https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los bancos centrales endurecen sus posturas, mientras China mantiene los tipos de los préstamos

 El martes, China mantuvo sus tipos de interés de referencia sin cambios en la fijación mensual, tal y como se esperaba, ya que las autoridades decidieron aparentemente aplazar la relajación monetaria inmediata tras la rápida caída de la moneda local y mientras los bancos centrales de otros países endurecían sus posturas.

La decisión se produjo unos días antes de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal de septiembre, en la que se espera que el banco central de Estados Unidos realice otra subida de los tipos de interés para frenar el aumento de los precios.

La creciente divergencia entre las políticas monetarias de las dos mayores economías del mundo podría avivar el temor a la fuga de capitales de China, justo cuando Pekín trata de reunir recursos para reactivar su lento crecimiento.

El tipo de interés preferente de los préstamos (LPR, por sus siglas en inglés) a un año  se mantenía en el 3,65%, mientras que el LPR a cinco años seguía sin cambios en el 4,30%.

En una encuesta de Reuters realizada esta semana, 21 de 28 encuestados, es decir, el 75% de los participantes, no preveían ningún cambio en ninguno de los dos tipos.

Fijación de tipos

La fijación de los tipos de interés a largo plazo se produjo después de que el Banco Popular de China (PBOC) mantuviera la semana pasada su tipo de interés a medio plazo sin cambios, al tiempo que drenaba parte de la liquidez del sistema bancario.

El coste de endeudamiento de la facilidad de préstamo a medio plazo (MLF, por sus siglas en inglés) sirve de guía para el LPR, y los mercados suelen utilizar el tipo a medio plazo como precursor de cualquier cambio en las referencias de préstamo.

«Esto no debería ser una sorpresa, ya que el tipo de la MLF se mantuvo sin cambios anteriormente», dijo Frances Cheung, estratega de tipos del OCBC Bank.

«Sin embargo, los tipos de interés de referencia reflejan los costes generales de financiación de los bancos, que tienen cierto margen de maniobra con los tipos de depósito que tienden a la baja», añadió Cheung, quien señaló que algunos de los mayores bancos chinos redujeron los tipos de depósito personales la semana pasada para aliviar la presión sobre los márgenes.

Buscar un equilibrio

Los analistas afirman que los responsables de la política económica están buscando cuidadosamente el equilibrio entre el apoyo a una economía en desaceleración y la no creación de nuevos riesgos económicos.

La divergencia de la política de Pekín con la mayoría de las otras grandes economías, que están subiendo los tipos de interés de forma agresiva para controlar la inflación, ha acumulado presión sobre la moneda y ha limitado el margen de maniobra para una mayor relajación monetaria.

China recortó los tipos de interés de referencia en agosto, al tiempo que Pekín impulsaba sus esfuerzos por reactivar una economía lastrada por la crisis inmobiliaria y el resurgimiento de los casos de COVID-19.

Pero esos recortes de los tipos han acelerado la caída del yuan. La divisa ha perdido cerca de un 4% con respecto al dólar desde mediados de agosto, superando la marca psicológicamente importante de 7 por dólar y provocando riesgos de salida de capitales.

«La reducción directa de los tipos siempre ha sido una de las opciones del PBOC y la debilidad del yuan ha reducido aún más la posibilidad de que se produzca una reducción de los tipos», dijo Cheung, de OCBC.

Fuente: Reuters