o los discursos de la Vicepresidenta en contra de la política oficial (se aguarda para las próximas horas su discurso en el acto del Día de la Militancia) revelan escasa capacidad de maniobra.

Mientras avanza el desafiante proceso político hacia las presidenciales de 2023, los sondeos de opinión pública revelan hartazgo social ante la falta de soluciones. Lo dijo Mariel Fornoni en el evento de El Cronista Apertura de esta semana, al referirse a las opciones que ve sobre la mesa.

No hay liderazgos blindados, sí demandas insatisfechas y búsquedas de opciones nuevas. Principalmente entre jóvenes base de sustentación años atrás del Frente de Todos.

Hay una oportunidad que los analistas políticos ven en esa demanda. Aún puede saciarla este Gobierno, y es la de introducir reformas, tal vez radicales, en la economía. Quienes quieran sintonizar con esos anhelos deben escucharlo, ya que es transversal a los partidos y edades. 

Es una chance grande para el oficialismo o las opciones peronistas para hacerse con reformas económicas que impliquen administrar costos para evitar mayor caída de ingresos, más generaciones de pobres y, por supuesto, dar vía libre al crecimiento.

La oposición lo sabe. Necesita que transcurran los tiempos electorales. O una profundización de la crisis. Lo cierto es que una economía en crisis no envejecerá bien.

----------o----------

MARKET MAKER

Una guía para ganar con los bonos argentinos  

Por Julián Yosovitch

Daría la sensación que a los bonos argentinos les importan más las variables macroeconómicas norteamericanas que las argentinas.

El universo de deuda en dólares global está operando cada vez con mayor correlación en base a lo que viene ocurriendo con las tasas de los bonos del Tesoro americano.

En ese mismo sentido, los bonos argentinos han operado con una correlación aún más alta (y con más volatilidad) a la dinámica de la deuda global.

Lo que viene ocurriendo en las últimas semanas es que los datos de inflación en los EE.UU. están siendo alentadores, lo cual abre el espacio para que el mercado especule con una Fed menos agresiva hacia adelante.

Ante tal expectativa, los bonos del tesoro americano se desplazaron a la baja ya que el mercado le pide menos tasa a los bonos gracias a la menos inflación y a que se espera que la Fed sea menos hawkish.

Si los rendimientos de los bonos del Tesoro americano caen implica que los precios de estos están subiendo. Por lo tanto, por contagio, los distintos tipos de deuda global tienden a subir también.

Allí, la deuda argentina se acopla a la dinámica global y se desentiende de los malos datos económicos locales.

Mientras la tasa americana paso de niveles de 4,4% hasta los 3,8%, los bonos argentinos subieron cerca del 30% en los últimos días.

El Banco Central continúa con ventas de gran cuantía en el mercado de cambios, por más de u$s 900 millones en lo que va de noviembre, que se encamina para terminar como uno de los dos meses de mayores ventas en el MULC de esta Administración.

Tomando un plazo más amplio, desde el fin del dólar "soja" las ventas acumuladas llegan a u$s 1464 millones.

Es decir, en un mes y medio ya se vendió (a un TC promedio de $ 155,1) el 28% de los u$s 5019 millones comprados (a $ 200) bajo este esquema.

Aun así, la deuda sube y hace caso omiso a tal escenario negativo.

Claramente, los factores globales están pesando aún más sobre los bonos argentinos que la propia macro local. Según un estudio de Portfolio Personal Inversiones (PPI), casi el 80% de los movimientos de los bonos argentinos depende de factores externos.

Podría darse también que el mercado de bonos estaría viendo algo que no aparece en la superficie, es decir, alguna expectativa económica o política.

O bien esa expectativa (por ahora invisible) aparece y las variables macro locales comienzan a mejorar, o bien, los bonos argentinos empiezan a quedar caros respecto del deterioro financiero y de reservas actual. El tiempo lo dirá.

----------o----------

PROSPECTIVA

Techo de la deuda: ¿Se viene el shutdown? 

Por Martín Burbridge

Para los mercados financieros, el resultado final de las elecciones de los EE.UU., que esta semana terminó de conocerse con el dominio demócrata en el Senado y republicano en la Cámara de Representantes, es decisivo para las políticas económicas y monetarias de los próximos dos años.

Resuelto el intríngulis electoral, el aspecto que preocupa sobremanera a todos es el techo de la deuda soberana estadounidense. Es un dolor de cabeza desde que Barack Obama tuvo que enfrentar la primera rebelión fiscal de los congresistas del Partido Republicano, quienes en 2011 le negaron la autorización para acrecentar este nivel máximo de endeudamiento.

Nancy Pelosi se despidió hoy de su rol como speaker de la Cámara baja, y se abren las incógnitas. 

Es que el permiso para elevar el techo de la deuda es potestad del Congreso (hoy se encuentra en u$s 31,4 billones). Pero si los legisladores no dan su autorización, el Departamento del Tesoro no puede seguir emitiendo bonos para venderlos en el mercado. Y, de esta manera, el gobierno se queda sin fondos para financiar la totalidad de su gasto o programas específicos, teniendo que aplicar recortes de manera inmediata.

INVERSORES EN ALERTA

Con la victoria de los republicanos en la Cámara de Representantes  se pone sobre la mesa la cuestión más que candente del techo de la deuda.

Es que la experiencia indica que los legisladores republicanos van a abalanzarse sobre la posibilidad de provocar una parálisis del gobierno de Biden en caso de negarle un aumento al máximo nivel de endeudamiento.

Esto implicaría el cierre de varias oficinas públicas (lo que se conoce como "shutdown") por falta de presupuesto.

Esta situación ya se vivió durante la primera presidencia de Obama, cuando el techo era de u$s 14,3 billones, menos de la mitad del máximo actual. E incluso costó que las principales calificadoras de riesgo, Moody's y Standard & Poor's, rebajaran por primera vez en la historia la calificación libre de riesgo (AAA) de los bonos del Tesoro.

¿Se volverá a repetir la historia? La mala noticia para Biden es que, del lado de enfrente, estará Trump y los legisladores más extremistas que responden a su particular visión de la política doméstica, por lo que es una gran tentación negar ese permiso y poner en aprietos una vez más al gobierno.

Porque el objetivo es recuperar la presidencia para las próximas elecciones de 2024, y la palanca del endeudamiento es una poderosa herramienta para lanzar políticas públicas y captar más votos por parte del actual gobierno. Quitarle ese recurso parecería ser una de las prioridades de los republicanos.