https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Funcionarios federales enterados previamente de la pandemia hicieron transacciones millonarias convenientes y oportunas para sus bolsillos

 Por Sabrina Martín Rondon – elamerican.com

Mientras el mundo desconocía la gran amenaza que supondría la pandemia del Covid-19, funcionarios federales —que sí estaban informados— decidieron hacer millonarias transacciones financieras que resultaron muy oportunas para sus bolsillos.

Un reportaje del Wall Street Journal reveló que funcionarios sanitarios lograron prepararse para la crisis económica que se avecinaba con la pandemia; entre ellos el reconocido doctor Anthony Fauci, que según reportes duplicó su fortuna con la llegada del Covid-19.

La investigación del WSJ revela que Fauci protagonizó 10 ventas de fondos de inversión y acciones por un total de entre 157,000 y 480,000 dólares en enero de 2020. En conjunto, los funcionarios de otra agencia sanitaria, Health and Human Services, informaron de un 60 % más de ventas de acciones y fondos en enero que la media de los 12 meses anteriores.

Funcionarios federales poseían millones de dólares en acciones de las industrias que se vieron más beneficiadas por la pandemia.

Según el Wall Street Journal, alrededor de 240 funcionarios de agencias de salud y del Pentágono declararon poseer un total de entre 9 y 28 millones de dólares en acciones de empresas farmacéuticas, de fabricación y de biotecnología que obtuvieron contratos federales relacionados con Covid-19 en 2020 y 2021; en pocas palabras, en plena pandemia los funcionarios federales decidieron invertir en el sector que se vio menos golpeado con la llegada del virus.

Los altos funcionarios federales están obligados a revelar sus activos y transacciones financieras y las de sus cónyuges e hijos dependientes en informes anuales. Asimismo los empleados federales tienen prohibido trabajar en asuntos en los que tengan un interés financiero significativo, comerciar con información no pública aprendida en el trabajo y realizar cualquier acción oficial que cree una apariencia de conflicto de intereses.

Uno de los grandes beneficiados habría sido Hugh Auchincloss, subdirector principal del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los NIH, quien al conocer con anticipación lo que se venía decidió vender entre 15,001 y 50,000 dólares de un fondo de inversión en acciones.

Según el reporte del WSJ, sus ventas de enero ascendieron al mayor número de transacciones que había reportado para un solo mes desde 2018, de acuerdo con sus propias declaraciones financieras. Cada participación que vendió cayó bruscamente, tal y como lo esperaba.

Otro funcionario que estaba enterado de la crisis que venía y que impulsó transacciones altísimas, fue el doctor Stephen Redd, un veterano epidemiólogo que ejercía como subdirector del Servicio de Salud Pública y Ciencia de la Implementación en la agencia (NIH).

El Dr. Redd declaró ventas de entre 95,004 y 250,000 dólares en acciones y bonos en enero de 2020.

El Dr. Redd dijo que no tenía conocimiento previo de estas operaciones y agregó que ni él ni su esposa sabían por qué el asesor financiero realizó las operaciones.

Fauci duplicó su fortuna

El patrimonioneto del doctor Anthony Fauci casi se duplicó durante la pandemia del COVID-19, según formularios de divulgación financiera obtenidos por la ONG OpenTheBooks.org (OTB), organismo sin fines de lucro que hace contraloría al Gobierno.

“El patrimonio neto revelado por la familia Fauci aumentó de $ 7,6 millones (1 de enero de 2019) a más de $ 12,6 millones (31 de diciembre de 2021)”, según el presidente de OpenTheBooks.org (OTB), Adam Andrzejewski.

Según Andrzejewski, durante el 2021 los ingresos, las ventajas y los beneficios del hogar de Fauci totalizaron $2,832,876.

La OTB ha presentado cuatro demandas judiciales federales separadas en sus esfuerzos por obligar a los NIH a hacer públicos los datos sobre regalías valoradas en $134 millones pagadas a más de 1,600 ejecutivos, científicos e investigadores de los NIH por empresas externas que se cree que son principalmente de la industria farmacéutica.



tierrapura