https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bill Gates, el transhumanismo y la serie "Years And Years"

 

El empresario estadounidense habló acerca de cuál será el reemplazo de los celulares tal como los conocemos hoy. ¿Cómo se involucra con Bill Gates el movimiento transhumanista y la miniserie de HBO "Years And Years"?


Ya lo predijo la serie "Years And Years" de HBO antes de que Bill Gates diera su opinión: los celulares se implantarán bajo la piel; pasarán a formar parte de nuestro cuerpo como una extensión más.

 

Desde el advenimiento de los celulares en su versión más prehistórica ya se imaginó qué vendría después. Hace por lo menos dos décadas que está vigente, y cada vez con más certeza, la idea de que los celulares se implantarán en nuestros cuerpos. Bill Gates, magnate y desarrollador de software estadounidense, anunció que una de sus últimas inversiones haría realidad el siguiente nivel. Junto a la empresa Chaotic Moon y los avances que se vienen gestando en el terreno de la biotecnología, la cibernética, la robótica y la nanotecnología, Gates dijo que los celulares serían un sencillo y discreto tatuaje en la piel.

 

Chaotic Moon trabaja en el desarrollo de tatuajes temporales que llevan diminutos sensores y rastreadores que se alimentan con una tinta especial capaz de conducir la electricidad. La empresa los creó con el fin de trasmitir información médica a las personas, para monitorear su estado de salud y prevenir enfermedades.

 

Para Gates, es factible que esta tecnología avance al punto de poder cumplir con las mismas funciones que cualquier celular: realizar llamadas, enviar mensajes y hasta, incluso, navegar por la red.

 

Mientras tanto, en 2019, HBO y BBC lanzaron una miniserie británica llamada "Years And Years", que muestra la vida de la familia Lyons a lo largo de 15 años en donde el mundo ingresa en un sitio cada vez más caótico, con fuertes cruces entre la política, la economía, la tecnología y la sociedad.

 

En la serie, una de las integrantes de la familia, Bethany, está visiblemente obsesionada con la tecnología. Continuamente utiliza filtros para ocultar su rostro y se refugia en los dispositivos digitales. Un día Bethany le dice a sus padres que es trans... pero no transgénero, sino transhumana. A partir de entonces, Bethany busca someterse a procedimientos quirúrgicos que validen su identidad, algunos oficiales y otros de contrabando.

 

En la siguiente escena, la joven le revela a su madre que ya no es necesario para ella manejarse como lo hace la mayoría de la gente: ahora tiene un celular implantado en su mano.

 

 

 

 

 

 

El transhumanismo es un movimiento real y no mera ficción, se trata de la integración del cuerpo humano con máquinas para mejorar las capacidades humanas. Dentro del movimiento también hay distintas ramas o clasificaciones, tales como los cíborgs, biohackers y grinders.

 

Neil Harbisson es, por ejemplo, el primer cíborg en el mundo reconocido como tal por un gobierno. Tiene instalada una antena en la cabeza, integrada a su cráneo, que le permite "oír los colores". En realidad, esta intervención surgió de un problema de salud: Neil ve en blanco y negro gracias a la acromatopsia que le aflige desde su nacimiento. Esta afección resulta de una ausencia del pigmento sensible al color en los conos de la retina, lo que se traduce en no distinguir colores.

 

Neil Harbisson y su famosa antena.
Neil Harbisson y su famosa antena.

 

Su antena le permite, además de recibir llamadas y otro tipo de contenidos, convertir las ondas de luz en frecuencias de sonido. Neil escucha los colores como si de una melodía se tratase.

 

Hay cientos de activistas transhumanos en el mundo, con distintos ideales pero con resultados idénticos. Los biohackers son aquellas personas que creen en el valor ético de las modificaciones tecnológicas. Con sus innovaciones experimentales piensan en mejorar colectivamente la calidad de vida. El problema es que muchas veces son personas que se arriesgan a intervenciones muy peligrosas sin supervisión médica, como Lepht Anonym, que se autoimplantó más de 50 chips en su cuerpo. Entre ellos, tiene imanes ubicados en la yema de los dedos para detectar la distancia entre la persona y los objetos, con la idea de que podría ser de utilidad para las personas con discapacidad visual.

 

La biohacker Lepth Anonym realiza procedimientos insalubres que muchas veces la llevó a caer en un hospital en grave estado de salud.
La biohacker Lepth Anonym realiza procedimientos insalubres que muchas veces la llevó a caer en un hospital en grave estado de salud.

 

También hay transhumanos que alteran su cuerpo como forma de expresión artística, tal como Stelarc, un artista punk que trabaja en la extensión del cuerpo empleando tecnología. Este hombre es conocido por implantarse una oreja en el brazo.

 

Stelarc y su tercera oreja en el brazo izquierdo.
Stelarc y su tercera oreja en el brazo izquierdo.

 

Este movimiento continúa creciendo y ramificándose, reinventándose de las formas más increíbles y con teorías más profundas. Hay quienes intentan modificar su ADN o consumen sustancias y fármacos para elevar su capacidad cognitiva y otras facultades mentales. Lo cierto es que empresas de todo el mundo invierten en estas innovaciones y pronto serán intervenciones comunes en lugar de verse como una extravagancia, así como hacerse un tatuaje o colocarse piercings.



infonews