https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Mayor emisión para recompra de bonos

 

“Todos sabemos que sobran bonos y pesos y faltan dólares” 

El Gobierno, dijo el ex BCRA, tendrá que imprimir para recomprar bonos “y eso acelerará la inflación”.

“En algún momento habrá un shock inflacionario que arreglará gran parte del exceso de pesos en el BCRA y eso llevará a un balance mucho más controlado”. La definición corrió por cuenta de Gustavo Cañonero, director y portfolio manager de CMF Asset Management durante una charla con clientes.

El exvice del Central durante la gestión de Cambiemos, puesto al cuál llegó de la mano de Luis “Toto” Caputo (se conocían por haber trabajado ambos en el Deutsche Bank en Nueva York), dejó algunas definiciones “políticas” más allá de su mirada sobre la economía argentina. Cañonero, luego de la derrota del macrismo en 2019, se fue del Central y quedó como un asesor independiente durante más de un año. Como tantos otros ex banqueros argentinos de Wall Street que fueron “repatriados” al asumir Mauricio Macri, no volvió a Estados Unidos a pesar del regreso del kirchnerismo al poder.

Cautela

De bajo perfil, Cañonero insinuó algunas cuestiones por fuera del ámbito de las inversiones durante el webinar de CMF. Cuando se le preguntó por el valor de los bonos, que siguen muy bajos a pesar de la última recuperación, el Portfolio Manager se mostró cauto.

“Hay una tensa calma y no creo que las pequeñas correcciones vayan a hacer mucho. En un contexto donde cambia la percepción por el futuro de la Argentina, puede ser. Pero no creo que eso suceda hasta que haya un cambio de la política y de gestión de la política, y que tanto apoyo tiene de la sociedad”, dijo Cañonero.

Acto seguido, el ex BCRA fue más allá en su explicación de porqué hay que estar lejos de los bonos en dólares de Argentina. “La experiencia de cuatro años de la administración de Macri, con buenas ideas, es que hubo resistencia social. Primero hay que testear que la sociedad resista lo que hay que hacer para que la Argentina funcione. Sino estamos condenados”, afirmó, casi como consejo a la oposición que tiene altas chances de volver a gobernar a partir de diciembre del 2023.

¿Volverá Cañonero a formar parte de un gobierno macrista? En el mercado dicen que su paso por la función pública ya es cosa del pasado. Se verá.

No es buena idea

Para continuar alegando por qué no es buena idea volver a posicionarse en bonos argentinos a pesar de los precios súper bajos, el ex Central recordó que actualmente los inversores extranjeros, que tienen los US$ 100.000 millones que reestructuró Martín Guzmán, “están más para vender que para comprar”.

“Los inversores tenían una visión optimista del futuro de Argentina incluso hasta julio del 2019. Todo lo que pasó después los hizo cambiar de visión. Ahora se necesita un cambio que no tiene que ser marginal para que pase algo”, advirtió. En otro pasaje de la conferencia, Cañonero sostuvo que hay un “sendero muy complejo para los próximos meses” hablando de la situación económica. “No hay magia, la magia es ajustar el fisco.

Y eso no va a pasar porque la política no está de acuerdo. Se hizo un ajuste fiscal tibio”, recordó. Algunas definiciones de Cañonero en la charla de CMF fueron las siguientes:

”Hay vencimientos acumulados de la deuda en pesos que van a ser difíciles de digerir. Podría haber canjes. Por que hay una pared que se llama elecciones y es infranqueable”.

”Esto va a hacer que el Gobierno tenga que imprimir para recomprar bonos y eso acelera la inflación. La mala noticia es que si uno mira la relación pasivo remunerado del Central es la más alta que nunca en la historia. Esa es la dinámica”.

”La inflación es del 100% con riesgo al alza dada la falta de ancla nominal. Todos sabemos que sobran bonos y pesos y faltan dólares”.

”No creo que sea necesario una reestructuración de deuda en pesos. Esta administración entiende que es muy costoso y está más dispuesta a enfrentar las consecuencias inflacionarias”.

”La deuda del BCRA es bastante manejable y en algún momento habrá un shock inflacionario que arreglará gran parte el exceso de pesos del Central y eso llevará a un balance mucho más controlado”.

Fuente: El Economista