https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Dr. Peter McCullough revela el alcance de los "crímenes" de COVID del Big Pharma en su nuevo libro

 Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org

LA HISTORIA DE UN VISTAZO

  • John Leake, un autor de crímenes reales, y el Dr. Peter McCullough han escrito un nuevo libro, “The Courage to Face COVID-19: Preventing Hospitalization and Death While Battling the BioPharmaceutical Complex”, en el que revelan los crímenes perpetrados por el complejo médico industrial contra los pacientes, los médicos y el público en general.
  • La Junta Americana de Medicina Interna amenaza con revocar la certificación de McCullough -lo que esencialmente le cerraría la posibilidad de ser empleado- porque en un balance justo “hizo declaraciones públicas que pueden llevar a alguien a no colocar una vacuna”.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades deben rendir cuentas por sus imprudentes decisiones en materia de salud pública, pero la verdadera base de poder que está detrás de estos crímenes COVID, que también debe rendir cuentas, es el complejo médico industrial, un conglomerado de fundaciones internacionales, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Rockefeller, el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial.
  • Para que haya un ajuste de cuentas, una parte suficientemente grande de la población debe exigir responsabilidades, mantenerse al día y no dejarse distraer por la última “emergencia”, ya sea real o inventada.

Artículo escrito por el Doctor Joseph Mercola

Como señala McCullough, el enfoque del libro no es realmente COVID; es sobre el crimen. Trata de los crímenes perpetrados contra pacientes, médicos y otras personas.

A mí me han despojado de prácticamente todo en mi carrera por intentar ayudar a los pacientes. Y la mayoría de los despojos se produjeron incluso antes de que aparecieran las vacunas.

Esto es asombroso. Soy la persona que más ha publicado en mi campo, en el mundo… Tengo más de 650 citas en la Biblioteca Nacional de Medicina; más de 1.000 publicaciones sobre la interfaz entre las enfermedades del corazón y del riñón.

He dado conferencias en la Academia de Ciencias de Nueva York, en la FDA [Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.], en la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Estoy en el escalón más alto de los médicos académicos del mundo.

Pero como innové -conseguí una solicitud de fármaco nuevo en investigación, obtuve grandes subvenciones, ideé formas de tratar a los pacientes, trabajé con otros, demostré que funcionaba, testifiqué en el Senado de EE.UU., ayudé a la Casa Blanca lo mejor que pude cuando se pusieron en contacto conmigo-, por eso me despojaron de mi trabajo como médico académico.

Afortunadamente, cambié de empresa y seguí ejerciendo. Me han despojado de dos importantes puestos de editor, de dos cátedras. He sido despojado de todos los comités de los NIH, de todos los comités de ensayos clínicos de la industria. Y lo único de la destitución es que no hay ninguna llamada de cortesía, no hay ningún proceso debido, ninguna explicación.

Todo lo que contractualmente indica el debido proceso es completamente violado. No hay senado de la facultad, no hay reuniones de la junta o aprobaciones. Así que, cuando ocurre, es simplemente: ‘Se te despoja de esta actividad que has realizado, o del puesto que has ocupado en algunos casos, durante décadas’.

Hoy en día, tenemos agencias federales y burócratas de Washington, ninguno de los cuales ha tratado nunca a un paciente de COVID, que deciden lo que los médicos pueden y no pueden hacer por un paciente de COVID, y salirse de esas recomendaciones es una herejía castigada con la excomunión.

“Afortunadamente, no estoy en la horca en algún lugar, encadenado físicamente a una estaca”, dijo McCullough, “pero puedo decirte que lo que está pasando es una forma de guerra cibernética, una guerra profesional”.

Guerra profesional

El 26 de mayo de 2022, McCullough recibió una carta, enviada simultáneamente a casi todos los médicos que han hablado y tratado de ayudar a los pacientes de COVID, incluidos los doctores Pierre Kory, Paul Marik, Denise Sibley y otros.

La carta era un aviso de revisión profesional. McCullough está certificado en medicina interna y cardiología, y ha mantenido esas licencias durante cuatro décadas, con un historial perfecto. La Junta Americana de Medicina Interna amenaza ahora con revocar su certificación. Continúa:

Están atacando a una de las personas más importantes de la medicina, y en el ataque, se dice ‘Usted ha hecho declaraciones públicas que pueden llevar a alguien a no colocarse una vacuna’. Eso es en realidad lo que se afirma en la carta. Así que esto es bajo el pretexto de que la gente debe tomar las vacunas, que no debe haber ningún equilibrio justo o cualquier discusión sobre los riesgos y beneficios.

Y eligieron cinco declaraciones que hice bajo juramento en el Senado de Texas. Permítanme decirles que, cuando uno da testimonio en el Senado… levanta la mano y [promete] decir toda la verdad, nada más que la verdad. Y vas a responder a las preguntas lo mejor que puedas, que es lo que hice.

Ahora estoy en un proceso de represalia profesional por declaraciones bajo juramento. Esto debería ser una advertencia para todas las enfermeras, todos los ingenieros, todos los abogados, todos los que ahora intentan ayudar a Estados Unidos o están implicados en algún proceso en el que las declaraciones hechas bajo juramento pueden dar lugar a un ataque profesional.

Por supuesto, he hecho una carta de respuesta. Tengo pruebas para citar cada una de las declaraciones hechas. El senador Johnson dio un paso adelante y llamó a la Junta Americana y dijo: ‘Escuchen, reunámonos sobre esto. Tengamos una mesa redonda sobre los temas en cuestión’.

La Junta Americana de Medicina Interna (ABIM) le ha puesto trabas. La Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos ha presentado una demanda contra la ABIM [por] este acto de represalia profesional. La Junta Americana de Medicina Interna me ha perjudicado públicamente.

Mientras estamos aquí sentados hoy, la Junta Americana de Medicina Interna dice que va a hacer una revisión cerrada. No me dejarán asistir a mi propia reunión ni siquiera entender las discusiones que tienen lugar. Que yo sepa, ni una sola persona de este comité de acreditación es experta en COVID-19. No tienen la experiencia que yo tengo sobre el problema en cuestión.

En la actualidad, McCullough está en la práctica privada en Dallas, Texas. Sin embargo, para poder estar de guardia en el hospital, debe mantener los privilegios del personal, y para hacerlo, debe estar certificado por la junta. Sin la certificación de la junta, no puede trabajar con las compañías de seguros. Por lo tanto, ser despojado de una o ambas certificaciones tendría graves consecuencias profesionales.

Incluso si el ABIM no lo hace, el daño ya está hecho. “La vida de las personas está en nuestras manos y debemos mantener el estatus más avanzado, más allá de los reproches, con nuestras juntas”, dijo. “Ahora he quedado permanentemente empañado, independientemente de lo que salga de esta revisión”.

La historia se repite

A Leake le fascina desde hace tiempo la trágica historia del Dr. Ignaz Semmelweis, que acabó sirviendo de base para la historia de “El valor de enfrentarse a COVID-19”.

Semmelweis era un médico húngaro que trabajaba en la primera clínica obstétrica del Hospital General de Viena. Por alguna razón, la mortalidad materna era tres veces mayor en las salas de los médicos en comparación con las de las parteras, y alrededor de 1847, Semmelweis intuyó que la letal fiebre puerperal (fiebre del parto) que estaba matando a estas mujeres podría estar relacionada con el hecho de que los médicos también trabajaban en la morgue.

Afirmó Leake:

Propuso que los estudiantes de anatomía se lavaran las manos con cal clorada y, rápidamente, la incidencia de la fiebre en esta clínica de maternidad bajó a menos del 1%. Antes de este procedimiento, la tasa de mortalidad era asombrosa. Creo que llegó a ser del 18% en un momento dado…

Entonces, el profesor Semmelweis hace esta observación -en realidad hace un análisis estadístico documental bastante sólido de lo que está observando- y ¿cómo reacciona la inminencia médica de Europa en ese momento?

Dicen: ‘Estás loco. No hay base para hacer esta postulación para ninguna de tus conclusiones. Estás loco’. Y pierde su cátedra y finalmente muere en un manicomio. Eso siempre me persiguió. Más tarde fue reivindicado, como sabemos, pero no sin sufrir una enorme pena.

Tenía esta historia en mi cabeza. Incluso pensé en escribir un guión sobre ella. Un avance rápido, llega el SARS-CoV-2, y empecé a percibir que es lo mismo que la historia de Semmelweis. Nuestras supuestas autoridades imponen una ortodoxia, y cualquiera que la cuestione, como el Dr. McCullough, es despojado [de sus credenciales].

Así que ese es el drama básico de la historia. Médicos pioneros que tuvieron el coraje de tratar realmente el COVID, de aprender tan rápido como pudieron, tanto como pudieron, y luego abogar por el tratamiento del COVID, y como Semmelweis fueron fuertemente perseguidos. Y así, es una historia de crimen real basada en este drama médico. Es en parte un crimen verdadero, en parte una película de terror médico.

Leake entrevistó a una serie de personas para el libro, para obtener sus relatos de primera mano. Y, de nuevo, como subraya McCullough, estas historias revelan un crimen – tal vez el mayor crimen de todos los tiempos.

Seguir el dinero

Como señaló Leake, los incentivos financieros jugaron claramente un papel en las masacres hospitalarias que se produjeron:

La Ley Cares, firmada como ley, creo que el 26 de marzo de 2020, creó todo este dinero de respuesta a la pandemia que fue generado de la nada por nuestro gobierno. De la noche a la mañana, con un golpe de teclado, se crearon unos 2 billones de dólares para la respuesta a la pandemia.

Y las personas que fueron admitidas en el hospital, incluso si sólo tenían una prueba de PCR positiva, pero fueron admitidas por otros síntomas, lesiones u otras enfermedades, fueron codificadas como pacientes de COVID. Y había una serie de incentivos financieros para los hospitales por hacer eso. Eso por sí solo era bastante inquietante.

Pero lo que me pareció extremadamente perturbador fue que los hospitales recibían una bonificación del 20% en toda la factura hospitalaria si el hospital utilizaba Remdesivir. Así que, un incentivo financiero masivo, y esta era la directriz

Si el paciente requería oxígeno suplementario, el hospital recibía una bonificación del 20% en toda la factura del hospital por administrar Remdesivir, que es un producto con autorización de uso de emergencia, un producto patentado que tenía graves problemas de seguridad, en particular con respecto al daño renal y hepático.

Incluso la OMS llegó a la conclusión de que no debía utilizarse en pacientes. Sin embargo, este incentivo perverso se mantuvo para los hospitales estadounidenses. Hablé con muchas enfermeras que decían que era como un programa bien llevado y entrenado. Hacia el sexto o séptimo día, la producción de orina empezó a disminuir. Había claros signos de daño renal por la administración de Remdesivir. Así que eso fue extremadamente preocupante.

La otra cosa era que los pacientes o sus familias que leían el protocolo FLCCC o el protocolo McCullough, y empezaban a solicitar cosas como la ivermectina -incluso cosas que habían existido siempre, aspirina extra fuerte… para reducir la trombosis- incluso estas cosas se negaban a los pacientes hospitalizados.

Las familias rogaban, suplicaban: “Por favor, administren ivermectina”. No se ofrece nada más por la propia admisión del hospital. El paciente se dirige al ventilador y probablemente va a morir, pero los hospitales y sus abogados contratados luchan con uñas y dientes, incluso ante una orden judicial, [contra la administración] de algunos de estos medicamentos del protocolo McCullough, en algunos casos, llegando al extremo de burlarse de una orden judicial.

Un juez diría: ‘Tienes que administrar ivermectina, aspirina extra fuerte, lo que sea que los pacientes estén pidiendo’, en la audiencia. La familia del paciente conseguía una orden judicial, pero los hospitales seguían negándose a administrar.

Escuché numerosas historias en diferentes jurisdicciones, algunas en Nueva York, otras en Texas, en las que no se ofrecía nada a los pacientes, al contrario, se les negaba, se les negaba, se les negaba hasta el final. Y el resultado fue la muerte del paciente.

Disposiciones de inmunidad y crimen organizado

Hasta la fecha, ningún hospital ha tenido que rendir cuentas por ignorar una orden judicial. No ha habido ningún tipo de ramificaciones legales, ni siquiera cuando ha provocado una muerte.

Por lo tanto, hay un elemento en esta historia al que creo que el pueblo estadounidense debe despertar. Estoy aquí en México y la gente habla de la corrupción mexicana.

Si te para un policía, puede que tengas que aceitar su mano. En los Estados Unidos, nuestra corrupción, creo, es muchas órdenes de magnitud más alta, es decir, no es que desobedecemos la ley, sólo cambian la ley.

Existe esta regla de los grupos de presión de la industria farmacéutica, que han desplegado un ejército en el Capitolio. Lo vemos en la Ley de Curas de 2005, y en la Ley Cares de 2016 – hay todas estas disposiciones de inmunidad general en estos estatutos de emergencia masiva donde, sí hay, por el juicio de las agencias federales de salud, una pandemia … Si el Departamento de Salud y Servicios Humanos declara una emergencia, entonces suceden dos cosas.

Una inmensa cantidad de dinero se genera de la nada y se distribuye al complejo biofarmacéutico. Eso es lo primero. Lo segundo es que cualquier profesional médico que sea receptor de estos fondos recibe inmunidad por utilizar estos productos de uso de emergencia. Así que, gran trabajo, si lo consigues.

Te haces asquerosamente rico recibiendo fondos federales, si se declara una emergencia, y si el paciente resulta herido, entonces eres totalmente indemnizado. Por lo tanto, es un complejo masivo y organizado que ha dado lugar a lo que creo que el lector sólo puede concluir que es un crimen. Es una conducta criminal.

Predicciones y pronósticos

En este momento, parece que estamos en una calma. Pocas comunidades se encuentran en situación de bloqueo. Las exigencias de máscara son escasas, y los esfuerzos por impulsar los mandatos de la vacuna COVID se han estancado. La pregunta es: ¿qué será lo siguiente? McCullough opina:

Hemos pasado implícitamente de un objetivo cero de COVID, en el que llegaríamos a cero casos, a una situación inevitable de COVID en la que es inevitable que todo el mundo se contagie. La cuestión es cuándo. Cuando la gripe española arrasó en Estados Unidos, no había ninguna de estas cosas de las que hablamos, y tardó unos dos años. Básicamente se agotó.

El objetivo de muchas cosas era frenar la propagación. Y creo que, probablemente, la propagación se frenó y en realidad hemos prolongado la agonía. El COVID parece inevitable. Puede haber una pequeña fracción que se salve. Cuando hago grandes programas públicos, miles de personas asisten, y alrededor del 70% al 90% de las personas levantan la mano y dicen que han tenido [COVID].

El 27 de junio de 2022, en el Senado de Texas, el decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas en Houston presentó los datos de una gran muestra que utiliza un ensayo de investigación de alto grado para la exposición al SARS-CoV-2. La conclusión es una seroprevalencia del 99%. Todo el mundo ha estado expuesto a este [virus].

Ahora sólo se trata de saber quién va a tener, esencialmente, la manifestación de un resfriado común, o algo peor. Los hospitales están vacíos. Puedo decir que en este momento, la emergencia ha desaparecido. Creo que la emergencia o cualquier amenaza de desbordamiento de los hospitales terminó en enero de 2021.

Sin embargo, la administración ha ampliado la demanda de emergencia. Todavía hay grandes empleadores que no han vuelto al lugar de trabajo… Lo que predigo que sucederá es que tendremos vacunas COVID-19 multivalentes en otoño, y entonces vamos a ver un cambio en el mensaje.

El mensaje va a ser: “Escucha, las vacunas de primera generación no eran tan buenas, pero ahora las nuevas son mucho mejores. Todo el mundo tiene que tomarla’… Se dirá: ‘Tienes que tomar la vacuna para evitar que el COVID vuelva’. Cuidado con eso.

Por qué no hay que temer a las variantes

En cuanto a la COVID-19, McCullough predice que habrá más variantes, y que se volverán progresivamente más leves con el tiempo, llegando a ser indistinguibles del resfriado común, que rara vez necesita la intervención de medicamentos recetados. Los lavados nasales virales pueden ayudar a reducir la carga viral en la nariz y la garganta, y los nutracéuticos y suplementos pueden ayudar a acelerar la recuperación. Mi favorito es el peróxido de hidrógeno nebulizado.

Si has tenido COVID y estás preocupado por las nuevas variantes que han mutado para evadir la inmunidad natural, relájate. Si no te has vacunado y te vuelves a infectar con la BA.5 u otra variante, entiende que esta exposición funciona esencialmente como un “refuerzo de inmunización” y mejorará radicalmente tu respuesta inmune a futuras variantes.

Como señala McCullough, ahora estamos aprendiendo lo importante que es tener un sistema inmunitario intacto para poder responder a este virus y a todas sus variantes. Lo que el programa de terapia génica ha conseguido es una impronta inmunológica generalizada, que básicamente dirige el sistema inmunitario hacia el objetivo equivocado una vez que surge una nueva variante.

Por eso, la mayoría de las infecciones graves por COVID se producen ahora en quienes han recibido una o más inyecciones de COVID. En pocas palabras, sus sistemas inmunitarios se han visto comprometidos. Los no vacunados, en cambio, tienen un sistema inmunitario bien equipado para manejar las variantes y, si una se cuela, actúa como un “refuerzo” que reprograma el sistema inmunitario para estar alerta ante una gama aún más amplia de variantes.

¿Habrá un ajuste de cuentas?

Sin duda, se han cometido delitos. La pregunta es: ¿se pedirá cuentas a alguien por lo que ha hecho? ¿Responderá alguien por todos los muertos y heridos?

Leake señala que, históricamente, las operaciones psicológicas a gran escala como ésta suelen dejar a la población en un estado de confusión y cansancio en el que son incapaces de exigir responsabilidades a los dirigentes. Y, mientras sigan llegando nuevas emergencias, todo el mundo se olvida del mal que se hizo antes.

Lo sabemos por la crisis financiera de 2008, sabemos que en la invasión de Irak bajo falsos pretextos, en 2003, no hubo realmente ninguna rendición de cuentas. Lo que parece suceder es que habrá una cierta masa crítica de conciencia creciente de lo que sucedió, pero luego pasamos a la siguiente emergencia. Y la atención del público se distrae entonces…

Parece que el pueblo estadounidense tiene constantemente nuestra atención dirigida de una crisis a la siguiente. Así que no tengo muchas esperanzas. Esperamos que la gente lea nuestro libro en su forma narrativa. Creo que permitirá a la gente entender lo que ha sucedido durante los últimos dos años y medio, y esperamos que con la creciente conciencia, tal vez pueda haber un ajuste de cuentas.

¿Quién está realmente a cargo de nuestra política sanitaria?

Mientras que los individuos dentro de las agencias de salud de Estados Unidos, como la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, claramente deben rendir cuentas por sus decisiones imprudentes en materia de salud pública, los actores internacionales -el complejo médico industrial- también deben rendir cuentas. Esa es la verdadera base de poder detrás de estos crímenes de COVID. Leake lo explica:

El complejo médico industrial es un grupo de fundaciones internacionales, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Rockefeller y el Wellcome Trust, que trabajan en estrecha orquestación con el Foro Económico Mundial en Suiza.

Estas fundaciones internacionales -y esto no es una teoría, está bien documentada- se han apoderado asiduamente de la política sanitaria internacional y la dirigen ahora.

Todo lo que tienes que hacer es mirar sus propios documentos y verás que lo que favorecen completamente, al 100%, como respuesta a cualquier enfermedad infecciosa emergente, ya sea real, percibida, exagerada, hecha en un laboratorio – no importa lo que sea y cuál es la verdadera amenaza que plantea – es siempre la misma respuesta monolítica: desarrollo y despliegue de vacunas.

Y lo que nos ha maravillado en nuestra investigación es que esto está completamente al descubierto. Ninguno de estos actores con principios ha tratado de ocultar su agenda. Hablan abiertamente de ello. Hacen simulaciones de planificación de pandemias que se graban en vídeo y se dan a conocer al mundo.

Tienen planes de negocio que hacen circular en Internet para posibles inversores y sus programas de desarrollo de vacunas. Todo esto está a la vista. Sabemos quién está dirigiendo esto. Sabemos que están inmensamente bien capitalizados y conectados con los medios de comunicación, la industria farmacéutica y la industria farmacéutica de cabildeo en Washington. Ellos son los que están impulsando esta política.