https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La revolución de las aulas: los docentes paran este martes y marchan a la jefatura porteña

 A diez días de la primera toma de colegios, que se produjo en el Mariano Acosta, y después de una semana agitada en la que se llegaron a tomar 17 escuelas en la ciudad de Buenos Aires, hasta este martes son cinco las escuelas tomadas. Ante este panorama se suma para este martes el paro de docentes convocado por Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y Ademys, el gremio docente, contra el gobierno porteño.

La convocatoria de este martes de los gremios tiene base en el Mariano Acosta, a las 16, para marchar desde el colegio, a las 17, rumbo a la jefatura del gobierno porteño, en Parque de los Patricios. "Docentes, alumnos y familias marcharemos por la calle Urquiza y no cortaremos calles", afirmaron desde UTE.

"Jornada laboral de lunes a viernes", "Maltrato y ajuste", "Urgente convocatoria a la mesa salarial" y "Hostigamiento y persecución" son las banderas del reclamo a la administración de Horacio Rodríguez Larreta y a su ministra de Educación Soledad Acuña".

"El paro es una continuidad del que se hizo hace 15 días contra la modificación y extensión arbitraria de la jornada laboral y reclamos salariales. En el marco de que hay reclamos también estudiantiles se realizará una marcha educativa amplia", señaló Amanda Martín, secretaria de Acción Gremial de Ademys.

Las tomas de los colegios "se están descomprimiendo" y a la fecha son cinco las que siguen con medidas de fuerza", afirma Germán Castelli, una suerte de "administrador de las tomas". La lista la componen la Escuela Técnica Fernando Fader, las Artísticas Manuel Belgrano y Rogelio Yrurtia, la Media Rodolfo Walsh y el Lengüitas.

"Fue una experiencia positiva para estos jóvenes estudiantes que hicieron su primera toma. Hay que pensar que es una generación que militó por zoom durante la pandemia y nunca habían afrontado algo parecido. Hicieron un ruido grande, a tono con sus reclamos. Ahora habrá que esperar un gesto, una señal del gobierno de la Ciudad", diagnostica Castelli.

Desde el baño de la escuela Rogelio Yrurtia, Valentina, la voz de su Centro de Estudiantes, atiende a Clarín. "Hay un lógico agotamiento, pero nosotros aquí estamos, somos 60 que permanecemos en el establecimiento y estamos arremangándonos, eh, no estamos jugando al truco. Pintamos las paredes, baldeamos los pisos y ahora estamos limpiando los baños".

Sobre los pasos a seguir, la vocera del Yrurtia hace saber que este martes, después de la marcha a la jefatura de gobierno, tenemos asamblea y decidiremos los pasos a seguir. En esta escuela hay fortaleza y buen estado anímico para continuar con las medidas de fuerza. ¿Por qué levantaron las demás escuelas? Calculo que por el desgaste acumulado y también porque fueron votando antes que nosotros".

"Nosotros lo que puntualmente reclamamos -prosigue Valentina- son las pasantías y el trabajo gratuito. Todo bien con las pasantías, pero en el contexto actual del país necesitamos una mínima remuneración, por eso tenemos la esperanza de que podamos repensar el esquema de las ACAP (actividades de aproximación al mundo laboral)".

Marcos Lainez, presidente del Centro de Estudiantes, dice que el saldo fue "muy positivo" en el colegio Nicolás Avellaneda. "No se rompió nada, la escuela quedó más limpia que como la agarramos, no hubo conflictos entre pibes, se almorzó y se cenó todos los días y quedó mucha reserva en el centro de comida y guita. Así que estamos mejor que antes".

Cuenta Lainez que cuando empezó la toma "el Centro de Estudiantes no tenía un peso y apenas algo de mercadería. Un panorama imposible para alimentar a los más de cien pibes que promediaron la toma -hasta el sábado a la mañana-. Con lo cual pedimos donaciones en forma de mercadería y de plata, y tanto las familias de los estudiantes como la comunidad educativa, fueron aportando".

Para Franco Fabbrizzi (16), "el paro del martes está vinculado a las tomas, esto es político", concluye el joven estudiante del Lengüitas, denostado por sus compañeros por pensar distinto. "¿Sabés? Varios de los que están tomando el colegio o que apoyan la toma me escribieron para felicitarme por mis agallas y por defender mi postura contra las tomas. Me bancaron a pesar de que no piensen como yo y la verdad es que me sorprendieron".

Sobre la situación del Lengüitas, Fabbrizzi lo ve "dificil, están mentalizados con la idea de seguir adelante con la toma, veremos qué deciden en los próximos. Yo lo veo complicado para regresar esta semana, pero no estoy allí adentro".




agencianova