https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El pesimismo se extiende entre los gestores

 


● Con la resaca de los datos de inflación de EEUU se publicó el resultado de la encuesta mensual de gestores de fondos de Bank of America. El pesimismo se extiende.

Estos gestores, que mueven más de 600.000 millones de dólares en activos, vaticinan un crecimiento económico más débil en 2023.

Como se observa en el primer gráfico, las coberturas y posiciones cortas que presenta la infraponderación (línea negra) en acciones están marcando mínimos de los últimos 20 años y se sitúan casi en el -50 por ciento.

Son niveles más bajos que los vistos en la crisis de 2008, cuando en ese momento la caída del S&P 500 (línea azul escala de la derecha) era muy superior a la que llevamos ahora acumulada.

Fuerte crecimiento del efectivo

Esto también se refleja en el segundo gráfico, que muestra el elevado nivel de efectivo que se acumula en el total de activos bajo gestión.

Se sitúa por encima del 6 por ciento por tercer mes consecutivo, un nivel que no se veía desde el periodo 1999-2001.

La encuesta refleja también que los gestores se siguen apoyando en el dólar, como principal refugio, y ello ha disparado su apreciación.

De los riesgos de cola, el que más preocupa a los gestores es el endurecimiento de la política monetaria de la Fed, que puede prolongarse si la inflación sigue fuera de control.

El único punto positivo que los inversores pueden ver en esta encuesta es la aplicación de la teoría de la opinión contraria.

Por el elevado sentimiento negativo que existe y también por el grado de cobertura o escasa exposición a la renta variable.

Si esto se revierte dará un buen fondo e impulso al mercado.