https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Conmoción en Argentina por la repentina muerte de niño que protagonizó campaña de vacunación

 Fuente: Vision Times en español

Una tragedia evidenció las falencias en el sistema de atención de salud pública en Argentina y marcó una triste paradoja. Un niño de 4 años, que había participado en la publicidad de una campaña de vacunación del Ministerio de Salud de la Nación murió en San Miguel -provincia de Buenos Aires- después de que en el hospital donde se atendió se equivocaran en el diagnóstico durante dos días seguidos.

Santino Godoy Blanco falleció la noche del jueves 3 de noviembre en el Hospital Larcade de San Miguel, después de que su madre lo llevara allí en tres oportunidades en las que recibió diagnósticos diferentes uno del otro, reportó el medio argentino Infobae.

El suceso conmocionó tanto a la localidad de San Miguel, como a toda la Argentina.

Según relató su madre, hacía una semana que Santino no se sentía bien y tenía mucha fiebre. Sin embargo, desde el centro de salud lo enviaron de vuelta a su casa en reiteradas oportunidades. Finalmente, la autopsia reveló que el niño murió por neumonía bilateral, aunque previamente le habían diagnosticado gastroenterocolitis y laringitis.

“Lo llevé el 2 de noviembre de la madrugada porque tenia fiebre. Le dí ibuporofeno y no bajaba. Lo atendió una enfermera, quería que lo viera una pediatra”, relató Agustina Blanco, madre del pequeño, en diálogo con Eduardo Feinmann en “Alguien tiene que decirlo” por Radio Mitre.

Blanco señaló que “pasaron dos horas para que bajara la fiebre” y entonces “una doctora dijo que era un cuadro viral. Volvimos a casa y empezó a vomitar”.

“No hacía pis y lo sabían todos. Tenía una infección urinaria”, sostuvo la mujer y amplió: “Pedí un análisis de sangre y me dijeron que no, que era un cuadro viral. Santi siguió mal todo el jueves. Siguió vomitando, estando débil y no comía”.

Una vez más, como Santino no mejoraba, regresaron al centro de salud, ya por tercera y última vez.

Allí, la pediatra que lo atendió descartó una meningitis y decidió auscultarlo. Fue entonces cuando apareció la alarma de la neumonía. “Lo escucha y me dice que tenía broncoespasmo, que le escuchaba ruidos por todos lados», añadió.

La afligida madre siguió contando con profunda desazón: “La médica llama a enfermería y le indica que le vengan a poner oxígeno y una serie de pufs. Yo me siento con Santino, pasan 10 minutos y no venía nadie. Voy a buscar yo a la enfermera que estaba sentada con el papel que decía que Santino necesitaba oxígeno. Viene tranquila caminando. Le hace el puf, le pone el oxígeno. A la hora tenía que venir la doctora y la doctora vino a la hora y veinte. Me dice que me pide perdón, que se había quedado dormida. Viene y le digo que ya estaba peor, ya estaba como más desvanecido. Lo único que hacía era sacarse la máscara de oxígeno y darme besos, pero ya no decía casi nada.

“La médica me dice que ella lo escuchaba peor y que iba a repetir urgente la serie de oxigeno y puf. En eso viene la enfermera con tres saturómetros, ninguno funcionaba. Y Santi ya estaba más frío. Yo le tocaba las manitos. Empiezo a ver que se le empiezan a ir losojitos para atrás y le digo a la doctora que por favor hagan algo. Me dice que van a llevarlo a shock. Yo lo llevé a Santino a shock a upa corriendo. Y ahí empezaron a venir los médicos. Trataron de reanimarlo una hora y media y ya no pudieron o no quisieron hacer nada porque no lo llevaron a terapia, que estaba vacía en ese momento”.

El desenlace fue el peor. Santino finalmente falleció y su madre realizó una denuncia penal contra los médicos que lo atendieron.

Recientemente, el pequeño había protagonizado una campaña de vacunación para el Ministerio de Salud en contra del sarampión, rubéola, paperas y polio.

Desde Presidencia se informó que, una vez enterados de la noticia del fallecimiento de Santino, se decidió retirar la campaña de vacunación de todas las plataformas, tanto en publicidades estáticas como audiovisuales.




tierrapura