https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

BlackRock: Fed dejará de subir tipos… y será tarde

 Los expertos reconocen cada vez más que los datos macroeconómicos en los diferentes países desarrollados del mundo hacen prever que podríamos enfrentarnos a una recesión a corto-medio plazo.

Y esto, según BlackRock (NYSE:BLK), “es una mala noticia para los activos de riesgo”.

La gestora espera que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos de interés 75 puntos básicos en su reunión de mañana jueves, siguiendo así la misma estrategia súper hawkish de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

“Durante un tiempo venimos advirtiendo de que estamos en un nuevo régimen macro. En el reciente simposio de Jackson Hole los banqueros centrales reconocieron esta realidad”, apunta BlackRock en su último informe semanal.

“Pero creemos que no reconocen la realidad a la hora de priorizar las implicaciones económicas sobre la presión para frenar la inflación. Y hay una fuerte disyuntiva entre inflación y crecimiento. Esto es un gran problema”, sentencian estos expertos.

“Creemos que hacer que la inflación vuelva a los objetivos del banco central significa hundir la demanda con una recesión. Esas son malas noticias para los activos de riesgo en el corto plazo”, reiteran.

Recesión a la vista

En BlackRock se muestran muy claros: “La economía estadounidense ya se ha estancado. Ahora vemos una recesión a principios del próximo año. Powell dejó muy claro en Jackson Hole que la Fed, por ahora, no tiene intención de dar marcha atrás en su ciclo de alzas. El problema es que las subidas de tipos no resolverán el mayor problema: la baja capacidad de producción (ver la línea de puntos verde en el gráfico). La única forma en que la Fed puede hacer que la inflación baje rápidamente es elevando los tipos lo suficiente como para obligar a la demanda (línea naranja) a bajar alrededor de un 2% a lo que la economía puede producir cómodamente ahora. Eso está muy por debajo de la tendencia de crecimiento anterior a Covid (línea rosa)”. 

“Pero la Fed aún tiene que reconocer el gran coste para el crecimiento”, advierten.

En opinión de BlackRock, “la Fed se verá sorprendida por el daño al crecimiento causado por su endurecimiento. Cuando la Fed vea este dolor, creemos que dejará de subir los tipos. Pensamos que para entonces será demasiado tarde para evitar una contracción de la actividad económica”, sentencian estos expertos.

Europa

“Europa es una historia diferente. A finales de año, las subidas de tipos empujarán la Zona Euro a una recesión más profunda. El Banco Central Europeo (BCE) parece tan decidido como la Fed a luchar contra la inflación elevando los tipos”, advierten en la gestora. 

“En Jackson Hole, Isabel Schnabel, miembro de la junta ejecutiva del BCE, reconoció que existe una compensación entre controlar la inflación y mantener el crecimiento. Sin embargo, hizo hincapié en un enfoque de ‘control sólido’ de la política monetaria, centrado en reducir la inflación a cualquier coste. Creemos que el BCE subirá un 0,75% el 8 de septiembre. Pero, al igual que la Fed, el BCE no está captando el alcance total de la recesión necesaria para aplastar la inflación, en nuestra opinión”, añaden. 

“Creemos que el BCE seguirá aumentando los tipos durante el resto del año, pero se detendrá antes y muy por debajo de las proyecciones del mercado cuando se enfrente a la gravedad de la recesión”, resaltan.

La apuesta de BlackRock para las carteras

La principal conclusión que saca BlackRock del actual escenario es que “el nuevo régimen requiere ajustes más frecuentes en las carteras”. 

El horizonte temporal también es clave. En el corto plazo, la gestora infrapondera acciones de mercados desarrollados (DM) en un empeoramiento de las perspectivas macroeconómicas. A más largo plazo, se muestran moderadamente sobreponderados en este tipo de acciones. 

“Tienen un atractivo relativo sobre los activos de crecimiento privados (aún tienen que cambiar el precio como sus contrapartes públicas) y la renta fija, donde vemos que los rendimientos más altos lastran losfed rendimientos esperados. Los sectores que creemos que se beneficiarán más de las tendencias a largo plazo, como la transición neta cero, como la tecnología, también están particularmente bien representados en el universo de renta variable de DM”, añaden.

“El crédito que cotiza en bolsa es una sobreponderación en nuestras carteras estratégicas por primera vez en años, ya que los rendimientos y los diferenciales se han revalorizado considerablemente. Eso incluye alto rendimiento”, explican. 

Por último, la gestora sobrepondera bonos vinculados a la inflación global. “Creemos que los mercados están subestimando una vez más la persistencia de una inflación más alta”, concluyen.

Fuente: Investing