https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Crisis sin salida: por primera vez en la historia, el país va a pagar más en intereses de la deuda que en jubilaciones

 A pesar de que Alberto Fernández había prometido en campaña “dejar de pagar las Leliq” para subir las jubilaciones, la promesa no solo no se cumplió sino que por primera vez el BCRA pagará más en intereses que en el sistema previsional para el mes de noviembre.

Los memoriosos recordarán un spot de campaña que publicó Alberto Fernández en julio del 2019, donde prometía que dejaría de pagar los intereses de la deuda para en su lugar priorizar el aumento y el pago de jubilaciones y pensiones.

Es de público conocimiento que el pago de las jubilaciones no fue aumentado, de hecho, cayó en los últimos tres años como no lo hacía en décadas. Pero lo que los medios intentan ocultar es que la otra parte de la promesa de Alberto Fernández también se cae a pedazos.

No solo no dejó de pagar intereses de la deuda, si no que su Gobierno tomó tanta más deuda que los pagos de las tasas de interés ya superan todo el gasto en previsión social. Solamente en noviembre el Sector Público Nacional (SPN) destinó un monto de 510 mil millones de pesos para el pago de jubilaciones y pensiones no contributivas, mientras que en el mismo período, el Banco Central emitió 540 mil millones de pesos para pagar los intereses de los pasivos remunerados.

La cantidad de emisión monetaria que el BCRA debe permitir para pagar los intereses de su deuda es tan grande, que por estos conceptos la base monetaria tarda menos de seis meses para duplicarse sistemáticamente. La bola de nieve de los pasivos remunerados cobra vida propia, y se hace independiente incluso de las necesidades de financiamiento del Tesoro nacional.

En otras palabras, aunque el gasto del Sector Público Nacional (SPN) se redujera a cero, solamente para pagar los intereses de la deuda que tiene contraído el Gobierno nacional debe emitir dos bases monetarias nuevas enteras para pagar estos gastos financieros.

El stock de deuda del Banco Central ya representa un monto equivalente al 10 por ciento del PBI, y solamente la factura por intereses de deuda acumulada de 12 meses superó el seis por ciento del PBI a un año vista en septiembre, el llamado “déficit cuasifiscal” del país.

Asimismo, el gasto social en el pago de jubilaciones y pensiones a nivel federal alcanzó el 7,78 por ciento del PBI en septiembre en el acumulado de 12 meses. La cifra es peligrosamente cercana al déficit cuasifiscal, lo que permite dar cuenta de la verdadera bomba financiera del BCRA y el peligro inflacionario que conlleva.

El equipo de Sergio Massa anunció el cese del uso de “adelantos transitorios” del Central hasta fin de año, lo que significa que el Tesoro deja de pedir asistencia monetaria directa para financiar sus desequilibrios de base caja. Sin embargo, esta no es la única fuente para financiar al fisco, y no se tomó ningún tipo de medida en relación al déficit cuasifiscal.

La titánica factura de intereses del BCRA supera a la totalidad del déficit primario, e incluso a la totalidad del desequilibrio financiero del Gobierno federal contabilizado el pago de intereses de deuda. No se observaba un déficit cuasifiscal tan drástico desde el año 1989, momento en el cual Argentina sufrió la peor hiperinflación de su historia.





agencia nova