https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La carga de CFK por el ataque en su contra complica más el frente judicial y agrava la pelea con la oposición

 Cristina Fernández de Kirchner concretó la decisión de recusar a la jueza María Eugenia Capuchetti, que tiene a cargo la causa por el atentado que sufrió la Vicepresidente a principios de septiembre. Para hacerlo, difundió un video con una grave descalificación de la magistrada y fuerte acusación al diputado Gerardo Milman (PRO). De ese modo, amplificó las tensiones en el frente judicial y agravó la disputa con la oposición.

La ex presidente y el kirchnerismo duro ya habían dejado trascender sus cuestionamientos al accionar de la jueza. Sostienen que se ha limitado al grupo que actuó en el ataque. Están procesados los “copitos” Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolás Carrizo, pero para el círculo más cercano a CFK, detrás de ellos existiría una organización que financió y dirigió al grupo.

Eso no aparece hasta ahora en le expediente judicial. Y la ex presidente decidió ir a la carga con acusaciones directas a Milman, que la oposición califica como “delirantes” y parte de una jugada para correr el eje de la agenda política.

La recusación, de hecho, demoraría los pasos que tendría prevista la jueza. Había trascendido que tenía decidido elevar ya la causa a la instancia del tribunal oral.

En materia política, la acusación de CFK provocó el rechazo opositor. La primera en hacerlo fue Patricia Bullrich, titular del PRO, que sigue contando con Milman como hombre de mayor confianza, tal como ocurría en su etapa de ministra de Seguridad. Después hubo un pronunciamiento de repudio del bloque de diputados del PRO y también de la bancada radical. Finalmente, fue difundida una declaración de la mesa de Juntos por el Cambio.

La relación con la principal fuerza opositora ya venía creciendo en tensión por las designaciones en el Consejo de la Magistratura, luego de que la Corte Suprema invalidara la designación del kirchnerista Martin Doñate y avalara la postulación de Luis Juez en representación de la segunda minoría del Senado.

Se proyecta ahora un nuevo horizonte de batalla, porque Cristina Kirchner insistiría con el mismo criterio de la división armada en el bloque oficialista y volvería a designar a Doñate para la próxima renovación de representantes de los legisladores en el Consejo de la Magistratura.

En ese caso, el senador Luis Juez y su suplente, Humberto Schiavoni -titular del bloque del PRO- volverían a recurrir a la Corte con su reclamo.