https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Técnicas efectivas para el intercambio de ideas en los equipos de trabajo


Los intercambios de ideas grupales, si se hacen correctamente, pueden promover el pensamiento creativo y fortalecer el equipo

 

Con la llegada del trabajo híbrido, todas las empresas se encuentran en un proceso de adaptación, a través del cual se enfrentan a dos grandes desafíos: satisfacer las necesidades de cada colaborador, y promover sus motivaciones personales y laborales. Para poder lograrlo, WeWork comprendió que no se trata únicamente de brindar los servicios necesarios en la oficina, sino que también es importante aplicar algunas herramientas que hagan que la comunicación entre personas fluya y de esa manera, sacar provecho de las buenas ideas.

 

Una buena idea genera motivación en los equipos y, para lograrla, WeWork se basa en la importancia de las conexiones entre colaboradores. Con sus cuatro ubicaciones en Buenos Aires y sus más de dos mil miembros, la empresa busca poder brindar espacios que sirvan de encuentros, colaboraciones y creación de ideas entre colegas.

 

Implementar las siguientes técnicas de intercambio puede ayudar a evitar problemas comunes, como conversaciones desequilibradas, silencios incómodos o equipos desconectados, y, en su lugar, reunir a tu equipo para generar la idea perfecta:

 

  1. Estructura de ideas: En este método de intercambio de ideas no verbal, todos escriben tres ideas relacionadas con el tema en cuestión, para luego transmitirlas a la persona de su derecha (o izquierda), quien luego agregará viñetas o estrategias creativas. Esto se repite hasta que la idea pase por todos quienes están alrededor de la mesa y, al finalizar, el grupo las analiza y decide cuáles son las mejores para desarrollar. Esta técnica garantiza que todos tengan la oportunidad de contribuir y elimina el sesgo hacia la primera idea.

 

  1. Selección de personajes: El grupo elige una figura conocida que no está en la sala (podría ser un jefe, un personaje ficticio o una figura pública conocida) y explica cómo esa persona abordaría el problema o pensaría esa idea. Ponerse en el lugar de otra persona puede ayudar a abordar el problema de una manera diferente. Además, se eliminan algunas barreras que generalmente restringen el pensamiento creativo, como el presupuesto y el tiempo.

 

  1. Intercambio de ideas en línea, también conocido como “red de cerebros”: Para esta técnica, todo lo que se necesita es una ubicación central en la que los miembros del equipo escriban sus ideas. Para quienes estén en la misma ciudad, una opción es usar WeWork All Access, que permite reservar una sala de reuniones o un espacio común. Después de que todos escriban sus ideas, es importante hacer un seguimiento para decidir cuáles seguir, por lo que esta técnica se utiliza mejor para capturar ideas, con reuniones separadas para la crítica, la planificación y la ejecución.

 

  1. Estallido estelar: Es una técnica de intercambio en una etapa posterior que se puede implementar cuando un grupo ya seleccionó una idea para profundizar y potencialmente ejecutar. El equipo comenzará con una idea o desafío en el centro, y luego creará una estrella de seis puntas a su alrededor, representando una pregunta: quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo alentando al grupo a examinar una idea desde todos los ángulos.

 

  1. Cambio de escenario: Si todo el equipo está en el mismo espacio, trasladar el intercambio de ideas a un lugar informal para almorzar o incluso a un piso diferente de tu edificio puede ayudar a que fluyan nuevas ideas. El espacio físico juega un papel importante en la forma en que los empleados trabajan, piensan y se sienten.

 

Resulta fundamental permitir que las personas se preparen a la hora de realizar alguna de estas actividades, ya que es difícil despertar la creatividad en el momento”, afirmó Romina Diepa, People Partner Manager en WeWork Argentina. “Además, es clave tener un objetivo en mente, así como también fomentar el entorno inclusivo, y realizar un seguimiento de todo lo propuesto”.

 

La motivación de los equipos es sumamente importante y el intercambio de ideas no solamente puede fomentarla, sino que además trae múltiples beneficios, como, por ejemplo, el aumento de la moral del grupo, ya que todos trabajan en pos de un objetivo común en un entorno creativo y estimulante. Además, reúne ideas variadas y promueve el pensamiento creativo.